El cuarto pasajero

El cuarto pasajero


Los viajes en solitario invitaban a fijarte en el resto de personas con las que compartías vagón. Durante la primera hora, descubrías que todos tenían una vida, algunos buena, otras problemáticas o tristes.
Por muchos viajes que se realizasen, miles de personas con sus problemas compartían un tiempo y un espacio, algunos viajaban ajenos a lo que otros pensaban, la mayoría estaban más pendientes de lo que hacías, como vestías, que leías o si dormías.

Durante ese viaje, entraron tres personas en el vagón número seis, dos de ellas saludando amablemente, la tercera, se sentó sin decir nada, con la cabeza baja, el gesto triste.
Durante parte del trayecto, esos tres viajeros tenían algo especial, invitaban a fijarte en cada uno de ellos, podía ser una manía como otra cualquiera, sobre todo para alguien que se pasaba el tiempo viajando, el poder estudiar el comportamiento humano te enseñaba a ver tus propios errores, comprender la mente en distintas situaciones, podríamos decir que poco normales.

Uno de los pasajeros era una mujer joven, de unos 26 a 30 años, muy atractiva, morena de pelo y de piel, de unos 65 kg con una altura de más o menos 1,70, vestía un pantalón gris con sandalias del mismo color que combinaba con una camiseta blanca.  Llevaba su teléfono en la mano, dándole vueltas, sin saber si realizar o no una llamada. Su rostro estaba desencajado porque había llorado, se le notaba con ganas de volver a llorar, no lo hacía, miraba a los otros viajeros para contenerse. Finalmente realizó la llamada.

—Hola, soy yo. No quiero que lo dejemos— Se Intuía que la persona de otro lado del teléfono, le decía que todo había terminado.

—Por favor, necesito otra oportunidad, no puedo vivir sin ti— La impresión era que su interlocutor no quería saber nada. Ella, estaba muy triste, varias lagrimas corrían por su mejilla, en ese momento no le importaba el no estar sola. Colgó el teléfono, se le quedó mirando como esperando que sonase, que aquella persona a la que le había pedido otra oportunidad se arrepintiese y la llamase.

El hombre que había entrado sin saludar, con tristeza en sus facciones, la miró como queriendo consolarla, sin embargo, en ese momento no dijo nada, aquel hombre tendría unos 50 años, estaba muy delgado, sus manos callosas lo describían como un hombre de campo. Vestía un pantalón vaquero muy gastado con una camisa de cuadros en la que los colores ya se habían difuminado. Llevaba una foto en sus manos, la tocaba delicadamente, se agarraba con fuerza a una bolsa que llevaba sobre el regazo, de vez en cuando miraba por la ventanilla, de pronto, miró a aquella mujer que intentaba reprimir sus lágrimas.

—Veo que estás triste, yo también lo estoy, acabo de perder a mi mujer, el amor de mi vida, llevo sus cenizas para esparcirlas en su campo favorito, donde nació, donde nos conocimos. No estés triste, porque es peor ésta perdida, tú eres joven, muy guapa, encontrarás el gran amor, te olvidarás de este sufrimiento.

La joven lo miró, y le dio el pésame, se le notaba que no quería conversación, continuó jugando con su móvil, esperando escuchar una llamada.

El tercer hombre, parecía ajeno a todo lo que estaba pasando en el vagón, iba con los ojos cerrados, se hacía el dormido, tendría unos 20 años, muy alto, con barba y pelo largo. Llevaba unas gafas redondas que le daban un aspecto intelectual. Vestía con traje gris, camisa blanca sin corbata. Abrió los ojos, miró a su alrededor parándose unos segundos en cada uno de los viajeros. Le dio el pésame al hombre que había perdido a su mujer y luego miró a la joven, con un tono de voz pausado le dijo: —A veces el amor no es correspondido, no por ello no tiene que doler, claro que duele, pero no insistas, porque es peor que alguien te quiera por obligación, yo lo he vivido y ha sido mucho más doloroso vivir así, que haberla perdido.

La joven, sabía que estaba en lo cierto, sin embargo, en ese momento, solo quería que su amor volviese, sufría por aquella ruptura, miró a aquel hombre, diciéndole que lo sentía.
El joven, sacó un libro, e hizo que leía.

Otro viaje que llegó a su destino, los tres bajaron en la misma estación, cada uno en busca de su camino, él, tenía que seguir en aquel vagón, esperando a otras personas, con otras vidas, con otras historias, esperando que algún día pudiese contar la suya, poder relatar lo que le había pasado, porque estaba allí, porque no podía bajarse en ninguna estación, quería sentir la mirada viva en lugar de miradas vacías que pasaban de largo sin observarle fijamente.



Comentarios

  1. Hola guapa, pues es verdad que hay determinado viajes en tren que dan para poder observar a todos los que te rodean, me pasa a menudo aunque nunca he entablado conversacion con nadie, a ver que pasa en mi proximo viaje! una escena muy interesante! besos

    ResponderEliminar
  2. Humm qué intrigante final lleno de dudas... Yo soy de las que me entretengo observando a la gente e imaginado qué historia tendrá cada uno. Ya sea en un tren, avión, autobús, etc. Se me pasa el tiempo volando!
    Besazos

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa, pues me ha gustado este relato, yo también voy mucho en tren por lo que estos relatos me interesan porque me hacen pensar en situaciones vividas, no asi claro está. La escena que has creado desde luego engancha y está muy bien redactada, como siempre queremos seguir leyendo relatos tuyos guapa.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    La verdad es que voy mucho en tren (es mi modo de desplazarme hacia el trabajo) y algunas veces, cuando el vagón está en calma, sí he pensado en cómo debe ser la vida de mis acompañantes, y más si algo de ellos llama mi atención.
    Espero que haya más historias de ese vagón y saber si el cuarto ocupante puede contarnos la suya.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Después de esta historia he quedado con la intriga, pero también con la sensación de que yo misma a veces puedo ser el cuarto pasajero de ese tren y no saberlo, escuchando historias de otros cuando me adentro realmente en una lectura. Tu relato invita mucho a pensar.
    Excelente, esta genial. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    El tren me parece un motivo literario fenomenal. Creo que este te lo has currado un montón. Ese cuarto pasajero, sin nombre, sin misión, permite al lector que se identifique con él y que conecte más con el relato. Gracias por compartirlo con nosotros.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  7. Me ha recordado un viaje en tren Burgos-La Coruña hace mil años y al ser tan largo me sentí como ese pasajero. De hecho me deje hasta un libro olvidado en el tren, ya que ne dio tiempo a terminarlo en el trayecto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa! Me ha encantado tu relato y me ha gustado mucho porque me ha recordado que hace años viajaba mucho en tren y me pasa más o menos lo mismo que tenia tiempo para observar y conocer las vidas de los acompañantes. El final me ha dejado con ganas de saber la historia del viajero que se queda en el vagón. Buen relato, gracias por compartir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Todos tenemos una historia, hay quienes saben disimular y aparentan estar siempre bien, hay quienes, como estos viajeros, no pueden no mostrar su dolor. Todo es pasajero, pero está bien exteriorizarlo, porque sino duele más, bss!

    ResponderEliminar
  10. Cuando cojo transporte público, también observo a los demás viajeros. Creo que en algún momento lo hacemos todos. Y obviamente, uno se puede reflejar en ese pasajero.

    ResponderEliminar
  11. Hola
    Ay me ha gustado mucho este texto porque es cierto, todos tenemos una historia y siempre que voy en transporte publico pienso en las de los demás
    La frase final sobre ese pasajero tan peculiar me ha puesto los pelos de punta
    un besazo

    ResponderEliminar
  12. Hola, me ha gustado mucho el relato. No suelo ir mucho en tre ni en metro porque en mi isla no hay, pero cuando viajo fuera y voy en él, siempre imagino que historia tendrá cada una de esas personas que abarrotan el andén o el vagón del metro. Saludos

    ResponderEliminar
  13. Hola, me ha gustado mucho este relato y me ha venido a la cabeza Jueves de la Oreja de Van Gogh, aunque este relato es una historia más bonita. Yo suelo ir en autobuses y trenes y por eso me ha encantado.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

¿Podemos hablar?

Acariciando el alma

El cuadro

Un minuto del día

Sorteo: Te estaré esperando