Entradas

El acantilado

Imagen
—¡Despierta!—¿Qué pasa?—¡Chiss…habla bajito! Escuché un grito muy cerca y ruidos como de arrastre.—¿Qué dices? ¿miraste si había alguien?—No, vamos a vestirnos…—¡Oh Dios!, ¿escuchaste? ¿Qué fue eso? ¡Dios mío, dios mío! Hay algo ahí afuera, ese grito era de miedo, ¡Oh dios mío! ¿Por qué te habré hecho caso?—¡Calla!, vamos a quedarnos quietos, si no hacemos ruido, aquí dentro no nos pasará nada.—¿Tú te crees eso?, ¿crees que una simple lona de una tienda de campaña nos va a proteger?, no nos va a proteger de nada, aquí en el medio del monte, apartados, sin ayuda, ¡oh dios mío!—Marta, ¿escucha?, voy a mirar a ver si puedo ver algo.Levantó la cremallera de la tienda de campaña y la pareja sacó la cabeza mirando hacía todos lados, la luz de la luna dejaba ver muy poco entre aquellos árboles.—Coge la linterna y alumbra hacía la derecha, creo que vi moverse algo.—No voy a encender la linterna, pues entonces nos ven a nosotros también.—¡Mira, mira allí!, ¿Qué es aquello?, eso no es ni un ani…

El espejo

Imagen
Durante años pasaba todos los días por delante de aquella tienda de antigüedades, nunca pensó en entrar hasta esa mañana que desde la puerta vio en la exposición el gran espejo con marco de madera, el anticuario le explicó que tenía justo doscientos años, todo era artesanal, que llevaba con su familia todo ese tiempo, que nunca habían podido venderlo, los clientes le decían que era un espejo raro, al mirarse se veían distintos. En esa tienda fue la primera vez que se puso frente al espejo, lo que vio, le gustó, se veía hermosa, nunca se había visto así en ningún otro reflejo. El hombre quería deshacerse rápidamente del trasto, y se lo dejo a buen precio. El día que lo recibió en casa, parecía que un aire limpio y nuevo iluminaban aquellos sesenta metros cuadrados. Mientras se contemplaba pensaba que ojalá el espejo pudiese darle soluciones, ayudarla a ser más extrovertida, alegre, libre de complejos absurdos.Parada delante de su gran adquisición notó algo de inquietud, casi podía ver …

La bella no durmiente

Imagen
En un lejano país donde las montañas parecían acariciar el cielo azul se levantaba un castillo con una gran torre de la cual no se podía ver el fin, puesto que las nubes cubrían parte del torreón.  En lo más alto de la torre una bella joven, hacía que dormía no quería casarse con un hombre que no le gustase, para ello había creado una historia: El hombre capaz de despertarla con un beso, sería su esposo y dueño de todo su oro y propiedades. Durante años hombres de todos los lugares conseguían acceder a la torre, la bella los escuchaba entrar y abría un ojo para observarlos, ninguno de aquellos le servía, unos eran viejos, otros muy bajos, otros gordos, otros demasiado feos. Los hombres la besaban esperando que se despertase, pero la bella seguía haciéndose la dormida, esperaría a que llegase el ideal, el perfecto, a él le daría todo su capital, no podía conformarse con cualquiera pues era hermosa y quería alguien muy hermoso a su lado. Un joven príncipe al escuchar la historia, quiso …

El camino de la felicidad

Imagen
Resultaba sorprendente descubrir como existían personas que en un breve momento pasaban de la alegría a la pena y viceversa, el evitar sentirse triste era una de las mayores prioridades de cualquier ser humano, vivir con las emociones de la pasión, no ser insensible a la vida, destapar todo lo malo del interior de cada uno en ocasiones se complicaba, los sentimientos encontrados abundaban en cada situación o vivencia. Todo ello se escondía en una parte de nuestro cerebro, algunos lograban ocultar sus emociones y otros se derrumbaban cada dos por tres, incapaces de retener pensamientos, acciones, actitudes. Pocos conocían el camino de la felicidad, ese que seguías recto en las pasiones, en el conocimiento, en la vida, era difícil encontrarlo, pero una vez puesto en ruta salirse no era una opción pues suponía volver a empezar de nuevo el recorrido. El camino de la felicidad también tenía sus leves ramificaciones, esos saltos inesperados que intentaban nublar el sendero, los contratiempo…

El músico

Imagen
Llegaba el buen tiempo, los días eran largos, calurosos y soleados para trasladar su equipo al exterior, poder ofrecer a todo a aquel que lo desease su música. Durante el invierno tenía que ocultarse bajo tierra, en el metro, allí cantaba y tocaba para aquellos viajeros que sin tiempo pasaban de largo sin apenas escucharle, sin recibir una propina por sus horas de trabajo, no se lo tenía en cuenta, sabía que la mayoría iban con el tiempo justo, sin embargo, su actitud era siempre la de querer ofrecer unos minutos alegres, si ese día no tenía para un bocadillo al día siguiente con suerte podría comer uno.
Deseaba la llegada de la primavera pues le permitía estar al aire libre, los transeúntes se paraban para escucharle, hasta mediados de octubre podría comer todos los días, pues su música gustaba y las propinas eran altas. Algunas personas se acercaban para felicitarle, esa actitud le subía la moral, se sentía reconocido, apreciado y valorado.
No había tenido tanta suerte como otros qu…

Entre oro y plata

Imagen
Lo había tenido todo desde pequeña, sus caprichos se materializaban al momento, sus peticiones eran atendidas sin reproches, no tenía más que pedir y se le concedía, de esa forma creció, vivió y llegó a la cuarentena. Hubo un tiempo que pensó que la vida era injusta, de tenerlo todo pasó a no tener nada, llegaron los malos momentos, la mala cabeza, el pensar que lo material nunca se acabaría, algo que nunca piensas cuando no precisas nada, ver que les pasa a otros no va contigo, errores que se comenten porque no duele el esfuerzo, porque todo llegó hecho, no hizo falta el sudor de la frente para conseguirlo, soberbia inocente por no diferenciar la cruel realidad.

De tenerlo todo a no tener nada sucede más de lo que uno cree, las malas decisiones, las cabezas locas y el pensar que todo dura eternamente. A ese momento llegó Elvira, a no tener nada, los bancos se quedaron con las propiedades, las cuentas embargadas, las obras de arte y las joyas vendidas para poder tener efectivo que con…

Ángel y misterio

Imagen
Conocer la mente de otra persona resultaba complicado, a veces nos preguntamos en que estará pensando cuando le vemos inmerso o pasmado mirando al vacío. A la pregunta ¿Qué estás pensando? La mayor parte de las veces se responde “en nada”, ese nada, si no se le daba más vueltas llegaba hasta a sonar convincente. Solo cuando crees que ese “nada” es un cúmulo de pensamientos, ideas, situaciones, vivencias, etc., es cuando intentas indagar más, pero casi nunca existe una respuesta que te llegue a convencer.
“Una moneda por tus pensamientos” era algo muy habitual que te preguntasen cuando tu meditación era lo único que escuchabas, cuando te aislabas del mundo, cuando no existía nada a tu alrededor, solo aquello que tu cabeza intentaba darle vueltas, comprender, desafiar, y en especial ocultar.
Ella tenía la suerte o la desgracia de amar a dos hombres, uno de ellos era el príncipe ideal, atento, cariñoso, trabajador, detallista… todo eso que siempre queremos y era difícil encontrar. Con ese …

El adoquín millonario

Imagen
Hace muchos años vivía un brujo que además de disponer de unos grandes poderes era un avaro y un solitario. Durante años utilizaba su brujería para acumular oro y plata, los cuales robaba a todo aquel que se cruzaba en su camino, era tan bueno en su trabajo que nadie echaba en falta aquello que le sustraía, los dejaba embrujados de tal forma que nunca se acordaban de lo que en algún momento habían poseído.
Su castillo hechizado construido en lo alto de una montaña estaba rodeado de grandes árboles y no necesitaba ningún tipo de protección, pues los viandantes solo podían ver una chabola destartalada. Sus embrujos eran poderosos, podía hacer ver a la gente lo que él quisiese, por eso nadie se acercaba a su palacio, nadie quería estar cerca de aquellas cuatro tablas que daban cobijo a un viejo malhumorado.
Estaba tan obsesionado con su riqueza que no se dio cuenta de que los años pasaban y algún día moriría. No tenía familia, ni descendencia a quien dejarles todo aquel oro que ocupaba ta…

El jardín de Dondiego

Imagen
No existía espectáculo más bello que visitar el jardín al anochecer, estaba dedicado exclusivamente a este tipo de flor la ªDondiegoª, tenían como un metro de altura, su color era variado destacando el jaspeado, permanecían abiertas toda la noche hasta cerca de la madrugada. Existían varios tipos de flores que solo se abrían por la noche, pero observarlas era una maravilla, poco a poco según se acercaba la oscuridad comenzaban a expandirse con una leve sinfonía.
Aquella noche parecía que todos los aromas del mundo se habían unido pues cuanto más cerca estábamos percibíamos distintos olores que embaucaban a personas, animales e insectos. La maravilla de ver aquellas flores como iban desplegando sus pétalos era toda una exhibición de la naturaleza, una ceremonia poderosa que ofrecía una visión que nunca se podría olvidar.
Entre los tallos de las flores de Dondiego, se acurrucaba malherido un pequeño gatito el cual intentaba maullar para espantar a los roedores que esperaban ansiosos la m…

El autobús de las seis

Imagen
Todavía no amanecía, la calle estaba desierta, solo de vez en cuando algún que otro coche pasaba a toda velocidad disfrutando de la vía totalmente vacía. Desde la parada observó cómo se acercaba el autobús que todos los días a la misma hora cogía para ir a trabajar. Conocía a todos los que viajaban pues la mayor parte de los días eran siempre los mismos, a pesar de llevar la boca cubierta podía descubrir quién era cada uno de ellos, siempre ocupaban los mismos asientos.
El conductor un hombre de unos cincuenta años al que nunca jamás había visto de pie, por la postura parecía alto, detrás de él se sentaba una mujer más o menos de la misma edad con la que siempre mantenía una conversación en tono muy bajo para que los demás ocupantes no escuchasen, por momentos se miraban de forma picarona a través del retrovisor, estaba segura de que tenían algún lío, cuando no se llevaba la boca tapada, la mujer siempre iba maquillada con los labios de color rojo oscuro, podría jurar que en esos momen…