Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2020

Sin respirar se está mejor

Imagen
Paseaba por aquellos parajes donde la paz, la tranquilidad, era lo que más le llamaba la atención, además de no sentir dolor ni pena. Era un ser de luz, en 10 minutos había recorrido todo el mundo, iba a donde la mente imaginaba, le parecía estupendo poder visitar todo lo que le hubiera gustado ver cuando respiraba.
De pronto, sintió un dolor insoportable, volvía a respirar, escuchaba voces, ruidos, lloros, varias manos tocando su cuerpo, no podía soportar aquel dolor, quería moverse y no podía, se sentía impotente, sin poder hablar, reír, llorar, solo respiraba.
Al momento todo se volvió oscuro y otra vez era un ser de luz, quería decirles a aquellas personas que le tocaban, que le dejasen tranquilo, porque no quería volver a respirar.
Entonces la vio a ella, su compañera, su mujer durante tantos años, su confidente, su amor, su vida. Allí estaba, abrazada a aquel cuerpo, besándolo, y suplicándole que luchase. Recordaba cada momento vivido a su lado, cada gesto, cada caricia, durante a…

Malditas voces

Imagen
Con la habitación en penumbra, sentado en aquel viejo sofá, que ya había sido de su abuelo, miraba por la ventana, la noche era oscura, le temía a la noche, cuando todo estaba en silencio, las voces de su cabeza se ponían de acuerdo para atormentarle. Fijó su mirada en la única farola puesta en la calle, parpadeaba, como queriendo pasarle un mensaje, la luz intermitente le producía jaqueca, no podía seguir mirando, cerró los ojos y escuchó aquellas voces, solo escuchaba ruido, pero estaban ahí, no podía echarlas, no podía deshacerse de ellas, sabía que cuando fuesen claras, le harían hacer algo que no quería, estaban en su mente, para martirizarlo, para obligarle a hacer daño a otros.
Él, no quería hacer daño a nadie, solo quería estar tranquilo en su casa, esas voces no le dejaban descansar, eran aterradoras, le explicaban que tenía que hacer y cuánto daño infringir, voces del infierno, de lo más profundo de la maldad, aparecían en su cabeza haciéndole perder toda su humanidad.
En la…

Narmer, el rey inmortal

Imagen
Vagaba por el desierto, sus ropas, se conservaban en muy buen estado, no sabía cuánto tiempo llevaba muerto, intentaba ver más allá de la arena, descubrir cuál era la época en la que había resucitado. Había sido un gran rey, allá por el año 2987 a.C, su nombre era Narmer, y fue considerado como el fundador de Egipto y fundador de la dinastía I, una vez muerto, Osiris le había dado el don de la inmortalidad. Él, creía ciegamente en ese don y sabía que algún día volvería a vivir, para reinar, su afán era llegar a ser tan poderoso como antes de su muerte. Por más que intentaba no conseguía saber qué año era, ni cuánto tiempo llevaba enterrado en aquella cripta, la cual ya no tenía todo su esplendor, ahora eran ruinas, asaltadas por otras generaciones. Caminó por el desierto hasta encontrar a un grupo de hombres y mujeres, los estuvo mirando desde lejos, estaba asombrado, del tipo de ropa que llevaban, de cómo hablaban y como se movían buscando en aquella arena junto al río Nilo. Narmer, s…

Ansia de deseo 2

Imagen
Si no has leído la primera parte, te dejo el enlace para que la leas y puedas seguir con esta que es la segunda parte deAnsia de deseo. La decisión que había tomado, sabía que no era la más adecuada, pero ella se sentía bien, y eso era lo principal, nunca se hubiera imaginado tomar esa salida, si no fuese porque estaba dolida, furiosa, se sentía traicionada tanto por la parte de su marido como por la de su mejor amiga. Tras agarrar a su marido por la solapa y hacerle el amor en la encimera de la cocina, se levantó y se fue al baño. Él, casi no podía moverse, estaba extasiado, nunca su mujer le había hecho tan feliz, necesitaba seguirla, abrazarla, besarla, decirle cuanto la quería. Se levantó y la siguió al baño, la abrazó por detrás y la besó en la nuca. —Cariño, ha sido maravilloso, me has hecho el hombre más feliz del mundo, no puedes imaginar cuanto te quiero. —Lo sé, para mí también fue maravilloso. —Estuve pensando que hoy podría dedicarte todo el día, podríamos ir a pasear, a co…

Arena Blanca

Imagen
Aquel viaje había dado mucho de sí, el trabajo le había llevado a visitar uno de los hoteles más importantes en una isla paradisíaca, durante dos días los negocios le ocuparon todo el tiempo, ahora le quedaban tres días de relax, hasta que su próximo vuelo le regresase a su rutina.La isla era maravillosa, muy cuidada, el agua del mar transparente y la arena desde lejos parecía una nube flotante.Descubrió por casualidad un camino, era blanco con la nieve, aquella arena que lo cubría brillaba bajo el sol, reflejando en sus minúsculos cristales toda la luz que era proyectaba hacía los bordes como si invitase a caminar hasta el final.
Se adentró por aquel camino, que le llevó a una pequeña cala, encontró una casa de madera con las ventanas cubiertas por macetas con flores de distintos colores, desde lejos, la vio, con su vestido blanco, su pelo negro recogido en una gran coleta que se movía al compás de sus movimientos.
Ella, le vio llegar y le saludó con una gran sonrisa, se quedó prendad…

Píntame una rosa roja

Imagen
Se había sentado delante del ventanal, con una hoja en blanco y varios lápices de colores, a través del cristal podía ver el jardín, lleno de rosas rojas, habían florecido para ser admiradas, se movían al compás del viento y solo les faltaba bailar, seguramente lo hubieran hecho si en ese momento sonase música.
Comenzó pintando la silueta de una rosa, sus pétalos, su tallo, sus hojas, y pasó a darle color, un color rojo brillante, mientras la pintaba, pensaba en cuanto amor había en aquella pintura. Ese ritual lo llevaba haciendo todos los 18 de febrero.
Recordaba cada palabra, cuando por primera vez le regaló una rosa roja natural, se había enfadado mucho, no quería que una rosa cortada le recordase su amor, esa rosa se marchitaría y se moriría, y ella no quería eso, deseaba algo que perdurase, y prefería una rosa pintada por la persona amada, la guardaría para siempre y jamás perecería.
Le pareció tan hermosa y tan sentida aquella reflexión, que nunca más regaló flores vivas, las pi…

Extraños en un avión

Imagen
Caminaba por el pasillo del avión buscando su asiento y mirando a los demás pasajeros que ya estaban sentados, lo buscaba, sabía que iría en ese vuelo, como lo había hecho durante el último año.
Ambos viajaban durante tres días a la misma ciudad por motivos de trabajo, no se conocían de nada, sus empresas eran distintas, si bien, los dos se habían fijado el uno en el otro, y acabaron por dedicarse una leve sonrisa cada vez que se cruzaban, tanto a la ida como a la vuelta.
Durante el vuelo, ella, pensaba que era un hombre muy atractivo, le gustaban aquellas canas que brillaban en su sien, aquellos ojos negros grandes que parecían engullirte en un mundo aparte. Cada vez que pensaba en él, se sentía incómoda, estaba enamorada de su marido, pero no podía evitar sentir aquella atracción por aquel desconocido.
Él, cada vez que la veía, se imaginaba una tarde a su lado, si no estuviese casado, le hablaría y la invitaría a salir, era una mujer atractiva, parecía algo tímida, pues cuando cr…

Paz en las olas

Imagen
Las olas rompían contra las rocas, formando una espuma blanca, que poco a poco iba desapareciendo engullida por la retirada del mar para formar la próxima ola que rompería en el malecón. Ella estaba allí, con la mirada perdida buscando un propósito para su vida o su muerte.
Él, no la quería, se lo había dicho sin titubear, la había mirado a los ojos, pronunciando aquellas palabras sin ningún tipo de sentimiento, no podía creer que después de tantos años juntos, pudiese pronunciar aquellas palabras como si pidiese un vaso de agua.
Ella, con su vida dedicada a ese hombre, pensaba en todos esos años perdidos, se arrepentía de haber dejado de lado todas sus ilusiones, para satisfacer las ilusiones de otro. Se imaginaba volver el tiempo atrás, para cambiar su paso por esa mentira. Le hubiera gustado hacer tantas cosas, tenía tantos proyectos cuando era joven, pero, apareció él, y ya su vida fue la suya, dedicación que ese momento no estaba siendo valorada.
Lo miró, no dijo nada, simplemente…

La Sombra

Imagen
Era noche cerrada, la luna brillaba en lo alto y dejaba escapar unos rayos de luz, hacían que el camino pareciese menos sombrío. Había salido a pasear, le gustaba la noche, caminar sin nadie por la calle, por el parque, por el jardín. Inmerso en sus pensamientos, todas las noches a la misma hora salía a dar su paseo, lloviese, tronase o fuese una noche de luna, que eran las noches que más le gustaban.
Había caminado durante media hora, le quedaba otra media para cumplir con su rutina, y, de repente, su sombra, comenzó a moverse de izquierda a derecha, de norte a sur, se quedó petrificado, miró a los lados y no había nadie, sin embargo, su sombra seguía moviéndose como si tuviese vida propia.  Su cara se volvió blanca como la nieve, su corazón parecía que se había parado, la sangre no le corría por las venas, estaba muerto de miedo. Dio un paso al frente y su sombra comenzó a correr, se paraba y regresaba junto a él. No lo podía creer, pensaba que le tenía que estar dando un derrame cer…

Recuerdos olvidados

Imagen
Durante varios meses, lo había visto llegar con aquel porte elegante, parecía que de joven había sido muy guapo. No sabía porque le gustaba, no entendía que le atraía de él, sin embargo, siempre que estaba a su lado, se sentía segura, por momentos le recordaba a alguien, y otras veces era un desconocido.
Todos los días la iba a visitar, hablaba y hablaba sin parar, una vez hasta había intentado darle un beso, y ella sin dudarlo lo puso en su lugar, tenía novio y si quería hablar con ella, la tendría que respetar. Él, le había prometido respetarla siempre y cuando le dejase seguir visitándola.
Ese día, venía acompañado, de dos jóvenes, los presentó como sus hijos y le parecieron unos chicos muy guapos, y además muy cariñosos, los dos se abrazaron a ella y lloraron, dándole besos. No sabía el motivo, se sentía feliz con aquellos abrazos y aquellos besos, con aquellas muestras de cariño, de aquellos dos extraños.
Los 4 hablaron de la vida, le contaron anécdotas de su madre, y por veces, ell…

Rabia

Imagen
A los 14 años, había formado un muro de hormigón alrededor de su corazón, no dejaba entrar a nadie, ni permitía que las emociones le nublasen el pensamiento. A los 15 años, de ese hormigón salieron vigas de desprecio, odio, hacía todo lo que veía, rabia hacía las personas que se le acercaban con un algún gesto cariñoso. A los 16 años, ya había pasado por dos correccionales, su rabia la descargaba contra el mobiliario urbano, contra objetos, incluso contra coches aparcados en alguna zona que le molestaba.
Estaba enfadado con el mundo en el que le había tocado vivir, para él, era un castigo, siempre estaba solo, no sabía lo que era compartir sentimientos ni lo material.
No conocía a su padre, su madre, trabajaba 18 horas al día, no tenía tiempo para él, ella era una mujer con una vida difícil, no sabía expresar afecto. Durante años, creía en la mala suerte que le había tocado con ese hijo, lo culpaba de todas sus malas acciones, no se daba cuenta que ella también tenía su parte de culpa, …

El baile

Imagen
Le llegó la invitación y no lo podía creer, estaba invitada a la fiesta más importante que daban al año los más populares de la universidad. No invitaban a todos, solo unos cuantos eran los elegidos, la fiesta la hacían las chicas del último año, de todos los cursos se peleaban por estar en esa fiesta, Eva, era de segundo curso, no destacaba en nada, al contrario, pasaba desapercibida, tenía pocos amigos, nunca había sobresalido en nada. En un principio pensó en no ir, sin embargo, él, iba a estar allí, el joven que todos adoraban; la más popular de la universidad había salido con él, y a Eva le gustaba mucho. Decidió ir, compraría un vestido bonito, iría a la peluquería y se maquillaría, estaba dispuesta a destacar para que él se fijase en ella. Lo que no sabía Eva, era que todos los años invitaban a una chica que no destacase en nada, las de último curso, no querían que nadie ni nada empañase su gran noche. El salón, estaba adornado con guirnaldas, luces de colores y al fondo una orq…

Quimérico amigo

Imagen
El caserón se quedaba vacío, llevaba muchos años sin ningún tipo de reforma, se veía viejo, descascarillado, ajado. Cuanto más se alejaba el coche, más pequeño parecía, daba menos miedo, parecía indefenso. A través de la ventanilla, se acordaba de los doce años que había vivido allí, donde vino al mundo junto a aquellos padres cariñosos, tan especiales con la soledad y atraídos por la paz, el canto de los pájaros al atardecer, una buena taza de café en el porche después de comer, toda esa soledad y paz se la habían transmitido, realmente fueron años felices, con seis años conoció un amigo que lo acompañaba a todos lados, pescaban, nadaban en el lago, corrían por el bosque e incluso construyeron un fuerte a lado de uno de los árboles más imponente por su grandeza y frondosidad.
A los doce años, tenía que abandonar a su amigo, se iban a la ciudad, una decisión que sus padres habían tomado para poder darle unos estudios adecuados, fue pensada y razonada, lo primero era dejarle en herenci…

Letras aladas

Imagen
Blanca como la nieve, mirándome a los ojos, esperando que el silencio se convierta en ideas, pensamientos, en un concepto, permitiendo a la imaginación volar hacía el ingenio.  Con los ojos cerrados, aparece la calma, el silencio. La mano se mueve inconsciente, realizando unos garabatos sin forma, de pronto, se acaba el silencio, y fluyen letras, que se van transportando a la página, letras aladas que dibujan sus formas, representando correctamente su obra, poco a poco se ordenan creando palabras, a pesar de no ver sentido a esas bellas letras, continúan rellenando el silencio, con temor a que este vuelva a ocupar el fluir de la literatura. La página está completa, crecida con letras aladas que se estructuraron en palabras, ya no importa que el silencio vuelva, ahora solo con mirarlas, se le puede dar forma para que expresen el motivo de la creatividad, han fluido para enunciar la oración, que llegara a donde quiera llegar o a donde su autor quiera que llegue. Las letras aladas, transm…