Entradas

Mostrando entradas de julio, 2020

Ángel y misterio

Imagen
Conocer la mente de otra persona resultaba complicado, a veces nos preguntamos en que estará pensando cuando le vemos inmerso o pasmado mirando al vacío. A la pregunta ¿Qué estás pensando? La mayor parte de las veces se responde “en nada”, ese nada, si no se le daba más vueltas llegaba hasta a sonar convincente. Solo cuando crees que ese “nada” es un cúmulo de pensamientos, ideas, situaciones, vivencias, etc., es cuando intentas indagar más, pero casi nunca existe una respuesta que te llegue a convencer.
“Una moneda por tus pensamientos” era algo muy habitual que te preguntasen cuando tu meditación era lo único que escuchabas, cuando te aislabas del mundo, cuando no existía nada a tu alrededor, solo aquello que tu cabeza intentaba darle vueltas, comprender, desafiar, y en especial ocultar.
Ella tenía la suerte o la desgracia de amar a dos hombres, uno de ellos era el príncipe ideal, atento, cariñoso, trabajador, detallista… todo eso que siempre queremos y era difícil encontrar. Con ese …

El adoquín millonario

Imagen
Hace muchos años vivía un brujo que además de disponer de unos grandes poderes era un avaro y un solitario. Durante años utilizaba su brujería para acumular oro y plata, los cuales robaba a todo aquel que se cruzaba en su camino, era tan bueno en su trabajo que nadie echaba en falta aquello que le sustraía, los dejaba embrujados de tal forma que nunca se acordaban de lo que en algún momento habían poseído.
Su castillo hechizado construido en lo alto de una montaña estaba rodeado de grandes árboles y no necesitaba ningún tipo de protección, pues los viandantes solo podían ver una chabola destartalada. Sus embrujos eran poderosos, podía hacer ver a la gente lo que él quisiese, por eso nadie se acercaba a su palacio, nadie quería estar cerca de aquellas cuatro tablas que daban cobijo a un viejo malhumorado.
Estaba tan obsesionado con su riqueza que no se dio cuenta de que los años pasaban y algún día moriría. No tenía familia, ni descendencia a quien dejarles todo aquel oro que ocupaba ta…

El jardín de Dondiego

Imagen
No existía espectáculo más bello que visitar el jardín al anochecer, estaba dedicado exclusivamente a este tipo de flor la ªDondiegoª, tenían como un metro de altura, su color era variado destacando el jaspeado, permanecían abiertas toda la noche hasta cerca de la madrugada. Existían varios tipos de flores que solo se abrían por la noche, pero observarlas era una maravilla, poco a poco según se acercaba la oscuridad comenzaban a expandirse con una leve sinfonía.
Aquella noche parecía que todos los aromas del mundo se habían unido pues cuanto más cerca estábamos percibíamos distintos olores que embaucaban a personas, animales e insectos. La maravilla de ver aquellas flores como iban desplegando sus pétalos era toda una exhibición de la naturaleza, una ceremonia poderosa que ofrecía una visión que nunca se podría olvidar.
Entre los tallos de las flores de Dondiego, se acurrucaba malherido un pequeño gatito el cual intentaba maullar para espantar a los roedores que esperaban ansiosos la m…

El autobús de las seis

Imagen
Todavía no amanecía, la calle estaba desierta, solo de vez en cuando algún que otro coche pasaba a toda velocidad disfrutando de la vía totalmente vacía. Desde la parada observó cómo se acercaba el autobús que todos los días a la misma hora cogía para ir a trabajar. Conocía a todos los que viajaban pues la mayor parte de los días eran siempre los mismos, a pesar de llevar la boca cubierta podía descubrir quién era cada uno de ellos, siempre ocupaban los mismos asientos.
El conductor un hombre de unos cincuenta años al que nunca jamás había visto de pie, por la postura parecía alto, detrás de él se sentaba una mujer más o menos de la misma edad con la que siempre mantenía una conversación en tono muy bajo para que los demás ocupantes no escuchasen, por momentos se miraban de forma picarona a través del retrovisor, estaba segura de que tenían algún lío, cuando no se llevaba la boca tapada, la mujer siempre iba maquillada con los labios de color rojo oscuro, podría jurar que en esos momen…

Noches Felices

Imagen
Aquel vestido era el más bonito que tenía en su armario, no se acordaba de cuando lo había comprado, pero le sentaba tan bien que no quería sacárselo, los zapatos de tacón se ajustaban a sus pies como un guante, nunca hubiese imaginado que no le hiciesen daño a pesar de toda aquella caminata por aquella calle arbolada.

Al llegar al jardín todo estaba iluminado, unos triángulos de luces formaban una pista de baile, varias parejas se animaron a salir para demostrar su valía con aquellas canciones tan conocidas y románticas. En una esquina un hombre con muchos tatuajes era el encargado de la música, al otro lado un puesto de bebidas y comida rápida atendido por una joven que parecía feliz dando servicio a todas las parejas de enamorados que se acercaban a tomar un refrigerio.
Se quedó unos minutos observando al tiempo que pensaba que todo aquello era hermoso, el poder ofrecer a parejas un lugar tranquilo donde bailar, hablar, decirse cosas bonitas era lo mejor en lo que se podía aprovechar…

Puente al Edén

Imagen
Desde que el hombre tiene conciencia intentó buscar la fórmula de conectar con el más allá, con aquellos que ya no estaban entre los vivos simplemente por saber que había al otro lado, que sentido tenía vivir en la tierra que influyese una vez la abandonabas.
Simón, sabía lo que era pasear por el cielo, estaba seguro de que el puente entre la vida y la muerte era hermoso, no era demasiado largo, sin embargo, llevaba su tiempo cruzarlo, pues a pesar de la paz que reinaba en todo aquel trayecto en su mente quedaban los resquicios de una vida terrenal que le impedían avanzar.
Una vez llegó al final descubrió que la vida seguía de otra forma, con otras expectativas, con ilusiones que nunca había sentido, con una paz interior difícil de transmitir, su llegada fue recibida por otros que acababan de ascender o que ya llevaban tiempo disfrutando de la paz.
Priscila, luchaba por quedarse en la tierra e inventaba paisajes felices, necesitaba apartar el sufrimiento, deseaba recuperarse rápidamente,…

El hombre

Imagen
Durante un viaje su vida cambió radicalmente al descubrir aspectos de su cuerpo a los que nunca les prestara atención, jamás hubiese creído que su apariencia le pudiese llevar hasta todo aquello con lo que llevaba soñando desde pequeño.
Todo comenzó veinte años atrás, llegaba al mundo un bebé hermoso, muy buscado y muy deseado por una pareja que ya había perdido la ilusión de ser padres. La vida les regaló aquel niño que además de su belleza fue adquiriendo unos sentimientos que exteriorizaba sin pudor, fiel al cariño y dedicación de sus padres, defensor de los animales, sensible con la desgracia ajena, todo ello en un cuerpo y facciones perfectas.
Su gran pasión era poder ayudar a aquellos que tenían alguna carencia, para ello comenzó sus estudios de medicina con la intención de sacar una especialidad y poder ser voluntario donde más lo necesitasen.
En un viaje a la capital del glamour mientras paseaba por la calle se fijaba en que todo el mundo lo miraba, era su primera salida, su pr…

Yo, o el fútbol

Imagen
—Cariño, ¿Cuánto tiempo hace que nos conocemos?
—Pueees…¿10 años?
—¿Es una pregunta?
—Si…. Pero por ahí hará, unos 10 años.
—¿Te acuerdas del primer beso?
—Si…fue en aquella discoteca, no me acuerdo el nombre, estábamos bailando y te besé.
—Te acuerdas cual fue el primer regalo que me hiciste.
—Un ramo de flores.
—¿Y cuál fue el primer regalo que yo te hice?
—Una billetera.
—¿Qué día fue el de nuestra primera noche juntos?
—No me acuerdo del día, sé que fue aquel verano que fuimos por primera vez juntos a la playa. ¿a qué vienen todas estas preguntas? ¿no podemos quedarnos en silencio un rato?
—¿Pues no?, me gusta descubrir de todo lo que te acuerdas, es una forma de saber cuánto piensas en mí.
—No sé qué importancia puede tener acordarse de fechas, regalos, besos, estamos juntos, eso es lo que cuenta.
—Claro, que sencillo, pero si estamos juntos es porque antes hubo una serie de circunstancias y detalles que nos hizo llegar hasta aquí.
—Vale cariño, lo que tú digas. Pero ahora me gustaría seguir vi…

La caja

Imagen
Desde que tenía memoria recordaba aquella caja de fotos colocada de forma estratégica sobre el armario más alto del que disponía la estancia. Se acordaba de ver a su madre colocarla allí y nunca más se había tocado. La mirada que su madre le había echado al darse cuenta de que sabía del escondite la aterrorizaba de tal forma que nunca se atrevió a mirar que se ocultaba dentro.
Aquella mujer fuerte, insensible, la que nunca decía nada cariñoso, su boca no sabía lo que era reír, sus ojos jamás reflejaban un atisbo de amor. Una mente atormentada que solo se regía por reglas estrictas, todos los días la recordaba malhumorada, enfada con el mundo, con ella, jamás se hubiera atrevido a preguntarle que le pasaba, su gesto no daba opción al acercamiento. Desde pequeña quería a su madre y deseaba que también la quisiese a ella, que le demostrase afecto, aunque solo fuera con un roce o un beso al aire.
A pesar de aquella actitud, siempre la trató bien, le permitió estudiar, salir, le compraba lo…

La niña del agua

Imagen
Un pequeño lago escondido entre dos montañas ocultaba un secreto del que todo el pueblo estaba enterado y del que nadie quería hablar. A dos kilómetros de distancia una pequeña aldea en donde el tiempo quedara estancado, el agua se recogía en cubos de madera que ellos mismos fabricaban, los candiles iluminaban las ventanas al llegar el atardecer, las chimeneas escupían humo gris hasta más allá de lo que podía verse.
Los hombres apuraban la partida de cartas frente a un chiquito de vino recogido de aquellas vides que rodeaban el lugar. Las mujeres atareadas con la cena esperaban a sus hombres y gritaban a los niños que corrían por las calles de tierra.
Una tarde de un año cualquiera nació una niña blanca como la nieve y ojos claros con el cielo, tan pronto llegó al mundo fue abandonada en aquel lago de color turquesa, durante dos días la escuchaban llorar, todos los que por allí pasaban evitaban acercarse, se apartaban de ella creyendo que la maldición les llegaría si la miraban directa…

El tercero B

Imagen
Apurando el último trago con ansia, pero sin prisa por terminar a pesar que el camarero le había lanzado algunas indirectas sobre la hora de cierre, por el contrario, lo tomó con calma, nadie le esperaba, no sabía a donde ir, por lo menos dentro de aquel bar podía hundir sus penas en vino.
Se levantó del taburete para sorber la última gota que quedaba en aquel vaso que durante horas fuera su fiel compañero, pidió una botella de lo más barato que tuviesen a la venta, salió con ella bajo el brazo sin rumbo, sin expectativas.
El frío de la noche se colaba por su cuello, intentó taparlo con la solapa de aquella vieja gabardina, colocó la botella bajo el brazo e introdujo las manos en los bolsillos, uno de ellos estaba roto, podía tocar el gastado jersey que en sus buenos momentos alguien le regalara por navidad. Caminó despacio por la desierta calle, entró en un portal para acurrucarse en una esquina donde no llamase demasiado la atención, se calentaría bebiendo el alcohol barato que desd…

No olvides que te quiero

Imagen
—¡Cariño!, ¿hoy que quieres desayunar?, ¿te parecen bien unas tostadas?, ¿las quieres con café o con té?
—Lo que tú quieras, sabes que todo lo que haces me gusta.
—Bien, amor, ahora mismo me pongo con el desayuno, te he dejado todo lo necesario en el baño, en un momento estoy contigo para ayudarte.
—Gracias amor, sin ti no sería nadie, eres la mujer perfecta.
—¡Oh cary!, qué bueno eres, me encanta que me digas esas cosas. ¿Sabes?, hoy tengo preparado un día especial, después de comer jugaremos a las cartas, luego nos podemos leer un libro, ver una película, de esas de amor que tanto nos gustan.
—Sí, cariño, prepara nuestro día, confió en ti.
—Mi vida, posiblemente tenga que salir un rato, necesito hacer compra, casi tenemos la nevera vacía, pero no estaré fuera más de una hora. ¿Podrás arreglártelas?
—Sin problema cielo mío, aquí te esperaré.
—Bien, ¿tienes algún capricho?, aprovecha para pedir, pues hasta la semana que viene no volveré a comprar.
—Si pudieras traerme unos cigarrillos, te lo…

Bajo el cielo

Imagen
Bajo el cielo azul Katy disfrutaba de su nube blanca, la llamaba así por su textura, su color puro, su aroma a agua de manantial, gotas de rocío que brillaban como diamantes que traspasaban la luz recreando todos los colores del arco iris, un día decidió que sería su espacio en las alturas alejada de todo mal.
Katy, se había mudado hacía mucho tiempo, quería ser libre, construir su morada, viajar con el cielo azul por encima y los verdes prados por abajo, sin embargo, llevaba unos meses observando que cada día su nube menguaba, no sabía el motivo, no quería que aquel pequeño espacio se deshiciera como el hielo, intentaba buscar otra que fuese tan blanca como la suya, pero no encontraba ninguna igual, todas eran negras o grises.
Sabía que tan pronto se quedase sin su nube, está se convertiría en agua y ambas caerían a la tierra, no quería vivir entre aquellos campos verdes con todos aquellos peligros acechando, deseaba conservar su refugio.
No recordaba momentos tan felices desde que desc…