Noches Felices



Aquel vestido era el más bonito que tenía en su armario, no se acordaba de cuando lo había comprado, pero le sentaba tan bien que no quería sacárselo, los zapatos de tacón se ajustaban a sus pies como un guante, nunca hubiese imaginado que no le hiciesen daño a pesar de toda aquella caminata por aquella calle arbolada.


Al llegar al jardín todo estaba iluminado, unos triángulos de luces formaban una pista de baile, varias parejas se animaron a salir para demostrar su valía con aquellas canciones tan conocidas y románticas. En una esquina un hombre con muchos tatuajes era el encargado de la música, al otro lado un puesto de bebidas y comida rápida atendido por una joven que parecía feliz dando servicio a todas las parejas de enamorados que se acercaban a tomar un refrigerio.

Se quedó unos minutos observando al tiempo que pensaba que todo aquello era hermoso, el poder ofrecer a parejas un lugar tranquilo donde bailar, hablar, decirse cosas bonitas era lo mejor en lo que se podía aprovechar aquella zona en noches de verano.

Llevaba dos semanas saliendo para verle, en la primera salida se dio cuenta de que él también la miraba, a partir de ahí, se conocieron y todas las noches siguientes quedaban y bailaban hasta el amanecer.

Entre dos árboles le vio, con su camisa azul claro, su pelo revuelto, con un leve viento se le despeinaba, le daba un aspecto de chico malo, eso le gustaba, todo él era de su agrado, desde el momento que lo conoció su mundo cambió, salía a divertirse, a bailar, le encantaba conversar, era el hombre ideal.

Creía que ya iba siendo hora de que llegase un poco de felicidad a su vida, el sentirse deseada, admirada, atendida le gustaba y más por aquel joven de mirada pura, sincera que todas las noches la esperaba para sacarla a bailar.

Deseaba que no llegase el alba, sabía que tendría que esperar para volver a verle, hacer su rutina de día viendo que el reloj no avanzaba le producía ansiedad. Anhelaba que llegase el anochecer para ponerse su hermoso vestido y sus cómodos zapatos, caminar por la acera hasta el parque, verle, abrazarle para bailar, observar como la miraba, escuchar sus palabras cariñosas, sentir sus manos rodeando su cintura, no entendía por qué existían los días, si era feliz cuando iba a dormir y soñaba.


Comentarios

  1. Hola! Un microrrelato estupendo. Los principios del amor son así. La impaciencia por ver al otro es una característica de ese momento. Me ha recordado a mis comienzos con mi marido. Quedábamos todos los días por la noche y cada uno se iba a su casa. Se me hacían las horas más largas de mi vida.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonito! Te prometo que pensaba que iba a tener un final trágico. ¿Elfimales vivir un sueño, quizás?

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, hola! Qué bonito es sentirse así. Y creo que de alguna manera, todos en nuestras vidas, nos hemos llegado a sentir así en algún momento. Es una sensación agradable y muy bonita.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Sin duda sentir todo eso es precioso, aunque amito que al final me ha decepcionado un poco, porque no imaginaba que solo era un sueño, que se iba repitiendo... Vamos, lo veía como una bonita historia de amor, aunque no las tenía todas, porque tienes ese don para sorprenderme siempre con los finales jejejee.
    Como siempre, un gustazo leerte.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Me ha encantado el microrrelato. Ese amor cuando se vive por primera vez es siempre precioso, esos nervios en el estomago y estar metida en lo que para ti es un sueño de amor, me ha recordado a mis tiempos de novios, me ha encantado volver a vivírlo.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  6. Holaa,
    Jo que chasco me he llevado al final de la historia. Sentirse así es tan bonito... pero qué pena que sólo lo sienta en sus sueños. Creo que hay que luchar por hacerlos realidad y no sólo poder disfrutarlo mientras duermes. De mientras.... genial, pero hay que luchar siempre.
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Vaya, debo admitir que pensé que se trataba de algo real pero eran solo sueños, que divertido debe ser poder soñar varios días algo similar, he notado que cuando sueño o cuando recuerdo que he soñado he tenido un mejor descanso así que no sé, pero yo asocio los sueños a un descanso reparador, las pesadillas si que son otras cosas.

    ResponderEliminar
  8. Olá
    Texto muito lindo e sonhos calientes.

    Boa continuação.
    Beijinhos.

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa
    Ay un texto precioso, la verdad es que me he emocionado con esta historia y había pensado que quiza tuviera un buen final, una buena historia de amor completa pero siempre nos sorprendes con los finales y eso me gusta aún ma´s
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Mar!
    Siempre le das un giro inesperado al relato... claro que el hombre ideal no existe, solo en nuestros sueños y es ahí y solo ahí donde debemos buscarlo.
    ¿Ha sonado muy pesimista?
    Me he leído los demás comentarios y es sorprendente lo distintas que vemos las cosas cada un@. Muy educativo...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hola wapa! Es un relato muy bonito. Me gustaría ver ese vestido, esos tacones y ese precioso jardín en persona
    Bsss

    ResponderEliminar
  12. Como nos tienes acostumbradas a finales radicales o trágicos, me esperaba que le viera con otra entre los árboles y saliera corriendo con esos tacones que tan bien le quedan...así que has conseguido sorprenderme con este amor de verano, bss!

    ResponderEliminar
  13. Me ha encantado el relato. Me esperaba el final y creo que está perfecto así, ya que es una sensación que nos ha identificado a muchas durante mucho tiempo. Yo por suerte ya no tengo que soñar para verle :P ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa! Cómo siempre un microrelato muy chulo. No sé porqué a medida que avanzaba, se me había metido en la cabeza que ella era una fantasma, y pensaba que la miraba y bailaba con ella cuando en realidad miraba a otra chica que estaba a su lado... Es que soy muy fantasiosa yo jejeje, pero puede ser un buen giro para el final verdad? Espero con muchas ganas el siguiente relato! Un besote!

    ResponderEliminar
  15. Hola guapa, me ha encantado este microrelato, como siempre con giros sorprendentes, la verdad es que me ha recordado a algunas peliculas que he visto, con el giro final de que es un sueño que se repite y se repite, y como agobia cuando te das cuenta que es eso y no es real. Sorprendente y con un giro final diferente a lo que nos tienes acostumbradas.

    ResponderEliminar
  16. Como siempre has conseguido sorprenderme y emocionarme con tu relato, me parece una historia preciosa y no me importaría ser su protagonista. Gracias por compartir, un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Hola Mar, otro final sorprendente!!
    Al final me ha dado un poco de pena que solo sintiera esa dulce sensación en sueños y no en la vida real porque es fantástica, puedo confirmarlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  18. Que pena que fuera solo un sueño y una historia de amor que se estuviera viviendo y sintiendo con plenitud.
    Que pena que a veces la vida real no nos permita vivir esas ilusiones que tenemos en los sueños.

    ResponderEliminar
  19. Hola creo que es un relato súper bonito, estar con otra persona bastante, solamente queremos esta juntos jajaj pero si un sueño pero lleno de inspiración y de amor

    ResponderEliminar
  20. Hola guapa, pues me ha gustado, es un relato intenso y que a la vez nos hace soñar y nos trae a la mente a alguna persona concreta, como siempre los giros que escribes son de lo mas sorprendentes! besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

El jardín de Dondiego

El músico

El autobús de las seis