El autobús de las seis


Todavía no amanecía, la calle estaba desierta, solo de vez en cuando algún que otro coche pasaba a toda velocidad disfrutando de la vía totalmente vacía. Desde la parada observó cómo se acercaba el autobús que todos los días a la misma hora cogía para ir a trabajar. Conocía a todos los que viajaban pues la mayor parte de los días eran siempre los mismos, a pesar de llevar la boca cubierta podía descubrir quién era cada uno de ellos, siempre ocupaban los mismos asientos.

El conductor un hombre de unos cincuenta años al que nunca jamás había visto de pie, por la postura parecía alto, detrás de él se sentaba una mujer más o menos de la misma edad con la que siempre mantenía una conversación en tono muy bajo para que los demás ocupantes no escuchasen, por momentos se miraban de forma picarona a través del retrovisor, estaba segura de que tenían algún lío, cuando no se llevaba la boca tapada, la mujer siempre iba maquillada con los labios de color rojo oscuro, podría jurar que en esos momentos los llevaba pintados del mismo color.

Dos asientos más atrás una pareja que los meses anteriores iban cogidos de la mano, ahora llevaban unas semanas que cada uno iba a lo suyo, ella con la mirada perdida y él atento a su teléfono como si esperase algún mensaje.

Detrás de la pareja se sentaba una mujer que siempre iba cargada de bolsas, las ataba con un nudo y parecía ropa lo que allí llevaba, nunca respondía a los buenos días de los pasajeros que subían, siempre miraba al frente agarrada al asa del asiento.

En la parte trasera una joven que llevaba meses con el mismo libro, se sentaba lo abría y nunca se le vio pasar una hoja, sin embargo, su vista estaba clavada en aquellas páginas durante todo el viaje. Solo cuando alguien entraba respondía al saludo.

Entre aquellos pocos pasajeros tendría que haber por lo menos una amistad pues eran años haciendo el mismo viaje, una vez ocupado mi asiento, me imaginaba lo que pensarían de mí, me creerían una estirada o simplemente una pobre trabajadora. Al llegar a la estación todos abandonaban el autobús y cada uno seguía su camino, hasta la vuelta que coincidíamos otra vez los mismos, excepto la pareja de la joven que nunca más regreso con ella.

El viaje de vuelta nunca terminó, en un despiste del conductor mientras miraba a la mujer que llevaba detrás, hizo que se saliese de la carretera, cuando se dio cuenta no podía dominar aquel gran autobús que se deslizó ladera abajo y todos quedamos unidos por un desastre, nunca más volveríamos a subir al autobús de las seis.



Comentarios

  1. Hola! En realidad es duro el microrrelato. La vida se puede ir en un segundo sin necesidad de enfermedades ni nada. Eso es así. Por eso hay que vivir cada minuto como si fuera el último. Lo que has escrito nos ha de hacer reflexionar.

    ResponderEliminar
  2. Hola. Mientras leía estaba esperado ese final impactante, y así ha ocurrido, pero más intenso y sorprendente. Muy bien narrado, con detalle. Lo que esconde este relato es toda una realidad, vivimos en nuestro mucho y no apreciamos las vidas que tenemos a nuestro alrededor. El final también tiene su mensaje. Las distracciones son peligrosas. Te felicito, me encanta leerte. Besos.

    ResponderEliminar
  3. tan crudo como real, la verdad es que es bastante intenso pero aún y asi me gusta debemos ser conscientes que hay viajes que no son de vuelta y que los despistes por efímeros que sean se pagan, algunos de forma muy cara, la verdad es que debemos recordarlo. Vivir y valorar lo que tenemos

    ResponderEliminar
  4. Es bastante intenso y reflejas lo que puede pasarnos en un microsegundo. Me ha gustado bastante. Me gusta tu forma de escribir.

    ResponderEliminar
  5. Haces reflexionar sobre 2 temas muy comunes en los autobuses: si sigues una rutina, coincides con las mismas personas, pero solo observas, no hay relación más allá de saludar. Y luego, que el cartel de "no hablar con el conductor" está para algo, bss!

    ResponderEliminar
  6. WAU que gran detallista, yo la verdad soy un poco despistada en ese sentido, pero me encanto el relato, cual libro interesante, así me sentí... una forma de relatar muy buena que engancha.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

El jardín de Dondiego

Noches Felices

El músico