Puente al Edén


Desde que el hombre tiene conciencia intentó buscar la fórmula de conectar con el más allá, con aquellos que ya no estaban entre los vivos simplemente por saber que había al otro lado, que sentido tenía vivir en la tierra que influyese una vez la abandonabas.

Simón, sabía lo que era pasear por el cielo, estaba seguro de que el puente entre la vida y la muerte era hermoso, no era demasiado largo, sin embargo, llevaba su tiempo cruzarlo, pues a pesar de la paz que reinaba en todo aquel trayecto en su mente quedaban los resquicios de una vida terrenal que le impedían avanzar.

Una vez llegó al final descubrió que la vida seguía de otra forma, con otras expectativas, con ilusiones que nunca había sentido, con una paz interior difícil de transmitir, su llegada fue recibida por otros que acababan de ascender o que ya llevaban tiempo disfrutando de la paz.

Priscila, luchaba por quedarse en la tierra e inventaba paisajes felices, necesitaba apartar el sufrimiento, deseaba recuperarse rápidamente, para ello creó su mundo imaginario donde también estaba Simón, el amor de su vida, se lo había llevado a ese paraíso, en el cual estuvieron muchos meses mientras ella continuaba en un coma profundo.

El despertar de Priscila fue inesperado, le llevó días ordenar su cerebro, la situación vivida, la inmovilidad, el cansancio estaban presentes mientras descubría que su ilusión del paraíso se había esfumado junto con Simón.

Permaneció varias semanas inmovilizada, con sus extremidades rígidas, con pensamientos desordenados llenando su cabeza, con emociones dispares que no sabía cómo afrontar, buscaba consuelo en una mirada que nunca más volvería a ver.

Desde el otro lado del puente, Simón la miraba con tristeza por no haber podido cruzar con él, notaba su dolor, su pena, sus pocas ganas de vivir, y con el amor de su corazón bajó junto a ella, se tumbó a su lado para decirle que estaba bien, que nunca la olvidaría, que cuando le tocase cruzar sería al primero al que vería, nada de lo que quedase en la tierra le impediría volver a empezar.

Así, con un beso se despidió de Priscila, regresó a la patria celestial para esperarla.



Comentarios

  1. El vivo de una manera u otra, olvida.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Que bonito. Sin duda el amor de Simón hacia Priscila, es uno de esos del que muchas hablan pero pocos tienen.
    No obstante, los humanos somos seres egoístas, y entiendo en parte que Simón anhelase que su amada se fuese con él. Pero sinceramente, me alegra que no hay asido así y que él comprendiese de un modo u otro, que a ella le quedaba mucho por hacer.
    La verdad es que no creo en el más allá, pero reconozco que sería bonito que existiese y así poder reencontrarnos con nuestros seres amados.
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Me ha parecido un relato muy interesante por la profundidad de la cuestión y por el punto de vista que nos pones de él. El volver a la vida siempre es algo que merece la pena celebrar y la verdad es que aquí parece que es lo que como pierde todo. Me gusta el enfoque. Gracias por compartirlo con nosotros.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa, pues me ha parecido un relato de lo mas emotivo, me ha gustado mucho como lo has planteado y todos los sentimientos que destila, es ademas una bonita manera de pensar en la existencia del mas alla! besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

El jardín de Dondiego

Noches Felices

El músico

El autobús de las seis