Entradas

Mostrando entradas de enero, 2020

Ala Rota

Imagen
Oteando el horizonte, con sus alas desplegadas volaba el águila, la reina de los cielos, sus ojos fijos en todo lo que en el valle se movía, alerta, buscando su cena.A lo lejos divisó un conejo, su tranquilidad resultaba aterradora, ágil y a favor del viento planeaba en silencio, acercándose cada vez más a su presa. El conejo ajeno a lo que se le venía encima, luchaba por desenterrar una raíz, también iba a ser su cena, estaba tan inmerso en lograrlo que había perdido el sentido del peligro.
El águila cada vez se acercaba más, lista para extender sus garras y atrapar su presa, ya casi a ras del suelo, un ciervo viendo el peligro, he intentado salvar a su cría, comenzó a correr con las astas señalando a la gran águila, ambos concluyeron en un colosal choque, el águila comenzó a rodar por la ladera, dejando mitad de su plumaje en tremenda embestida. A pocos metros del precipicio, logró agarrarse, no podía volar, tenía un ala rota, se sentía impotente, víctima y cena de otros depredadores…

The Unseen (Invisible)

Imagen
Desde la estación espacial se transmitió a la tierra una noticia preocupante, habían visto que en todos los continentes se formaban X que ocupaban la extensión de 5 campos de fútbol, enviaron fotografías y en ellas no se veía nada, sin embargo, desde el espacio se podían divisar fácilmente.
Varios científicos, personas de estado, especialistas de la administración nacional de la aeronáutica y del espacio, así como de la agencia federal de cada continente, se acercaron hasta las coordenadas que la estación espacial había registrado. Una vez allí, no percibían nada, todo seguía exactamente igual que en las fotografías enviadas.
La vigilancia desde la estación espacial fue extrema, estaban pendientes día y noche. Una noche a 100 km de El Bósforo, la X, se iluminó, comenzando a formar distintas figuras,  para terminar siendo una línea perfecta que resultaba impactante, aquellas luces se movían al mismo ritmo, todo el terreno que iba quedando tras esas luces se moría, podían percibir como n…

Depredador

Imagen
Inés, una joven de 15 años, muy introvertida, con fobia social, se sentía a gusto ella sola en su habitación, con sus juegos, sus redes sociales: en las cuales no participaba, solo con alguna foto, los comentarios muy escuetos y apenas actualizaba su día a día.
Una tarde, vio que alguien había puesto un like en una de sus fotos, abrió el perfil, miró la foto y le gustó lo que vio, era un joven guapo, muy guapo. Al día siguiente, recibió otro like del mismo perfil, y al día siguiente ese mismo perfil le puso un comentario de una de sus fotos. Se sintió alagada, ninguno de sus amigos, había sido tan interactivo en sus publicaciones.
A las dos semanas, ese perfil, le envió una solicitud de amistad e Inés, aceptó. Se sintió valorada, apreciada y sin quererlo comenzó a arreglarse un poco más. Aquel perfil, le había subido la autoestima, poco a poco comenzaron a tener más contacto, por Messenger, por WhatsApp, durante varios meses mantuvieron una comunicación constante.
Los padres de Inés, …

Corazón Noble

Imagen
Durante 6 meses estuvo esperando por un corazón, en el último momento, un joven perdía la vida y era compatible, el trasplante fue rápido, le habían asegurado que cuidándose podría vivir muchos años, la suerte estaba de su lado, aquel corazón estaba sano y listo para seguir viviendo. Él, era una persona agradecida con la vida, antes de ponerse enfermo, ayudaba a los demás, su profesión de médico, se lo permitía y nunca dudaba en echar una mano, allá donde más lo necesitasen. Después de un año con aquel nuevo corazón, se sentía vital, joven, con fuerza. En uno de sus viajes, parecía que algo iba mal, cada vez que pasaba por una calle, su corazón latía con más fuerza y cada vez que se cruzaba con una mujer, parecía que se le iba a salir del pecho. Temeroso de que algo fuese mal, solicitó una cita para un reconocimiento, todo estaba perfecto, no tenía que preocuparse de nada. Tras averiguar algo sobre su donante, supo que había vivido en esa calle y que esa mujer era su madre. Averiguó q…

Un café, una mesa para cuatro

Imagen
Un café, una mesa para cuatro –Dime cariño, a que viene tanta urgencia. –He estado ocupado estos días, ya sabes, por lo de la boda, y tenía muchas ganas de verte. –Sí, la dichosa boda… –No empecemos ¿vale? sabías que me iba a casar y no te importó. –Pensé que te importaría a ti, ¿se lo has dicho a la novia? –No, ella no tiene que saber nada, si se llega a enterar, me mata. –Claro, la única tonta aquí, soy yo, soy tu paño de lágrimas, a quien acudes cuando discutes con ella, o cuando te sientes solo. –Eso, no es verdad, tú sabes que te quiero mucho, e intento estar contigo el máximo tiempo posible, pero ahora, con lo de la boda, no tengo mucho tiempo, venga invitaciones, probar el traje, la comida, odio todo eso, no sé por qué no se ocupa ella y su madre, estoy harto, sería ideal saber la hora para llegar al altar, con eso ya sería suficiente. –Que tonto eres, me tengo que ir cariño, ¿me llamarás? –Sí, si no puedo llamarte, nos veremos en la boda. Un beso amor. Te quiero mucho. 6 minutos más t…

La 4ª guerra mundial

Imagen
Los mares ocupaban la mayor parte de la zona terrestre, no tenían vida, sus aguas contaminadas por la radiación se habían convertido en mortales para todo aquel ser vivo que se acercase a ellas. Las zonas que quedaban sin cubrir por el agua, estaban desiertas, la temperatura de día era de 60ºC y por la noche de -45ºC. Los únicos supervivientes, eran algunos roedores y lo que en algún momento de la historia se habían considerado humanos. Ahora eran depredadores ocultos bajo tierra, cavando túneles igual que los roedores, luchando contra estos por el espacio, se comían los unos a los otros y habían conseguido sobrevivir apenas sin agua potable. Aquellos seres, caminaban agachados, utilizando las manos para poder moverse bajo tierra, en huecos, que no tenían más de 60 cm de alto, eran seres sin visión, sin habla, habían mutado hasta el punto de haber perdido toda la humanidad. La superficie de la tierra, estaba desierta, sin vegetación, con algunas construcciones hundidas en el suelo y otr…

Una margarita para Julia

Imagen
Julia, tenía su rutina marcada, todos los días hacía lo mismo, desde que se levantaba hasta que se acostaba sus costumbres no variaban, y si en algún momento tenía que modificar algo, se sentía confundida. Todo cambió una mañana cuando salía de su casa, junto a la puerta de entrada había una margarita y una nota, en la nota estaba escrito con letra impecable
Mi querida señora:  “Llevo varios meses fijándome en usted, me parece una mujer muy atractiva, muy interesante y sumamente elegante. Yo soy un hombre muy apegado a mis defectos, los cuales son muchos y no puedo deshacerme de ellos, ni tan siquiera evitarlos. Esta margarita es el comienzo de mi relación con usted, lo tengo que hacer así, pues cara a cara, ahora mismo me resulta imposible. Cada primero de cada mes recibirá una margarita y cada una llevará un pétalo menos, hasta que reciba una margarita sin pétalos, a partir de ahí, mi destino estará marcado. Siento mucho importunarla de esta forma, no tengo otra manera de poder acerc…

Perdón Eterno

Imagen
Mi tiempo se acaba, pueden ser unas horas, o un día, todo lo vivido se quedará atrás, todas las personas queridas notarán un vacío, que con el paso del tiempo se irá llenando con otras alegrías, así es la muerte y así tiene que ser. Sin embargo, mis últimos pensamientos, no son para mi familia, con ellos ya he tenido la charla: esa despedida que nadie desea escuchar. En primer lugar, he tenido una vida complicada en muchas ocasiones, si bien con grandes satisfacciones, que al final es lo que predomina. Volviendo a mis últimos pensamientos, llevó varios meses pensando en una persona, de la que hace muchos años no me había acordado, su nombre vino a mi mente, una tarde escuchando por casualidad una conversación entre dos jóvenes, y los recuerdos saltaron con la risa de aquella muchacha. 60 años atrás, un hombre, me abrió su corazón, y mi única respuesta fue reír, no sonreír, sino reír, y abandonarlo, cuando más me necesitaba. Al saber que me quedaba poco tiempo de estar entre los vivos,…

Poético silencio

Imagen
Al mirarla, su corazón se desbocaba, dando paso a emociones que nunca había sentido, sus labios querían moverse, para dejar salir todas las sensaciones que se agitaban dentro de su ser.
Ella, ajena a toda aquella fluidez de sentimientos, se pasaba la media hora de la comida, sentada en aquel parque, con la mirada siempre fija en un libro, parecía acariciar cada una de aquellas letras, dando forma a la historia contada.
Tardó en darse cuenta que, en el banco de enfrente, siempre estaba el mismo hombre, llevaba meses observándola, acariciándola con la mirada, en sus ojos no veía maldad, solo percibía admiración. Eso le gustó, sentirse admirada por alguien, producía una sensación agradable. Él, nunca se atrevería a dirigirle la palabra, no era de frases largas, su vocabulario era muy reducido, sus estudios mínimos, y ella, era inteligente, era profesora en aquella universidad, todo el mundo la respetaba, siempre con un libro, en busca de más sabiduría. La semana había sido estresante, co…

La ultima raya de Elena

Imagen
Elena, había nacido en una buena familia, adinerada, cariñosa, dedicados a esa niña que, consideraban su nacimiento como un milagro. Desde muy pequeña, todo lo que pedía, se le concedía, todos sus caprichos los recibía, sin apenas hacerles caso, su único motivo era saber hasta dónde podía llegar e incluso seguir pidiendo. Durante sus primeros 18 años, fue desarrollando una personalidad egoísta, sin empatía, sin sentimientos de ningún tipo, solo pensaba en ella misma. Llevaba tres años de fiesta en fiesta, probando todo lo caía en sus manos, utilizando a todo aquel que podía conseguirle algo, y luego lo desechaba, cuando consideraba que había perdido todo su valor. En su 19 cumpleaños, utilizó la casa de sus padres en la playa, invitó a sus conocidos, y estos invitaron a otros conocidos, y estos a otros. Aquella casa se llenó de gente, personas que habían acudido por la juerga, no les importaba el cumpleaños de aquella chica, que la mayoría ni conocía. Estaba ya medio borracha, bajando …

Un cadáver para el jardín

Imagen
Allí estaba ella, mirando aquella casa, contemplando aquel jardín, era ideal para plantar sus flores, adoraba la jardinería, se sentía dichosa cada vez que veía como sus plantas florecían al llegar la primavera. La casa, era pequeña, con grandes ventanas, una valla de madera carcomida por las inclemencias del tiempo; no le importaba, todo lo que veía desde el exterior le gustaba. El vendedor, llevaba una hora de retraso, sin embargo, ella, no se movió de aquel jardín, esperaría el tiempo que fuese necesario, aquella casa tenía que ser suya. Cuando el vendedor aparcó su coche, la saludó con la mano, llegaba agitado, sudoroso, descamisado, le tendió aquella mano húmeda y ella simplemente la rozó, le daba asco tocarla. Se presentó, se disculpó por haber tardado, argumentando que había tenido una emergencia. Ella, no le dio importancia, sin decir nada, comenzó a caminar hacía la casa. Él, la siguió, al tiempo que miraba su trasero y pensaba, que era una mujer muy guapa y con unas bonitas …

Oxígeno Verde

Imagen
Solo había recorrido 300 metros, cuando algo le rozó el pelo, levantó la cabeza, y pudo ver que todo estaba cubierto con frondosas ramas verdes, intentó contar cuantos tonos de verde cubrían aquel bosque, resultaba imposible, algunos brillaban bajo los rayos del sol que buscaban un hueco para desplegar toda su luz, y dar vida a aquella inmensidad que cobijaba a tanta variedad de seres vivos.


El bosque hablaba, y si escuchabas con detenimiento podías notar como flotaba el oxígeno, como corría el agua, como los pulmones agradecían aquella pureza que estaban recibiendo.
Al tocar uno de los árboles, apreciabas su fuerza, su vigor, su poderío. Cuando te apoyabas, notabas su grandeza, sus ramas igual que brazos te acariciaban, y su movimiento te mecía, ofreciendo una paz cautivadora.
Cada día daba gracias a ese bosque, puesto que ofrecía lo más preciado para la vida, y tan solo suplicaba respeto.
Reclamaba muy poco y nos regalaba mucho más de lo que nos pedía.




Un deseo a la luna

Imagen
Sentado bajo aquellos soportales, tapado con cartones, miraba a la luna, y pensaba en su triste vida, buscaba en su pasado, la situación que le había llevado a ser un indigente, un pobre, un nadie. Creía, que no valía la pena seguir con esa vida, no entendía, porque le había tocado vivirla,  prefería desaparecer, pues nadie le echaría en falta.
Mirando a la luna, pidió un deseo, verse dentro de 20 años, ver su vida en el futuro, le decía a la luna, que dependiendo de lo que viese, tomaría una u otra decisión.
Se durmió, y despertó en una cárcel abarrotada de hombres, unos eran asesinos, otros ladrones, otros violadores, hombres malos, hombres que ya habían perdido toda su humanidad, eran perros rabiosos en busca de maldad. En aquella cárcel, él, era el pelele, el muñeco, lo ultrajaban, le pegaban y le quitaban lo poco de persona que aún le quedaba.
Lo habían encerrado por haber matado un niño rico. Lo había matado, en defensa propia, cuando había intentado darle una paliza. 
Nunca, en su…

Los tres de Oriente

Imagen
Los tres de Oriente
En mitad del camino, en una posada los tres se encontraron, sabían a donde iban y quien era cada uno de ellos, se sentaron juntos hablando de su viaje, comentaron las anécdotas del camino, y los tres, estaban de acuerdo que viajaban en la dirección correcta, pues una gran estrella brillaba en el cielo, y les guiaba hasta donde había nacido aquel niño, que en algún momento destacaría por su bondad, por su carisma, por su singularidad.
Aquel niño, nacía sin nada, acompañado de sus padres, de algunos animales, de varios pastores. Su nacimiento, había desatado un sinfín de contrariedades, de malos augurios para algunos y de esperanza para otros.
Los tres vestían ropas voluminosas, llamativas, coloridas, habían comentado que regalos le llevaban al niño, uno llevaba, oro, otro mirra y el tercero incienso.
La mirra, la llevaba en una bolsa de cuero, tan pronto la sacó, el olor comenzó a inundar aquella posada, él mismo la había sacado de un árbol centenario que había local…

El lobo y la joven de la capa roja

Imagen
Había heredado, la cabaña de su abuela, situada en el medio del bosque, era de madera, con un pequeño jardín delante y un huerto en la parte trasera.
Vivía en esa cabaña, ella sola, siempre vestía una capa roja que le llegaba hasta los pies y una gran capucha. Todos los días, por la mañana, salía a buscar piñas, leña, y a veces, encontraba algunas setas, especialmente si la mañana era lluviosa. Ese día había salido de la cabaña, con la sensación de que algo la vigilaba, con disimulo, se daba la vuelta, pero nunca veía a nadie, esa sensación, la tuvo durante todo el camino, tanto de ida como de vuelta.
El día estaba oscureciendo y se propuso encender la chimenea, por la ventana pudo ver como algo se movía en el huerto trasero, cargó su escopeta y la dejó a su lado, esa escopeta, se la había dado aquel buen cazador que un día la había salvado a ella a su abuela del lobo feroz. Habían hecho batidas, y no habían localizado más lobos, por lo que se sentía segura y tranquila en el que ahora…