Un deseo a la luna


Sentado bajo aquellos soportales, tapado con cartones, miraba a la luna, y pensaba en su triste vida, buscaba en su pasado, la situación que le había llevado a ser un indigente, un pobre, un nadie. Creía, que no valía la pena seguir con esa vida, no entendía, porque le había tocado vivirla,  prefería desaparecer, pues nadie le echaría en falta.

Mirando a la luna, pidió un deseo, verse dentro de 20 años, ver su vida en el futuro, le decía a la luna, que dependiendo de lo que viese, tomaría una u otra decisión.

Se durmió, y despertó en una cárcel abarrotada de hombres, unos eran asesinos, otros ladrones, otros violadores, hombres malos, hombres que ya habían perdido toda su humanidad, eran perros rabiosos en busca de maldad. En aquella cárcel, él, era el pelele, el muñeco, lo ultrajaban, le pegaban y le quitaban lo poco de persona que aún le quedaba.

Lo habían encerrado por haber matado un niño rico. Lo había matado, en defensa propia, cuando había intentado darle una paliza. 

Nunca, en su triste vida, había sufrido tanto como en aquella cárcel, lo peor de todo era que no podía hacer nada, era tan cobarde, que no era capaz de quitarse de en medio.

Se despertó, bajo aquellos cartones, la luna, seguía brillando en todo lo alto, la miró y con lágrimas en los ojos, le dijo que nunca más le volvería a pedir un deseo.  En ese momento, se acercaron tres jóvenes, bien vestidos, con buenos relojes, con una pistola, comenzaron a darle patadas y la pistola se cayó al suelo, él, la recogió y apuntó al que consideraba el cabecilla.

El niño rico, le suplicaba que no le matase, mientras los otros dos escapaban como cobardes, dejando a su amigo, solo, y abandonado.

Él, le miró, le entregó el arma y le suplicó que disparase.

El niño rico, disparó y la luna desapareció mientras amanecía.


Comentarios

  1. Todos hemos pedido deseos a la luna, no recuerdo que ninguno de ellos se haya cumplido o quizás si, no lo recuerdo, pero eso nos da que pensar que los deseos están y algunas veces se cumplen, muchas otras no, la historia es bonita y cruda como la realidad

    ResponderEliminar
  2. oh dios, que fuerte, ¿donde disparó? ¿a la luna? ¿se suicidó? me ha parecido entender que el pobre niño se suicidó, que triste este relato y que intenso, desde luego escribes muy bien, pero el final el sobrecogedor, uf, que triste, realista también, espero que el próximo sea positivo, jeje, un abrazo guapa.

    ResponderEliminar
  3. Hola Mar, que relato mas sobrecogedor!!
    La verdad que deja muchas respuestas en el aire, quizás para que cada una de nosotras lo interpretemos a nuestro aire, o tal vez nos cuentes mas adelante que continua.. no se.
    Intenso, sobrecogedor y tan real como la luna.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Holiiii!!
    Quién no ha pedido deseos a la Luna.... Sobretodo por escapar de una realidad que no te gusta. Como el protagonista de la historia.
    Aunque el final, es un poco ¿abierto? No sé, no lo he llegado a entender del todo.
    ¡¡Bsssos!!

    ResponderEliminar
  5. Ai, este relato me ha dejado con el corazón encogido... Aunque se pueden analizar muchos finales...

    Ojalá algún deseo de los que he pedido a la Luna se cumpliera, como aquí.. Y poder saber que pasará.....

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Sin duda es uno de los relatos más sobrecogedores que nos has compartido pero a la vez con un mensaje buenísimo, o eso es lo que he entendido.
    Que podemos tener una vida muy dura, pero que al final solo está en nuestra mano ponernos firmes y empezar a tomar las riendas de ella en vez de pedir deseos sin hacer nada, porque ellos pueden ser los que nos conduzcan a nuestro fin.
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Vaya, una historia que me estrujó el corazón, a veces la vida toma un curso que no podemos controlar, parece que el protagonista estaba atrapado y sin salida en esta vida.

    ResponderEliminar
  8. Que bonita historia, a veces la vida nos lleva a situaciones que no podemos gestionar.
    Lo más importantes cuando todo esta mal es conectar con la esperanza que a la vez es tener el deseo que las cosa mejoren.

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa, pues que final más trágico, aunque hubiera acabado de una manera u otra lo seria, vaya, que tanto la carcel como la muerte eran dos destinos poco apetecibles! es verdad que parece que hay vidas ya marcadas desde el inicio y no hay buena decision que tomar! besos

    ResponderEliminar
  10. Holaaa
    Qué final tan incierto... me deja sin palabras. Todos hemos pedido deseos a la luna alguna vez con la esperanza de que se cumplan algún día.
    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Holaaaaaaaaa!
    Que texto más profundo y con un final abierto, que deja a la reflexión.
    Creo que todos alguna vez hemos pedido algún deseo por necesidad de cambio, pero está todo en nuestras manos.
    Un besito, nos leemos^^

    ResponderEliminar
  12. Vaya historia tan extraña, creo que la que más entre todas las que he leído tuyas...Es casi mejor no saber qué depara el destino, cualquier decisión que tomemos lo cambiará y no podemos vivir condicionados como este indigente, bss!

    ResponderEliminar
  13. Me he quedado impactada, sin duda es un gran relato, que me deja una moraleja muy grande, pero al final el tomo una decisión, y obtuvo lo que pidió. Un relato corto, intenso, decisivo, me dejas pensando muchas cosas, muchos escenarios que sería de la misma magnitud, pues cuantas cosas en nuestra día a día, tomamos una decisión así.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

La gata salvaje

El cementerio de las almas buenas

12 metros

Volar