Un café, una mesa para cuatro


Un café, una mesa para cuatro
–Dime cariño, a que viene tanta urgencia.
–He estado ocupado estos días, ya sabes, por lo de la boda, y tenía muchas ganas de verte.
–Sí, la dichosa boda…
–No empecemos ¿vale? sabías que me iba a casar y no te importó.
–Pensé que te importaría a ti, ¿se lo has dicho a la novia?
–No, ella no tiene que saber nada, si se llega a enterar, me mata.
–Claro, la única tonta aquí, soy yo, soy tu paño de lágrimas, a quien acudes cuando discutes con ella, o cuando te sientes solo.
–Eso, no es verdad, tú sabes que te quiero mucho, e intento estar contigo el máximo tiempo posible, pero ahora, con lo de la boda, no tengo mucho tiempo, venga invitaciones, probar el traje, la comida, odio todo eso, no sé por qué no se ocupa ella y su madre, estoy harto, sería ideal saber la hora para llegar al altar, con eso ya sería suficiente.
–Que tonto eres, me tengo que ir cariño, ¿me llamarás?
–Sí, si no puedo llamarte, nos veremos en la boda. Un beso amor. Te quiero mucho.
6 minutos más tarde, en el mismo café, en la misma mesa.
–Amador, cariño, te he visto a través de la ventana. ¿Qué haces aquí?
–Hola, mi vida, ¿quieres tomar algo?, he parado un momento, tenía que ir al baño y de paso me he tomado un café.
–¿Con quién? veo dos tazas.
–No, yo solo, esa taza ya estaba aquí, ya sabes, en este café no es que se pasen mucho por las mesas.
–Amor, ya solo nos queda un mes, 30 días y seremos marido y mujer, estoy tan feliz, te quiero tanto, eres el hombre más maravilloso del mundo. No podría vivir sin ti.
–Yo te quiero más mi vida, ven dame un beso, soy yo el que no sería nada sin ti. Nuestra vida será maravillosa, nunca podré querer a nadie tanto como te quiero a ti.
–Me voy amor, tengo muchas cosas que hacer. Nos vemos más tarde ¿vale? te quiero.
2 minutos más tardes, mismo café, misma mesa.
–Vaya, menos mal que la he visto al entrar, porque si no, te hubieras visto en un compromiso.
–Hola, querida. ¿tenía pensado llamarte esta semana, pero estuve muy liado, con lo de la boda, ya sabes.
–Sí, ya sé, que soy la segunda en discordia, la única que ignora todo es la que al final será tu mujer, y yo, ¿Qué voy a ser?
–No puedo casarme con las dos, con Inés, llevaba mucho más tiempo de relación, es la que más se lo merecía.
–Si no te quisiera tanto, serías el hombre más fácil de odiar de este planeta. Dime que me quieres.
–Te quiero, muchísimo, lo sabes. No sé cómo estaré este mes, de tiempo, si no puedo llamarte, nos veremos en la boda ¿vale?
–Te odio. Llámame, busca un hueco y llámame, necesito estar contigo.
4 minutos más tarde, mismo café, misma mesa
–Amador, se me ha olvidado decirte algo, no sabes a quien me he encontrado, a Elena y a Marta. ¿No las vas a saludar?, o ¿ya las has saludado? Chicas, todo para vosotras, podéis pelearos por él, o podemos salir las tres de aquí e irnos a tomar algo.
1 segundo más tarde, mismo café, misma mesa.
Un hombre solo.


Comentarios

  1. Sugerente relato, los blog son estupendas experiencias. Saludos desde Chile.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias. Estoy de acuerdo que los blog son puertas abiertas para todos los gustos. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Vaya, vaya... solo espero que la boda se haya cancelado!

    Me gustó el relato, imaginé la escena, el café y a las chicas... a él desde el principio no le puse rostro, solo camisa blanca... me encantan este tipo de relatos.
    Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa
    wow pedazo giro al final!! La verdad es que al leerlo estaba deseando que tuviera un final así porque menuda cara tenía el hombre este, así que el final que tiene lo tiene más que merecido!
    Me encantan los relatos que nos traes y los giros que tienen
    un besazo

    ResponderEliminar
  6. Me he quedado pillada, ¿al final era la mujer y otra o la mujer y otras dos?
    Nunca he entendido estas situaciones en las que sabes que un hombre está con otra persona y siguen con el y encima le dice que la quiere... La quiere a ella o a la otra? porque está claro que a una no... Anda y que le den!

    ResponderEliminar
  7. Ostras, o sea que el tio estaba con dos y la futura mujer? madre mia... que pereza pensar en algo asi, lo peor es que casos habra que se lo monten igual que este don Juan de tu microrelato! por cierto me gusta cuando no hay escenario, solo dialogo! besos

    ResponderEliminar
  8. El final que le espera a los hombres infieles, quedarse solo, y a todas les dice lo mismo, es que esa escena es ya muy conocida, hay que tener cuidado de quien uno se enamora y que sobre todo no hagan perder el tiempo.

    ResponderEliminar
  9. Hola vaya historia. Al final era la mujer y la amante de su marido? Me he quedado intrigada jajaa. La verdad que es una situación difícil. No sé si yo perdonaría una infidelidad. Gran relato. Bs

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

La gata salvaje

Volar

No olvides que te quiero

Dos dientes