Ala Rota


Oteando el horizonte, con sus alas desplegadas volaba el águila, la reina de los cielos, sus ojos fijos en todo lo que en el valle se movía, alerta, buscando su cena.  A lo lejos divisó un conejo, su tranquilidad resultaba aterradora, ágil y a favor del viento planeaba en silencio, acercándose cada vez más a su presa.
El conejo ajeno a lo que se le venía encima, luchaba por desenterrar una raíz, también iba a ser su cena, estaba tan inmerso en lograrlo que había perdido el sentido del peligro.

El águila cada vez se acercaba más, lista para extender sus garras y atrapar su presa, ya casi a ras del suelo, un ciervo viendo el peligro, he intentado salvar a su cría, comenzó a correr con las astas señalando a la gran águila, ambos concluyeron en un colosal choque, el águila comenzó a rodar por la ladera, dejando mitad de su plumaje en tremenda embestida. A pocos metros del precipicio, logró agarrarse, no podía volar, tenía un ala rota, se sentía impotente, víctima y cena de otros depredadores. Poco a poco fue caminando, magullada, dolorida, subiendo aquella gran montaña, intentando llegar a su nido, un nido en lo alto, donde le gustaba estar, para poder escudriñar todo lo que se movía en aquel gran valle.

Llegó a su nido, cansada, agotada y herida, se recostó en las mullidas hojas y ramas, cerró los ojos pensando que no le gustaba su final, ella, era la reina de los cielos, la poderosa, la que todos temían, el viento era su aliado y las nubes su cobijo.

Con los ojos cerrados, pidió al aire, a la luna, al cielo que volviese a tener su ala lista para volar, que no podía vivir si no surcaba los aires, hizo una promesa, nunca más cazaría otras especies vivas durante el tiempo que le restase de vida, se alimentaría de carroña, aprendería a desenterrar raíces, cuidaría del valle.

Su deseo se cumplió, y a los dos días su ala estaba curada, y de nuevo pudo levantar el vuelo, los animales tan pronto la veían se agazapaban o se escondían temerosos de su poderío. 

Durante días se dieron cuenta que el águila no cazaba y todos salieron al valle, corretearon y descubrieron que tenían un aliado muy poderoso. El águila también descubrió que podía vivir sin cazar, podía compartir aquella hermosura de paisaje con todos lo que allí habitaban, y nunca le faltó algo que cenar.  



Comentarios

  1. Que bonito, me encantan los cuentos y en especial cuando tienen su moraleja.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!!
    Que bonito!!! Esto lo has escrito tu o sale de algun libro? has logrado que me metiese en el texto totalmente . Sentia mucha pena por la presa del aguila... Solo deseaba que se salvase.. Y la verdad es que he sentido alivio al ver que el agula no lo conseguía. Si lo has escrito tu, me gustas mas que muchos escritores. BSS

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa
    Oh que bonito este texto, sobretodo por ese giro final! creo que se puede sacar una metáfora muy valiosa, podemos vivir bien sin tener que pisar a los demás para conseguirlo
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa, que maravilla de relato, el aguila es majestuosa, y que penita el ala rota, pero este texto me evoca a las fabulas que tienen un mensaje y el final es para pensarlo, y es estupendo, porque me encanta todo lo que me hace pensar, no leer y ya está, que tenga algun fondo, y si es todo tuyo, GENIAL. besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Acariciando el alma

Un minuto del día

El cuadro

Abuelo

Venta de libros de segunda mano