Un cadáver para el jardín


Allí estaba ella, mirando aquella casa, contemplando aquel jardín, era ideal para plantar sus flores, adoraba la jardinería, se sentía dichosa cada vez que veía como sus plantas florecían al llegar la primavera.
La casa, era pequeña, con grandes ventanas, una valla de madera carcomida por las inclemencias del tiempo; no le importaba, todo lo que veía desde el exterior le gustaba.
El vendedor, llevaba una hora de retraso, sin embargo, ella, no se movió de aquel jardín, esperaría el tiempo que fuese necesario, aquella casa tenía que ser suya.
Cuando el vendedor aparcó su coche, la saludó con la mano, llegaba agitado, sudoroso, descamisado, le tendió aquella mano húmeda y ella simplemente la rozó, le daba asco tocarla. Se presentó, se disculpó por haber tardado, argumentando que había tenido una emergencia. Ella, no le dio importancia, sin decir nada, comenzó a caminar hacía la casa.
Él, la siguió, al tiempo que miraba su trasero y pensaba, que era una mujer muy guapa y con unas bonitas piernas. Al llegar a la puerta se paró, él, sacó un manojo de llaves buscando la adecuada, hablaba y hablaba de las mejoras que se habían realizado en el interior, de las calidades, de cuantas habitaciones tenía, y la invitó a pasar a la cocina.
Aquella casa, le había dado muy buenas vibraciones y una sensación de paz y tranquilidad, era una casa solitaria, tranquila, acogedora. Realizada la compra de la casa y firmados los papeles, quedaron en que se haría la transferencia al día siguiente.
Él, estaba feliz, estaba guardando sus papeles en la carpeta, cuando sintió un dolor agudo bajo el omóplato, notaba como sus pulmones se encharcaban, impidiendo el poder respirar. Se dio la vuelta mirando a aquella mujer, al tiempo que tocaba su espalda notando un gran cuchillo hundido en su cuerpo.
Ella, por primera vez esbozó una sonrisa, mientras miraba como el vendedor caía muerto a sus pies.
Cavó un hoyo en el jardín, arrastró aquel cuerpo y lo enterró, pensando que comenzaría una nueva vida en esa casa, y lo más importante, sus plantas crecerían hermosas, igual que habían florecido en las últimas 5 casas anteriores.


Comentarios

  1. Un relato muy entretenido. Como siempre un placer leerte. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias El Desvan de Vicensi, me alegra saber que sigue ahí.

    ResponderEliminar
  3. Llamame rara, pero me encanta cuando son las mujeres las malas malisimas, no se... es quiza un tema de justicia ya que siempre son los hombres los asesinos en serie y lo dudo... no se yo si con cadaveres crecen mejor las flores, espero que no te lea nadie obsesionado con la jardineria! besos

    ResponderEliminar
  4. Un relato excelente, creo que no debemos de hablar de feminismo en esta ocasión... Simplemente personas encima de otras.
    Me ha parecido maravilloso

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Holiii!!
    Pero, ¿quién es esa mujer? ¿Una asesina en serie? ¿una viuda negra? ¡¡no me quiero quedar con la intriga!! Y lo que me ha dejado de piedra es que da a entender como que lleva ¿5 muertos? ¡¡woooow!! ¿Habrá una continuación?
    ¡¡Bssos!!

    ResponderEliminar
  6. Me encantan tus relatos, siempre tienen un final inesperado y te dejan con ganas de más. Quién diría que probablemente ya haya matado a 5 más.

    ResponderEliminar
  7. Ofuuu qué sangre fría tiene la tía jajaj Tienes que escribir un libro pero yaa si solo con estos relatos nos dejas a todos en plan "que??". Nada, deseando saber más. Ya nos irás contando.
    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Hola wapa! Creo que con todos los pequeños relatos que nos vas contando podrias escribir un libro, lo has pensado alguna vez? bsss

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa
    Madre mía que relato más espeluznante, sobretodo el final con esa sonrisa! Claro, esta feliz porque ha conseguido lo que queria y su jardín lucirá maravilloso pero.. a que precio??
    Es una historia que pone los pelos de punta!
    Un besazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Acariciando el alma

Un minuto del día

El cuadro

Abuelo

Venta de libros de segunda mano