Perdón Eterno


Mi tiempo se acaba, pueden ser unas horas, o un día, todo lo vivido se quedará atrás, todas las personas queridas notarán un vacío, que con el paso del tiempo se irá llenando con otras alegrías, así es la muerte y así tiene que ser.
Sin embargo, mis últimos pensamientos, no son para mi familia, con ellos ya he tenido la charla: esa despedida que nadie desea escuchar. En primer lugar, he tenido una vida complicada en muchas ocasiones, si bien con grandes satisfacciones, que al final es lo que predomina.
Volviendo a mis últimos pensamientos, llevó varios meses pensando en una persona, de la que hace muchos años no me había acordado, su nombre vino a mi mente, una tarde escuchando por casualidad una conversación entre dos jóvenes, y los recuerdos saltaron con la risa de aquella muchacha.
60 años atrás, un hombre, me abrió su corazón, y mi única respuesta fue reír, no sonreír, sino reír, y abandonarlo, cuando más me necesitaba.
Al saber que me quedaba poco tiempo de estar entre los vivos, mi sentimiento de culpa se agudizaba, me sentía una mala persona, necesitaba pedir perdón y que me perdonase. Le busque y le encontré, ya no estaba con nosotros, se había ido, no tenía la oportunidad de decirle cuanto lo sentía, acabe por imaginar que ese sería mi castigo, pasar al otro lado con ese sentimiento de culpa, y vivir con ello eternamente.
Esta carta, es mi perdón, lamento tanto haberme portado de forma tan insensible, además de despreciable, por no haber sabido reaccionar a una explosión de sentimientos, que pocas personas tienen el valor de exteriorizar, siento mi comportamiento, el haberte abandonado cuando te sentías solo, ahora pienso que el estar a tu lado, aunque solo fuera como amigos, te hubiese ayudado, y yo, no sentiría esta culpa.
Solo pido que cuando cruce al otro lado, tenga la oportunidad de poder encontrarte y poder subsanar mi dolor, que seguramente es solo mío, que tú ya has olvidado todo aquello, ahora soy yo la que lo recuerdo en estos últimos momentos, porque todo lo malo vuelve, y ya que no tuve la oportunidad de hacerlo en vida, quiero hacerlo por este medio, dejar constancia de mi pesar y buscar mi remisión de alguna forma.
Te buscaré si puedo, y no dudes que te encontraré, te miraré a los ojos, y te abrazaré al tiempo, que te pediré perdón las veces que sean necesarias.  


Comentarios

  1. ¡Hola!
    Sin duda, un texto bello donde los haya.
    Muchas veces no somos conscientes que nuestros actos hacen no solo mella a las demás personas sino también a nosotros mismos. Quizás en el momento no le damos la importancia que debiera, pero con el tiempo, seguro que aparecen esos recuerdos esos porques, que hacen que recapacitemos.
    Lo malo es que muchas veces eso ocurre demasiado tarde.
    Así que, no apuremos el tiempo, porque sin duda la vida es muy efímera, y pidamos perdón, abracemos o lo que sea, a quienes debamos hoy antes que sea demasiado tarde.
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Holiiiii!!!
    Me ha parecido un relato precioso, y muy muy triste. Por eso, siempre digo que hay que pensar bien una cosa antes de hacer, o de no hacerla, porque siempre terminas arrepintiéndote de la decisión que tomes, sobre si es de ayudar a alguien.
    ¡¡Bsssos!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Mar :)

    Sin duda una historia muy triste pero lo bueno es que trae puntos de reflexión. Es verdad que no somos perfectos pero fijate que en nuestras imperfecciones cometemos errores terribles que le hacen daño a otros. Ojalá encuentres a esa persona y logren ambos sanar y reavivar su amistad con un nuevo comienzo.

    ResponderEliminar
  4. Hola
    Un relato precioso, aunque me ha parecido algo triste tiene mucho para reflexionar sobre él.
    Besos ^^

    ResponderEliminar
  5. Hola, guapa

    ¡Qué historia más triste! me dio mucha nostalgia, aunque al final deja una muy buena enseñanza, da para reflexionar mucho. No somos perfectos, eso es cierto y creo que lo mejor que podemos hacer es intentar remediar nuestros errores en lo posible para no hace daño a otros y seguir adelante.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Acariciando el alma

Un minuto del día

El cuadro

Abuelo

Venta de libros de segunda mano