La ultima raya de Elena


Elena, había nacido en una buena familia, adinerada, cariñosa, dedicados a esa niña que, consideraban su nacimiento como un milagro. Desde muy pequeña, todo lo que pedía, se le concedía, todos sus caprichos los recibía, sin apenas hacerles caso, su único motivo era saber hasta dónde podía llegar e incluso seguir pidiendo.
Durante sus primeros 18 años, fue desarrollando una personalidad egoísta, sin empatía, sin sentimientos de ningún tipo, solo pensaba en ella misma.
Llevaba tres años de fiesta en fiesta, probando todo lo caía en sus manos, utilizando a todo aquel que podía conseguirle algo, y luego lo desechaba, cuando consideraba que había perdido todo su valor.
En su 19 cumpleaños, utilizó la casa de sus padres en la playa, invitó a sus conocidos, y estos invitaron a otros conocidos, y estos a otros. Aquella casa se llenó de gente, personas que habían acudido por la juerga, no les importaba el cumpleaños de aquella chica, que la mayoría ni conocía.
Estaba ya medio borracha, bajando la escalera, cuando le vio, era León, le llamaban así, por su extensa melena rubia, su cuerpo de gimnasio y su altura, destacaban entre toda aquella multitud. Quiso a aquel hombre y lo consiguió, ambos se fueron a una de las habitaciones y él, le preparó la mejor raya que iba a probar en toda su vida, le decía que era una nueva composición, que notaría como volaba hasta lo infinito, y la bajada ni se notaba.
Elena, probó aquella raya y comenzó a flotar, miraba al cielo y veía como las estrellas habían formado un pasillo, y al final del mismo una luz blanca, que solo brillaba para ella. Se sentía feliz, alegre como nunca, flotaba como si su cuerpo no tuviese peso, quiso darle las gracias a León, y al darse la vuelta, la vio, allí tendida, con la cara desencajada, con espuma en la boca. León, intentaba reanimarla, tras varios intentos sin conseguir nada, la abandonó, y se mezcló con los invitados de la fiesta.
Elena, se quedó mirando su cuerpo, de pronto una neblina comenzó a ondular en el aire, hasta que se convirtió en oscuridad. Elena, ya no vio ni volvió a sentir nada.


Comentarios

  1. Un relato muy actual, lastima que en esta vida haya tantas Helenas. Como siempre un placer leerte. Un beso y feliz semana ❤️❤️❤

    ResponderEliminar
  2. Que gran escrito como hablar de adicciones de una manera metafórica, con dulzura y respeto pero siendo realista . felicitaciones

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Ostras, se me ha quedado el corazón en un puño, al pensar cuántas Elenas han habido y por desgracia pueden haber en un futuro.
    Es una pena enorme que las personas dejemos de amarnos de ese modo, porque, y ojo es solo una apreciación mía, pero no entiendo como puede haber personas que sea por las razones que sean, entren en ese espiral de autodestrucción. Quizás sea porque amo enormemente la vida, y pensando que de por sí es efímera, no concibo pensar que pueda hacer algo que haga se me escape entre las manos.
    Como siempre, un relato escrito a la perfección.
    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa, bueno supongo que aqui estan los peligros de varias cosas, por un lado de confiar en cualquiera para que te pase drogas y por otro, tomar drogas... el caso de Elena no creo que sea muy raro del que podemos encontrar en muchas ciudades y pueblos, a veces se busca vivir deprisa y todo tiene un precio! besos

    ResponderEliminar
  5. Nunca pensé que la historia terminaría así, suena ingenio pero pensé que la cosa iba ser que conoce a León y bueno se enamora y deja de ser tan egocéntrica pero NO me he equivocado. La última raya de Elena que buen titulo y como lo has usado para contarnos el final de ella, es increíble.

    Gracias por compartir :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué relato más bello! Es intenso, desgarrador y al mismo tiempo certero en el mensaje. Es necesario concienciar sobre las adicciones y de como una fiesta puede convertirse en un no retorno. Enhorabuena por la forma en la que te adentras en nuestros corazones con tus mensajes. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Acariciando el alma

Un minuto del día

El cuadro

Abuelo

Venta de libros de segunda mano