Bajo el cielo


Bajo el cielo azul Katy disfrutaba de su nube blanca, la llamaba así por su textura, su color puro, su aroma a agua de manantial, gotas de rocío que brillaban como diamantes que traspasaban la luz recreando todos los colores del arco iris, un día decidió que sería su espacio en las alturas alejada de todo mal.

Katy, se había mudado hacía mucho tiempo, quería ser libre, construir su morada, viajar con el cielo azul por encima y los verdes prados por abajo, sin embargo, llevaba unos meses observando que cada día su nube menguaba, no sabía el motivo, no quería que aquel pequeño espacio se deshiciera como el hielo, intentaba buscar otra que fuese tan blanca como la suya, pero no encontraba ninguna igual, todas eran negras o grises.

Sabía que tan pronto se quedase sin su nube, está se convertiría en agua y ambas caerían a la tierra, no quería vivir entre aquellos campos verdes con todos aquellos peligros acechando, deseaba conservar su refugio.

No recordaba momentos tan felices desde que descubriera aquella pequeña nube blanca, podía esconderse, no permitir la entrada de aquellos seres malvados que querían perturbarla, hacerle daño, aprovecharse de su inocencia. Volver sería caer de nuevo en la negrura del sufrimiento, del dolor. Regresar acabaría con su alma, su espíritu.

Abrir los ojos le recordaba retornar a las pesadillas, las horas en vela pendiente de los peligros de aquel monstruo que quería habitar dentro de ella, que la utilizaba como si de una muñeca de trapo se tratase, sin consideración, con la única intención de destruirla física y emocionalmente.

Sus ojos querían permanecer cerrados, en aquella nube no había peligro, estaba a salvo, los depredadores no podían acceder, no podían humillarla, ni hacerle daño. Se quedaría ahí todo el tiempo que pudiese, hasta que sus heridas sanasen, hasta que su cuerpo se uniese a su mente y juntos pudiesen destruir al maligno.



Comentarios

  1. ¡Hola!
    Creo que todos buscamos en nuestra vida una nube que nos permita estar a salvo, y cuando la encontramos nos aterra el hecho de perderla.
    Pero tenemos tener presente que eso puede ocurrir, y que si pasa, estar preparados para todo lo que tenga que llegar.
    Además, aunque es bueno vivir en una nube, también es necesario no depender de ella, y eso solo lo conseguiremos si somos fuertes.
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Hola, como siempre has conseguido sorprenderme. Me ha encantado que la protagonista de esta historia, busque amparo en esta nube, como ocurre en la vida real, pero como Mi meta mi salud, opino que hay que saber vivir también son esa protección. Gracias por compartir, un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola. Entiendo que esa nube es su refugio, su lugar seguro. Me muestra miedo a la vida, a vivir, y me produce desasosiego y mucha inseguridad. Todos debemos de esperar ese momento de armonía y dar el primer paso para disfrutar de todo lo que tenemos a nuestro alcance. Creo que todos estamos en nuestra nube en algunos momentos puntuales, pero salimos como valientes. Estupendo relato para reflexionar. Espero haber entendido el mensaje. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Creo que de alguna manera todos tienen un refugio al cual aferrarse, un lugar donde reina la armonía y nos mantiene alejados del caos de la realidad y sus problemas, debemos de cuidar ese refugio.

    ResponderEliminar
  5. ¿Dónde dices que se encuentra esa nube protectora que me voy para allá corriendo? Hay peligros a nuestro alrededor pero al final tenemos que convivir con ellos, ya que no podemos estar en una burbuja...Ojalá ser como Katy, sin más preocupaciones, bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

El jardín de Dondiego

Noches Felices

El músico

El autobús de las seis