Rabia

A los 14 años, había formado un muro de hormigón alrededor de su corazón, no dejaba entrar a nadie, ni permitía que las emociones le nublasen el pensamiento. A los 15 años, de ese hormigón salieron vigas de desprecio, odio, hacía todo lo que veía, rabia hacía las personas que se le acercaban con un algún gesto cariñoso. A los 16 años, ya había pasado por dos correccionales, su rabia la descargaba contra el mobiliario urbano, contra objetos, incluso contra coches aparcados en alguna zona que le molestaba.

Estaba enfadado con el mundo en el que le había tocado vivir, para él, era un castigo, siempre estaba solo, no sabía lo que era compartir sentimientos ni lo material.

No conocía a su padre, su madre, trabajaba 18 horas al día, no tenía tiempo para él, ella era una mujer con una vida difícil, no sabía expresar afecto. Durante años, creía en la mala suerte que le había tocado con ese hijo, lo culpaba de todas sus malas acciones, no se daba cuenta que ella también tenía su parte de culpa, y un día, decidió acabar con todo, dejar este mundo junto a su hijo, nadie les echaría en falta, no les llorarían, ni se acordarían que habían existido.

El destino quiso que un vecino los encontrase medio muertos en la cocina, la ambulancia llegó a tiempo de salvarlos a los dos, y partir de ese momento, todo cambio, una buena persona, vio en ellos algo que nadie había visto, vio a dos seres buenos que no sabían quererse, expresar sus emociones, ni transmitir. Le llevó tiempo derrumbar aquellos muros, y, lo consiguió, toda aquella rabia se había convertido en serenidad, en emociones, en saber dar y recibir, en mirar al mundo de forma distinta. Comprendieron que, aunque el mundo era cruel, lo podrían sobrellevar siempre y cuando estuviesen juntos y supiesen quererse.


Comentarios

  1. Una historia muy triste pero con un final feliz. No todos somos buenos asimilando nuestros sentimientos y sobrellevar la vida y es que la vida es abrumadora y si no tenemos un buen apoyo podríamos caminar lugares oscuros. Ojalá que todos los finales fuesen asi en donde consigues a alguien que te apoya.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Una historia muy interesante y triste hay muchas razones, donde sentimos rabia y está historia es tan real o existen casos similares es conmovedor agridulce pero buen final.

    ResponderEliminar
  3. Hola, linda

    Una historia sin duda muy conmovedora y triste, pero que deja una gran lección. La vida algunas veces puede ser difícil y dura, sobre todo para los adolescentes que crecen sin sus padres. Lo bueno es que siempre se puede cambiar y enmendar un poco los daños.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por haber pasado por el blog, y en especial que os haya gustado la historia.

    ResponderEliminar
  5. Hola, esta historia es muy deprimente, pero por lo menos tiene un feliz final y sobre todo nos hace valorar a muchas personas lo afortunados que somos y sentirnos orgullosos de lo que hemos logrado. Aunque me ha hecho llorar, también me ha encantado.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado leer tu relato y me gusta que haya tenido un final feliz. Un beso y feliz finde ❤️❤️❤

    ResponderEliminar
  7. La historia comienza con algo que me gustó mucho por lo veraz que es en lo que puntualiza: el adolescente lleno de furia y resentimiento debido a esa desubicación. Desafortunadamente solo el tiempo mismo le hace entender a la persona que esos tiempos de su juventud era para explorar y llenarse de vivencias de todo tipo, placenteras y dolorosas pero sobre todo experimentales y con el afán de crecimiento como ser humano. Ya el adulto es quien se da cuenta que por más asquerosa que estaba esa realidad y mundo siendo adolescente, no era tan malo, pues a fin de cuentas y con todo, estaba joven y con vitalidad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

¿Podemos hablar?

Acariciando el alma

El cuadro

Un minuto del día

Sorteo: Te estaré esperando