Píntame una rosa roja


Se había sentado delante del ventanal, con una hoja en blanco y varios lápices de colores, a través del cristal podía ver el jardín, lleno de rosas rojas, habían florecido para ser admiradas, se movían al compás del viento y solo les faltaba bailar, seguramente lo hubieran hecho si en ese momento sonase música.

Comenzó pintando la silueta de una rosa, sus pétalos, su tallo, sus hojas, y pasó a darle color, un color rojo brillante, mientras la pintaba, pensaba en cuanto amor había en aquella pintura. Ese ritual lo llevaba haciendo todos los 18 de febrero.

Recordaba cada palabra, cuando por primera vez le regaló una rosa roja natural, se había enfadado mucho, no quería que una rosa cortada le recordase su amor, esa rosa se marchitaría y se moriría, y ella no quería eso, deseaba algo que perdurase, y prefería una rosa pintada por la persona amada, la guardaría para siempre y jamás perecería.

Le pareció tan hermosa y tan sentida aquella reflexión, que nunca más regaló flores vivas, las pintaba para su gran amor. Ese día era su aniversario y quería regalarle lo que más le gustaba.
Se arregló con aquel jersey que a ella tanto le gustaba, algunas veces lo había usado, y aún perduraba su perfume, guardó en su bolsillo aquella rosa roja pintada y caminó con decisión, recordando aquel rostro que siempre le miraba con admiración, aquellos ojos que desde lo más profundo irradiaban amor, aquellas manos pequeñas que cuando le acariciaban, su vello se erizaba, porque sentía que cada una de aquellas caricias le transmitían un amor puro y sincero.  Unas lágrimas bajaron apresuradas por sus mejillas, y se detuvo en el camino, para coger aliento, la quería tanto, que le dolía pensar y recordar cada momento pasado.

El epitafio lo había decidido él mismo “Hermosa mujer, de corazón puro, que amó y fue amada”. Se arrodilló y le entregó aquella flor, no había mucho que decirle, ella ya lo sabía todo, sin embargo, todos los años tenía algo que contarle, algo nuevo que había nacido en su corazón desde que ella no estaba.
      Mi amor, hoy es nuestro aniversario, no me olvido, nunca me olvidaré, te regalo lo que más te gusta una rosa roja pintada, para que la conserves en tu corazón junto con todas las otras y poco a poco, vayas formando un ramo, hasta que llegue junto a ti, y podamos compartirlo.  Siempre te amaré, siempre estarás conmigo, ya que no podré olvidarte.




Comentarios

  1. Una historia muy entrañable. A mi también me gustan las rosas rojas. Un beso

    ResponderEliminar
  2. A la mujer que más me afectó en mi vida no le gustaban las rosas rojas, curiosamente. Decía que le gustaban los tulipanes.

    ResponderEliminar
  3. La historia es muy nostalgica y te hace sentir todo el amor que le expresa a traves de la pintura, y se siente como hace un acto tan personal. Esta excelente el retrato!

    ResponderEliminar
  4. Una forma hermosa de expresar el amor por el ser querido, así ella no esté en físico de alguna forma si está presente. Una buena historia que nos hace pensar en nuestros seres queridos :) Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
  5. Hola,

    Es un texto muy bello y con gran sentimiento. Creo que cuando se nos van lo mejor es recordarlos en lo mejor que nos dieron y que les dimos nosotros a ellos. Gracias por compartirlo con nosotros.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  6. Me encantan las rosas!! Y al igual que a ti me daba pena cortarlas..como el resto de las flores. Se que mueren y me quedo un poco plofff. Hay mil formas de demostrar el amor, no solo con las rosas.. A veces un pequeño detalle llega al corazón y se saltan las lagrimas de los ojos. BSS

    ResponderEliminar
  7. Es cierto que las flores son hermosas pero duran poco y al final un dibujo se puede conservar por años. Aunque la de ese 18 de febrero ella ya no vaya a verla. Es bonito ese tipo de amor que perdura a pesar de todo, bss!

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa
    Ay me ha gustado el texto, es genial que puedas hacer relatos con temáticas tan diferentes
    Las rosas siempre han significado mucho para mi, por mi madre, que siempre le han transmitido
    Un besazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Acariciando el alma

Un minuto del día

El cuadro

Abuelo

Venta de libros de segunda mano