Última entrada publicada

Las puertas

  Las puertas Demasiadas veces lloraba cuando cruzaba la entrada que la llevaba hasta la más oscura de las penumbras, horas y horas con la tristeza aflorando sin saber cuál era el temor de cruzar el patio de los recuerdos, aquel espacio donde las almas se reunían para recordarle que ya no estaba viva, que el tiempo regalado había terminado, que simplemente quedaba lo que habías sido, hecho o vivido. No sentía que perteneciese a ese espacio, a ese tiempo, se habían equivocado, no podía ser que le arrebatasen su vida, le quedaban demasiadas cosas por hacer, por decir, por soñar, sin embargo, allí estaba entre aquellos sin expresión, sin pasión, sin sueños, sin ilusión. Recorrió con pasos apurados aquel tramo en busca del culpable de su situación, no renunciaría a su deseo de volver a vivir porque alguien más poderoso lo hubiese decidido, le tendría que dar una explicación y sin duda que la pediría. Aquel trecho nunca se terminaba, caminaba mirando a los de su alrededor sin que nadi

Sin respirar se está mejor

Sin respirar se está mejor


Paseaba por aquellos parajes donde la paz, la tranquilidad, era lo que más le llamaba la atención, además de no sentir dolor ni pena. Era un ser de luz, en 10 minutos había recorrido todo el mundo, iba a donde la mente imaginaba, le parecía estupendo poder visitar todo lo que le hubiera gustado ver cuando respiraba.

De pronto, sintió un dolor insoportable, volvía a respirar, escuchaba voces, ruidos, lloros, varias manos tocando su cuerpo, no podía soportar aquel dolor, quería moverse y no podía, se sentía impotente, sin poder hablar, reír, llorar, solo respiraba.

Al momento todo se volvió oscuro y otra vez era un ser de luz, quería decirles a aquellas personas que le tocaban, que le dejasen tranquilo, porque no quería volver a respirar.  

Entonces la vio a ella, su compañera, su mujer durante tantos años, su confidente, su amor, su vida. Allí estaba, abrazada a aquel cuerpo, besándolo, y suplicándole que luchase.
Recordaba cada momento vivido a su lado, cada gesto, cada caricia, durante años habían estado juntos, compartiendo las penas, las alegrías y se habían amado tanto que ahora no podía dejarla sola.

Se acercó a ella y notó todo su dolor, al instante, él también sentía dolor, volvía a respirar, la tristeza, la ansiedad le devoraban, estaba mejor sin respirar, sin embargo, tampoco quería que ella sufriese.  La quería, la adoraba y por ella intentaría regresar. El ser de luz, intentó volver varias veces, y él, se negó a seguirlo, por ella, por la mujer que más había amado en su vida, no le importaba sufrir, con tal que ella dejase de llorar.

Una vez estabilizado, el ser de luz, ya no volvió, ya no sentía aquel dolor, sentía el amor que ella le transmitía con sus manos agarradas a las suyas, sentía que aún tenía mucho por lo que vivir a lado de aquella mujer.

Había estado sin respirar y se encontraba bien, feliz, y ahora respiraba y se encontraba mejor, más feliz que nunca, porque tenía a su lado lo más importante, y lucharía por seguir respirando.


Sin respirar se está mejor

Comentarios

  1. Al final siempre es el amor el que se impone. Me gustó mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Mi primera vez por aquí. Me gusta tu estilo
    un abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa
    AY me ha encantado este post, me gusta mucho como expresas y el estilo que tienes para crear es alucinante! ME encanta leerte
    Y me gusta cuando eliges temas tan profundos como es el amor
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Qué ganas de convertirse en un ser de luz y poder abrazar y sentir cerca aquellos que se marcharon antes de tiempo. En estos días tan difíciles que vivimos la despedida de nuestros seres queridos se ha truncado. Gracias por plasmar en un relato tanto emoción contenida. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muy emotivo el relato que nos ofreces hoy, el amor parece que siempre triunfa, es quizás lo más bonito que experimentamos en nuestro paso por este plano.

    ResponderEliminar
  6. Holaaa
    Creo que me he vuelto adicta a tus relatos. Además se nota una evolución o soy yo que cada vez me van gustando más (de lo ya me gustaban claro). Emocionas!
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Holi, Un relato más el cual me dejas sin palabras. me gusta mucho tu estilo y tu manera de expresarte !
    El amor , un tema muy profundo y difícil de explicar
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Es sin duda un relato, o al menos a mí me lo a parecido, de esos en que te das cuenta que el amor, pero el puro, es más fuerte de lo que jamás podremos lograr a creer.
    Elegir volver, aunque a priori le doliese solo por y para ella, pudiendo ser "libre", gozar de tranquilidad y una libertad sentimental, porque ya sabemos que los sentimientos, aunque bonitos, nos atan de un modo u otro, es un grandioso acto de amor. Además a sabiendas que, le dolia tanto cada "regreso".
    Así que me alegra que ese dolor desapareciese y que esas fuerzas las focalizase en respirar, en vivir. Porque y más con lo que vivimos, vivir se ha vuelto en algo más bonito de lo que pensábamos.
    Besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.