Ansia de deseo 2


Si no has leído la primera parte, te dejo el enlace para que la leas y puedas seguir con esta que es la segunda parte de Ansia de deseo.

La decisión que había tomado, sabía que no era la más adecuada, pero ella se sentía bien, y eso era lo principal, nunca se hubiera imaginado tomar esa salida, si no fuese porque estaba dolida, furiosa, se sentía traicionada tanto por la parte de su marido como por la de su mejor amiga.
Tras agarrar a su marido por la solapa y hacerle el amor en la encimera de la cocina, se levantó y se fue al baño. Él, casi no podía moverse, estaba extasiado, nunca su mujer le había hecho tan feliz, necesitaba seguirla, abrazarla, besarla, decirle cuanto la quería. Se levantó y la siguió al baño, la abrazó por detrás y la besó en la nuca.
—Cariño, ha sido maravilloso, me has hecho el hombre más feliz del mundo, no puedes imaginar cuanto te quiero.
—Lo sé, para mí también fue maravilloso.
—Estuve pensando que hoy podría dedicarte todo el día, podríamos ir a pasear, a comer, ¿Qué te parece?  —Él había dicho esas palabras con ternura y muy sinceras.
—Pues… no, voy a vestirme, hacer la maleta y dejarte.
—¿Dejarme? ¿A dónde vas? —Las dos preguntas habían sonado con voz temblorosa.
—Lo más lejos posible de ti, no quiero volver a verte. —Ella, hablaba con tranquilidad, sin levantar la voz, casi con dulzura.
Eso a él lo desconcertaba, pues no podía distinguir si estaba de broma o enfadada.
—No entiendo cariño. No entiendo nada. ¿Qué me quieres decir?
Ella dejó de hacer la maleta, le miró, respiró hondo, no quería perder la calma, quería mantener esa actitud, sin levantar la voz.
—¿Qué es lo que no entiendes? ¿Qué me vaya? Pues entiéndelo, ahora vas a tener tiempo para buscar a mí mejor amiga y retozar con ella.
Él, se quedó blanco como la nieve, no esperaba que ella supiese de la aventura que había tenido con su amiga. No sabía que decir, como actuar, la notaba tan calmada que le asustaba, no era lo normal, sin embargo, intentó disculparse, fue lo único que en ese momento se le ocurrió.
—Cariño, lo siento —Había dicho esas palabras casi inaudibles —Solo, ha sido una vez, y todo fue un error, comenzamos a hablar…
Ella le interrumpió, con la mirada fija en sus ojos, en este caso, sin poder evitar levantar la voz.
—¿Un error?, vaya, ahora se le llama error, que pena me das, que pena me dais los dos.  Habéis perdido todo mi respeto, el daño ya está hecho, y no hay vuelta atrás y pensándolo mejor, vas a hacer tú la maleta y te largas, no te quiero volver a ver, busca a tu amiguita, y que te recoja en su casa.
Vació su maleta y comenzó a llenar la de él, la puso en la puerta y la cerró. Apoyada contra aquella puerta, lloró, lloró mucho, no había nada peor en el mundo que la traición de las dos personas que más quería.  Cuando ya no tenía más lagrimas que derramar, se hizo una promesa, no volver a llorar más por ellos, se repondría y saldría adelante, se lo merecía, estaba segura de ello.



Comentarios

  1. Me gusta el relato, las mujeres valientes y decididas como la protagonista me encantan. Un placer leerte. Un beso y feliz finde ❤️❤️❤

    ResponderEliminar
  2. Hola :)

    Que buena historia, me dejó sorprendida Mar, escribes muy bien por cierto. Me gusta la actitud de la mujer, es muy fuerte y al mismo tiempo de cierta manera vulnerable. Muy buena, ojalá Ansia de Deseo tenga una tercera parte :)

    ResponderEliminar
  3. Hola! Tanto la primera parte como está son muy interesantes, intensas y muchas emociones, sentimientos, están plasmado en el post. Me gusta el que creo hasta ahora cómo terminó, creo que casi todo el mundo hemos vivido algo similar, la traición de personas que queremos. Siempre que puedo leer tus post, me trasporta a imaginar cada instante además, la redacción todo deja un increíble sensación y emociones. ¡Esta excelente!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

La gata salvaje

Volar

No olvides que te quiero

Dos dientes