Malditas voces


Con la habitación en penumbra, sentado en aquel viejo sofá, que ya había sido de su abuelo, miraba por la ventana, la noche era oscura, le temía a la noche, cuando todo estaba en silencio, las voces de su cabeza se ponían de acuerdo para atormentarle. Fijó su mirada en la única farola puesta en la calle, parpadeaba, como queriendo pasarle un mensaje, la luz intermitente le producía jaqueca, no podía seguir mirando, cerró los ojos y escuchó aquellas voces, solo escuchaba ruido, pero estaban ahí, no podía echarlas, no podía deshacerse de ellas, sabía que cuando fuesen claras, le harían hacer algo que no quería, estaban en su mente, para martirizarlo, para obligarle a hacer daño a otros.

Él, no quería hacer daño a nadie, solo quería estar tranquilo en su casa, esas voces no le dejaban descansar, eran aterradoras, le explicaban que tenía que hacer y cuánto daño infringir, voces del infierno, de lo más profundo de la maldad, aparecían en su cabeza haciéndole perder toda su humanidad.

En la acera, se paró un coche con una pareja de jóvenes, hablaban en alto, se reían, se besaban y se acariciaban, se quedó mirándolos, ellos, no lo podían ver, de pronto las voces se calmaron, y escuchaba con claridad, lo que tenía que hacer y cómo.

La joven, se bajó del coche y atajó por el jardín, la conocía, era su vecina, una joven hermosa, que le gustaba mucho la fiesta.

Se levantó de su sofá, salió por la puerta de atrás, y esperó a que ella pasase, la cogería, le taparía la boca y le haría todo lo que esa voz le decía.
Esperó agazapado tras unos matorrales, mientras la joven, daba dos pasos atrás para despedirse de nuevo de su novio, el cual, sin pensarlo, arrancó el coche y abandonó la calle sin esperar que su novia llegase sana y salva a su hogar.

Ella, caminaba feliz por aquel atajo, sabía que era oscuro, no tenía miedo, el hombre que vivía en esa casa, no parecía mala persona, no era muy hablador, parecía un poco baboso cuando la miraba, sin embargo, no le temía.

Él, estaba agazapado, esperando a su presa, sabía todos los movimientos que tenía que dar, sabía cómo tenía que hacerla sufrir, como acabaría con la vida de aquella joven, porque sus voces así se lo decían, y era la única forma que se callasen por un tiempo.

Se despertó en su sofá, tembloroso, sudando, aterrorizado, ¿lo había hecho? 
Ya era de día, vio como la joven pasaba corriendo por delante de su jardín, siempre usaba aquel atajo, esa noche se había salvado, ¿y la próxima?



Comentarios

  1. Foi um pesadelo. Escutamos as vozes e não podemos fazer caso delas. Temos de calar as vozes que nos fazem sofrer.

    Cumprimentos
    Os Piruças

    ResponderEliminar
  2. Wow Mar! :D

    Muy distinto a lo que suelo leer de tí pero ME GUSTÓ! desde el principio te deja atrapado, claro que es oscuro pero un poco de escalofríos es bueno. El toque de las voces en su cabeza y encima no recuerda si atacó a la chica ufffff! Like it!

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa
    Uff que tensión! Me he pasado todo el texto sin saber que iba a pasar al final, y cuando despierta... como sabe si lo ha hecho o no? Quizá la está viendo correr por la calle pero en realidad es un sueño eso...
    muy interesante!
    un besazo

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa, pues tu relato me ha hecho pensar en unas estadisticas que miraba el otro dia sobre psicopatas y su integracion en la sociedad, pues creo recordar que hay un 3% puros pero luego un 10% integrados en la sociedad, esta claro que el de tu relato se cuenta entre los segundos, los que dan mas miedo porque parecen personas normales hasta que un dia... besos

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, a veces me gusta dar saltos en mis escritos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

La gata salvaje

Volar

No olvides que te quiero

Dos dientes