Esto no es lo que parece

 


Esto no es lo que parece

—¿Se puede saber por qué estás desnuda y a oscuras?

—¡Vaya! ¡Qué sorpresa! ¿Tú no tenías que estar volando? —Se tapó con la sábana, no es que le diera vergüenza que la viera, pues la había visto muchísimas veces, sin embargo, la sorpresa de verlo en la puerta de la habitación, la hizo ruborizarse.

—Se me olvidó el pasaporte, te he estado llamando y tenías el teléfono apagado, por lo que no me quedó más remedio que aplazar el viaje. Y aquí estoy, con este panorama, ¡de verdad que no me lo esperaba!

—Sí, el teléfono lo apagué, y en cuanto al panorama, tenía calor.

—Pues debes de ser la única en la ciudad que tiene calor, fuera estamos a menos cinco grados. ¿Hay algo que tenga que saber? —Recorría la habitación con la mirada, en el fondo sabía que aquello no era normal, o habitual, o algo que ella hiciese, ¿o realmente sí?, sería algo que hacía mientras él no estaba. Sus ojos se fijaron el armario, una de las cuatro puertas no estaba cerrada del todo. A pesar de ello, no se movió de la puerta.

—¡Cariño, esto no es lo que parece!, no te hagas ideas raras. Simplemente me apetecía desnudarme.

—La típica frase, no esperaba que la dijeses, pero bueno, si esa es tu explicación, la aceptó. —Apagó la luz y cerró la puerta de la habitación. Se quedó un rato esperando algún ruido, alguna voz, algún sonido. Nada, no escuchó nada. Bajó al despacho a buscar el pasaporte.

Con una bata sobre su cuerpo desnudo, le siguió y se paró delante de la puerta, lo miraba y se ponía en su lugar, ella si pensaría cosas raras.

—¡Vamos, amor!, no supongas lo que no es, nosotros dos estamos bien, somos felices, no lo estropees por un simple capricho de mujer fantasiosa.

—¿Y cuál era la fantasía? ¿Yo también estaba en ella? —la miraba y quería creerla, estaba tan enamorado, que solo imaginar que podría estar con otro le hacía hervir la sangre.

—Por supuesto, no lo dudes, nunca tendría una de estas fantasías sin ti. Si tienes tiempo, la podemos hacer realidad, ¿qué te parece?

Encendió la lámpara que estaba a la derecha del sofá, le daría tiempo a ir a buscar un refresco.  Habían anunciado unos minutos de anuncios. Se dirigía a la cocina pensando que, si fuese él, ya hubiese mirado en el armario.


Esto no es lo que parece

Comentarios

  1. Mi querida Mar, has logrado, claro que lo has logrado, tenernos palpitando en cada uno de tus escritos para intentar descubrir entre las líneas cuál será la sorpresa, y siempre logras unos finales increíbles. Siempre admiraré tu imaginación.
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  2. Lo peor de todo es que el astado es el último en darse cuenta de que lo es.

    ResponderEliminar
  3. Hola, hace bastantito tiempo que no paso por acá pero cada vez que lo hago me gusta mucho, siempre escribes cosas tan bonitas desde mi punto de vista, alguna vez has pensando en hacer una compilación de lo que has escrito y publicarlos, personalmente creo que te iría super bien.
    Saludos desde Kiwybooks!

    ResponderEliminar
  4. Uy pobrecito , genial relato. Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que la situación era muy, muy sospechosa!Jajaja
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, gracias por el relato, ha resultado ser de lo más intrigante.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  7. Estupendo relato! Ese armario...je je je. Era confiado el hombre y bien pensado. Yo...no sé, creo que abro la puerta del armario para coger algo... Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. haha if I was this man I would open this wardrode!

    ResponderEliminar
  9. Para poner cuernos hay que ser muy astuto y tu protagonista lo es. Me ha gustado mucho, nos haces picar el anzuelo y al final, casi cuando ya creemos que no pasaba nada ¡PUM! Buenísimo.

    ResponderEliminar
  10. Wow me ha encantado, gracias por el texto.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Astucia de mujer. El amor jode hasta el punto de no notar los cuernos en la frente. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  12. Darse cuenta de la verdad a veces es algo terrible...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.