El bus de las ocho

 


El bus de las ocho

—¡Buenos días!, creo que el bus de las ocho, ya pasó ¿verdad?

—¡Pues sí!, pero no se preocupe, no tardará en pasar el siguiente. ¿Lleva prisa?

—No, la verdad es que siempre voy con tiempo suficiente. ¿Y usted?, es la primera vez que lo veo en esta parada, y llevó ya diez años utilizando este bus.

—No voy a subir, me he resguardado del frío y de esta llovizna, que parece que no moja y te acaba calando.

—Es cierto, si tiene prisa, le puedo dar mi paraguas, el bus me deja delante de casa de mi hija. Voy todas las mañanas para llevar los nietos al colegio.

—Muchas gracias, amigo, pero voy a esperar aquí un rato. Seguramente no tardará en llegar su bus y así también hablamos un poco.

Los dos hombres se sentaron en el banco de la marquesina, la temperatura era de muy pocos grados y el frío traspasaba los gruesos abrigos que ambos llevaban.

—Me llamo Paco, ¿y usted?

—Gabriel, ¡encantado de conocerle, Paco!

—Lo mismo, ¿tiene usted nietos?

—No, no los tengo. ¿Y usted cuantos tiene?

—Tengo dos, dos niños. Solo tuve una hija, mi mujer se murió muy joven, y nunca me he vuelto a casar.

 —¡Vaya! ¡Lo siento mucho!, ¿Entonces no ha tenido una buena vida?

—Bueno, la vida es así, cosas buenas, malas, muy malas, regulares, simplemente hay que aceptar como viene y siempre intentar mejorarla.

—¿Y se arrepiente de algo?

—¿Arrepentirme?, nunca, todo lo que he hecho en su momento era una decisión, y ese cúmulo de decisiones, buenas o malas, me trajeron hasta aquí, a lo que soy, a lo que he sido, y ¿de qué me valdría arrepentirme? ¿Y usted, se arrepiente de algo?

—Hubo una época en la que me arrepentía por todas las decisiones. Pero, como usted dice, también me trajeron hasta donde estoy ahora, y una vez se acepta, todo es más fácil.

—Así es, amigo Gabriel, no hay que contrariar a la vida, pues la decisión tomada ayer, seguramente no sería la misma que se tomaría mañana, por eso somos así, con defectos y virtudes.

—Bueno, me ha encantado conocerlo, parece que paró de lloviznar, y a lo lejos veo su transporte. Un placer y le deseo un buen viaje.

A las dos horas encontraron a Paco sentado en el banco bajo la marquesina. Su alma viajaba, mientras su cuerpo ya no sentía frío.


El bus de las ocho

Comentarios

  1. Muchas veces la de la guadaña llega sin avisar.

    ResponderEliminar
  2. Un cuento para reflexionar y que despierta emociones. La vida son cuatro días y ya pasaron dos...disfrutemos. Me ha encantado,

    ResponderEliminar
  3. Pobre Paco murió en cierto estafo paz. Buen relato te deja pensando . Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  4. Nice information I appreciate your content! You provide very useful data. This post give me lots of advise it is very useful for me. Thanks for sharing this piece of information. Keep posting all this kind of information.

    disneyplus.com/Begin

    ResponderEliminar
  5. Oh, un final inesperado y, aunque triste, deja la sensación de que el hombre ya había aceptado su final.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. This is a very educational and helpful blog post through which I have learned a lot and I would like to commend you for this excellent work which I consider to be very useful for me and other readers, please continue, thank you.
    Spotify.com/pair

    ResponderEliminar
  7. Y es así la vida, pero los humanos lo solemos olvidar. Al menos Paco se fue a su viaje final tranquilamente, en paz. Linda narración.

    ResponderEliminar
  8. Hola,
    La vida es efímera y hay que aprovecharla al máximo y aceptar las decisiones tomadas, buenas o malas. Gracias por el relato.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  9. Hola, un relato muy interesante, me ha gustado leerlo.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  10. Un relato bien reflexivo, aparte de bueno. Valdría la pena de releer... De nada sirve arrepentirse, todo está correcto en el momento propicio aunque no nos lo parezca, o a los demás. La vida nos va trayendo lecciones y hay que tomar decisiones, y si hay errores, pues solo es eso.
    Me ha encantado, Mar. El final, como siempre, sorpresivo y bueno.
    Un abrazo, y feliz semana :)

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué inesperado final! Me ha dejado sin palabras.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖
Gracias a Pixabay por las imágenes

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.