Men and Men

Dos hombres en la barra de un bar, uno de ellos tomando un whisky solo y el otro un whisky con hielo. No había demasiada clientela, en una de las mesas más apartadas, donde la oscuridad era más persistente una pareja se abrazaban y se besaban.

El primer hombre miraba una fotografía, el segundo de vez en cuando miraba su teléfono móvil, por momentos sus miradas se cruzaban llegando a pensar que los dos estaban allí por motivos similares.

Una de las miradas cruzadas fue más larga de lo normal, fue intensa lo que invitó al primer hombre a llevar la iniciativa, pidiendo otro whisky al tiempo que le decía al camarero que le pusiese otra copa al segundo hombre.

El segundo hombre aceptó la invitación y se acercó para presentarse al tiempo que le daba las gracias. Comenzó así una conversación que los dos necesitaban, ambos precisaban de un desconocido para sincerarse y desahogar la situación que los había llevado a aquel bar.

El primer hombre había llegado temprano a casa y se había encontrado a su mujer con otro en su propia cama, no había dicho nada, salió de la habitación sin que ella se hubiese dado cuenta; ahora no sabía si volver sin más o no volver.

El segundo hombre fuera abandonado por su pareja, hacía dos días que le había pedido el divorcio, la excusa la de siempre, que no le había dado lo que quería, que necesitaba algo más; seguían viviendo juntos mientras él no encontrase un lugar donde mudarse, llevaba dos noches que le costaba acudir a aquella casa y mataba el tiempo en aquel bar.

Bebieron una copa más cada uno y el segundo hombre comentó que le encantaría bañarse desnudo en el mar. El primer hombre le miró sonriendo al tiempo que le decía:

—Hagámoslo.

Estuvieron nadando cerca de una hora, jugando inocentemente con el agua, hasta que la inocencia se perdió con la primera caricia del primer hombre, se abrazaron, se besaron, se acariciaron, se dijeron palabras hermosas y culminaron aquella aventura en la arena.

Estaba amaneciendo, seguían abrazados, sus cuerpos desnudos, el corazón latiendo como nunca lo había hecho, sus manos entrelazadas y el primer hombre dijo:

—Prométeme que nunca me vas a engañar.

El segundo hombre, seguro de sus palabras, le prometió que nunca le engañaría, al tiempo que él también hacía una petición:

—Júrame que siempre me vas a decir si te falta algo y que juntos buscaremos todo lo que nos falte.

—Siempre—  Respondió el primer hombre.

La arena, la brisa del amanecer y las olas del mar fueron testigos de aquel amor encontrado sin buscarlo. 


Comentarios

  1. A veces las historias de amor surgen de la forma más inesperada. Está claro que si tienes una pareja lo primordial es el respeto y la sinceridad, la comunicación es clave para que la relación vaya bien!!

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    Carai que escrito que te lleva a dejar llevar la imaginacion👏🏼👏🏼👏🏼
    Ne encanta este tipo de historias y creo sinceramente que existen en la vida real y son las que te dan vida
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me encantan las historias de amor y las cosas mas maravillosas surgen en esos momentos en que jamas lo esperas. Hermoso relato, es un placer leerte!

    ResponderEliminar
  4. Hola. Me ha gustado el relato, pero me ha faltado algo más. Me conmueve que dos almas perdidas se encuentre y se unan en un destino conjunto. Ya sé que me ha faltado, el desarrollo de ese momento en que estos dos hombres desconocido se dan cuenta que son uno, quiero esos sentimientos, quiero sentirlo. Volviste a cautivarme. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Esta es otra de tus historias con final inesperado. Sí que estaba claro que necesitaban contarle las penas a cualquiera pero vaya chispa que saltó de repente, hay que ver lo que les hizo ver el whisky, algo que de otra manero puede que no hubiesen descubierto, bss!

    ResponderEliminar
  6. Hay encuentros que te cambian la vida y a veces suceden después de sucesos muy fuertes, me sorprendió el final, pero estaban tristes al principio y creo que al final veían el mundo de una manera diferente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Acariciando el alma

Un minuto del día

El cuadro

Abuelo

Venta de libros de segunda mano