El banco del acantilado





El banco del acantilado


El banco del acantilado

Un banco encontrado en lo alto de un acantilado fue la salvación de un momento decaído, triste. Esos momentos breves, pero intensos en los que solo un segundo de lucidez nos evita caer por el precipicio. ¿Cuántos momentos? ¿Cuánto dolor? ¿Cuánta infelicidad?, se puede generar en segundos, en un espacio de tiempo mínimo que puede acabar con toda una existencia sin poder dar marcha atrás.

Ese banco iluminado por el sol, bañado por el aire, regado por las gotas de olas que baten contra las rocas está ahí por un motivo, mirar más allá del infinito y descubrir que nada de lo que hagas va a cambiar algo en ese gran universo, simplemente dejará dolor en aquellos que algún día te conocieron y tristeza en los que compartieron momentos.

Sentarse y dejar pasar esos terribles segundos puede dar la vuelta a todo lo malo y feroz que te consume.

Pensar en la hermosura de esos ojos que otean el infinito y decidir dejarlos abiertos.

Retroceder en tus pensamientos a días felices borrará la mancha de un día triste.

Escuchar la tierra te devolverá la fe para seguir creyendo que si ella resiste tú también.

Un banco sobre el acantilado es para ver la vida, para soñar, para alegrarse de todo lo que ves, hueles o sientes.

No olvides vivir, sentir para poder amar y ser amado. 

Comentarios

  1. Yo soy muy de sentarme en banquitos y mirar al infinito , un texto muy bonito y lleno de sendibilidad

    ResponderEliminar
  2. Hola, guapa

    ¡Qué linda y conmovedora historia! Me hizo recordar a mi abuelo y cuando pasaba las tardes con él, me dió mucha nostalgia. Qué bueno que haya tenido un final tan bonito. Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Sin duda una historia con la que es imposible que no se te remueva algo en tu interior.
    La vida sin duda da muchísimas vueltas, pero soy de las que piensa que en un momento u otro, tenemos esa necesidad de volver y reencontrarnos con nuestras raíces. yo por ejemplo me fui 8 años a vivir fuera, pero regresé ya hace unos cuantos, por eso mismo, por esa necesidad de reencontrarme conmigo misma.
    Besotes

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué preciosidad!
    Me gusta cómo nos narras alrededor del banco. Para mí ha sido siempre una manera de reflexionar el sentarme y mirar al vacío. En las peores etapas de mi vida siempre he conseguido seguir adelante así. Precioso.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  5. Que bonito! me gusta mucho leer lo que vas escribiendo porque siempre me dejas con una buena sensacion al terminar, como de paz y con ganas de pensar sobre lo que he leido! a veces las decisiones que tomamos nos llevan por unos caminos que a pesar de no querer cambiar, nos hacen querer volver! besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.