Dos vidas en dos horas


Le costó conseguir tranquilizarse, que su respiración fuese más lenta, había parado de gritar, de agitarse. Logró cerrar los ojos, pensar, en algún libro había leído que cuanto más tranquila estuviese, cuanto menos gritase, cuanto más controlase su respiración más aire conservaría. No podía creer que le estuviese pasando eso, que su mejor amiga la dejase allí encerrada, no entendía porque la abandonaba en esa situación, estaba sola, aislada, olvidada, pensaba que todo fuera una terrible insensatez. 

Durante días decidieron descubrir hasta donde podía llegar la desesperación y el miedo de una persona enterrada viva, aterrorizada en ese espacio frío y oscuro pensaba en la gran estupidez de aquella decisión, llevaba allí dos horas, cuando habían quedado en que solo estaría media hora. Antes de proceder, realizaron los cálculos necesarios, buscado el mejor lugar, un panteón alejado que ya nadie iba a visitar. Dentro de aquel ataúd con aquellos huesos que no se sabía el tiempo que llevaban olvidados se sentía una intrusa, se acurrucó intentando mantener la distancia en tan poco espacio, no quería sacarlos para no perturbar su descanso, que ironía, su descanso ya lo había perturbado al profanar aquella tumba.

Eran amigas desde niñas, siempre juntas, no tenían secretos, les gustaba la aventura, descubrir formas de salir de lo rutinario, en esta ocasión la decisión fue pasar miedo, terror. Echaron a suertes, quien sería la enterrada y la otra esperaría media hora antes de volver para sacarla. 

Solo con una linterna y una botella de agua el miedo le recorría todo el cuerpo, no podía encender la linterna, su luz se reflejaba en aquel esqueleto que parecía enfadado por haber interrumpido su reposo.

A medio kilómetro de aquella tumba, las sirenas de los bomberos y de la policía sonaban al unísono, un grave accidente de tráfico entre un camión salido de su carril y un coche alteraban a los vecinos y a otros automovilistas, el accidente letal para la conductora reflejaba lo terrible que había sido. En el coche viajaba la joven que ya no podría hacer nada por su amiga, durante dos horas estuvieron trabajando en aquel amasijo de hierros para poder sacar los cuerpos.

Al mismo tiempo dentro de aquella tumba, sabía que su amiga ya no iría a rescatarla, cerró los ojos, se dejó ir, abandonó su mente y su alma para que viajasen al lugar donde seguro se reunían todos los insensatos.



Comentarios

  1. hola, uf, madre mia, no se que ha sido peor si lo de que su amiga la encierre el accidente o que jamás la sacarán de allí, pero al final ¿su amiga porque la ha encerrado? es una broma o una venganza, me ha quedado esta duda. Pero vaya tela de relato mas espeluznante y a su vez triste de lo trágico que llega a ser.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Sin duda un relato súper aterrador. Ya no solo por el desenlace, sino por el macabro juego o experimento que las dos amigas decidieron realizar.
    La verdad es que me ha parecido algo muy heavy, pero a saber lo que pueden llegar a hacer las personas para poner a prueba sus límites.
    Como dice el dicho, cuando de juega con fuego...
    Como siempre, un placer leerte, tus relatos son pura creatividad.
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    La verdad es que es super impactante. Me ha gustado por lo estúpido y lo irónico de la situación. Sin embargo, no puedes dejar de compadecerte con la enterrada. Muy interesantes las sensaciones que transmite el relato. Gracias por compartirlo.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    mira, los pelos como escarpias!! de verdad, qué mal rato pasa la muchacha enterrada y qué mal se pasa leyéndolo. Aunque creo que mucha relajación en esa situación sería imposible de tener, la enterrada se lo toma con una entereza fuera de lo común. Dan ganas de darles de collejas a las dos por tontas y por pavas, en serio. Como siempre, muy buen relato.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Jolin vaya "juego" más macabro. Hay gente loca por el mundo está claro y mira.. en qué acaba sus ideas locas. Lo he pasado hasta mal leyéndolo la verdad... Te felicito por conseguir sacarnos tantas emociones en cada uno de tus relatos.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Por Dios! Su mejor amiga la encerró? Hell no! bueno siempre he dicho que uno no sabe quien a cada quien, se ven caras pero no el corazón.. buena historia, bastante escalofriante jeje.

    ResponderEliminar
  7. Me ha dado escalofríos esta historia que termino mal, será porque sufro de claustrofobia o al menos no puedo estar mucho tiempo en lugares tan pequeños, que lástima por ambas seguro ya en el otro lado habrá tiempo para todo tipo de reproches por jugar con la muerte.

    ResponderEliminar
  8. Pero vaya plan, que ni en Halloween se les ocurre a los más atrevidos. Además, que se fue pensando que su amiga la había traicionado cuando se había ido primero...vaya historia tan triste, por una tontería se acabaron sus historias, bss!

    ResponderEliminar
  9. Me pones los pelos de punta. ¿De dónde sacas esos relatos? Es muy tétrico, pero logras mantenernos en vilo con esa forma de escribir.
    Me encanta leerte. Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Madre mia!!!
    La verdad es que el experimento era loco del todo pero bueno... Cada una decide lo que quiere hacer... Iba leyendo y en el momento que leí la palabra "sirenas" me dio la corazonada que su amiga habia muerto y por lo tanto estaba condenada a morir... Y me vienen preguntas a la mente... Si era para media hora...Por qué se va?? Lo mas lógico es lo alejarse mucho y escuchar los gritos de tu mejor amiga...Pero claro.. Eso es lo que haria yo.
    Por cierto, me encanto!!
    BSS

    ResponderEliminar
  11. Hola guapa, pues otro relato tuyo que me sorprende, ademas es que conociendome... podria ser uno de esos juegos que se me ocurririan a mi :S aunque visto lo visto... igual es mejor no dedicarse a hacer juegos macabros! besos

    ResponderEliminar
  12. Hola guapa
    madre mía que giro!! Si es que quien juega con fuego se quema, eso es así...a quien se le ocurre someterse a ser encerrada viva de manera voluntaria?? Yo no podría, demasiada claustrofobia
    Me gustó mucho como se torció todo!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  13. Hola!! Me gusto muchísimo, creo que es un juego que nunca haría, esta claro que puede pasar de todo para que salga mal. Lo que me queda con duda es si era solo media hora porque se fue? Quizás el accidente fue el karma? Mas relatos asi ppr favor!! Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

La gata salvaje

Volar

No olvides que te quiero

Dos dientes