El Juicio de los Dioses

Una tarde los cielos se oscurecieron, los truenos aturdían, los relámpagos brillaban como látigos fustigando a la tierra. De una punta a otra del planeta todas las personas salieron al exterior asustados por aquel estruendo.

Desde lo alto y por encima de aquellos rayos, los dioses se habían reunido, habían decidido dar un ultimátum, estaban cansados de ser el centro de todos los males, hartos de ver como su obra se destruía.  Confiaban que durante la creación les habían aportado la suficiente inteligencia para obrar de forma racional en favor del bien, sin embargo, hacían caso omiso de esa virtud.

Durante años estuvieron atentos observando como avanzaban esos seres perfectos y cuanto más evolucionaban en lugar de aprender de los errores cometidos los olvidaban, además de mostrar falta de empatía, de solidaridad, cortesía, alegría, honradez, se estaban convertido en seres dependientes de lo material y de lo ficticio.

Las deidades decidieron que durante siete días todas las personas se convirtiesen en plantas e insectos. Les dejarían su capacidad de pensar, no podrían actuar, cada uno se defendería con sus propias armas.
Durante esa semana unos fueron mosquitos, otros arañas, pulgas, helechos, mariposas, arbustos…, todos ellos con su capacidad de sentir como persona, sin embargo indefensos frente a las inclemencias del tiempo y de otros animales.

Una vez cumplido el objetivo, volvieron a su estado normal sabiendo lo que habían sido, por el contrario, nadie decía nada de lo sucedido, se miraban con recelo, pues la mosca se acordaba que aquella araña había querido comerla, el helecho de aquel mosquito que lo molestaba, la pulga del hambre que había pasado sin saber qué hacer para poder comer, todos se sintieron vulnerables.

Los todopoderosos permanecieron atentos al resultado, lo único que percibieron fue que no habían aprendido nada, que seguían con su actitud y ahora recelando de sus vecinos.

Aquellos dioses se miraron los unos a los otros, se culparon por no haber percibido tantos cambios, por haberles dado libre albedrío, comprendieron que nada se podía hacer, que ellos mismos estaban decidiendo su destino.


Tristes y desolados abandonaron la tierra en busca de otro planeta donde comenzar de nuevo su creación, ahora sabían en que habían fallado, volverían a crear una élite de humanos sensibles, alegres, creativos, empáticos, solidarios y que jamás olvidasen los errores cometidos. 




Comentarios

  1. ¡Hola! mi primera reacción al leer el relato ha sido la de pensar "lo tenemos merecido". Hasta los Dioses se rinden con nosotros y no me extraña, yo a veces también tengo el sentimiento de que no tenemos remedio ya. Pero me resisto a convencerme de ello y que aunque sea poco a poco podemos ser más empáticos.
    Muy interesante

    ResponderEliminar
  2. Hola wapa! Cómo siempre está genial tu relato y la imagen le acompaña perfectamente. Me ha gustado mucho
    Bsss

    ResponderEliminar
  3. Una historia dura, pero a veces la misma actitud de los seres humanos nos hace pensar que tenemos merecido todo lo que nos está sucediendo porque al parecer muchos piensan que habitarán la tierra por la eternidad, ojalá aprendiéramos de nuestros errores si fuera así nuestra sociedad sería muy diferente.

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa, pues el relato me ha recordado uno que lei hace años de Bradbury, y en fin, supongo que si, que nos merecemos que incluso los dioses nos abandonen porque desde luego no estamos haciendo las cosas nada bien! besos

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa
    Este relato podría ser una gran crítica a nuestra sociedad, los dioses y su castigo serían algo así como el confinamiento, todos pensamos que los humanos aprenderíamos y ahora estamos demostrando que seguimos siendo igual de egoistas
    Un besazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

El jardín de Dondiego

Noches Felices

El espejo

El músico