De nombre Magdalena


Había nacido en una época en la que no se tenía en cuenta su valía, era una mujer inteligente, despierta, desenvuelta, con un talento innato.   La época en la que le había tocado vivir, no respectaba a las mujeres sabías, no tenían en cuenta sus valores, a pesar de existir muchas mujeres inteligentes, todas se daban en dote para el casamiento, cuidar de la casa, de los hijos y del marido.

Magdalena, vendía su cuerpo, en aquel burdel donde iban hombres sabios, pensadores, lo había elegido por que le gustaba escuchar aquellas conversaciones sobre otros países, otras culturas y aquellas frases con medas rítmicas.

Memorizaba aquellas poesías, los nombres de aquellos países, se evadía cuando hablaban de otras culturas, quería entender que existían otras gentes y no solo lo que ella conocía. Hubiera regalado parte de su vida, por poder acompañar a aquellos hombres en sus viajes.

En la estancia que ofrecía sus servicios, solo había unas mantas y una colcha que ella misma había tejido. La puerta era una tela de colores, que colgaba desde el techo hasta el suelo de tierra.

Cuando aquella tela colgada, se apartó hacía un lado, ella miró para ver qué tipo de hombre deseaba su cuerpo, cuando le vio allí de pie, se quedó paralizada, era un hombre joven, con el pelo largo, vestido con harapos, con sandalias, barba, pero cuando, lo miró a los ojos, no pudo más que sonrojarse, era hermoso, divino, celestial.

Se iba a quitar su vestido, cuando él, con su voz melodiosa, le dijo que no quería su cuerpo, que quería todo, su cuerpo, su alma, su corazón, su sabiduría, su bondad.

Magdalena, era lista y a pesar de ello, no entendía lo que aquel hombre quería de ella.

Él, se arrodilló a sus pies, levantó un poco la cabeza y la miró directamente a los ojos:
—Tú sitio, no es este, no tienes por qué vender tu cuerpo, no tienes que depender de nadie, tu alma está limpia y tu corazón es puro. Te ofrezco, salir de aquí, acompañarme, si así lo deseas, o puedes ser libre de elegir, libre de hacer tu vida, libre de tener tus propios pensamientos, libre de amar, libre para enseñar a otros tu gran sabiduría.

Magdalena, le miró, le besó las manos y le dio las gracias, le acompañaría, viajaría con él, siendo libre para poder buscar el conocimiento, el amor, la vida, para poder conocer otras gentes.

Ambos salieron de aquel burdel, y Magdalena, nunca olvidó a aquel hombre, mientras ella vivió, él también vivió en su corazón.

Comentarios

  1. Hola guapa, madre mia cuantas mujeres habran vivido y habran muerto sin que nadie supiera de su inteligencia, su pensamiento, lo que hubieran podido hacer si hubieran tenido la oportunidad! muy buen escrito porque me ha hecho pensar en ellas! besos

    ResponderEliminar
  2. Hermoso relato sobre María Magdalena. En ese tiempo y en la actualidad las mujeres seguimos siendo relegadas, maltratadas y silenciadas, la ola de feminicidios y maltrato a la mujer sigue vigente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Acariciando el alma

Un minuto del día

El cuadro

Abuelo

Venta de libros de segunda mano