Terror tras la puerta


Terror tras la puerta

Terror tras la puerta


Estaba a punto de dormirse, cuando escuchó un ruido en la cocina, por un momento, dejó de respirar, para poder escuchar, se quedó quieta, sin moverse, y, de pronto, otro ruido, como si alguien hubiese movido los utensilios de cocina que tenía colgados.

Se quedó inmóvil en la cama, su corazón latía a mil por hora, no podía moverse, no sabía qué hacer, durante unos segundos, todo se quedó en silencio, hasta que, por debajo de la puerta de su habitación, vio cómo se encendía y se apagaba la luz del pasillo.

En ese momento, pensó, que se moriría de miedo, casi lo preferiría, a pensar, que alguien, podría entrar en su habitación y hacerle daño.

La luz del pasillo se encendía y se apagaba, y notaba como friccionaban una mano por la pared, no había sombras bajo la puerta, pero, escuchaba como había llegado, hasta tocar la puerta de su habitación.

Saltó de la cama lo más rápido posible y se apoyó de espaldas contra la puerta, intentando que nadie pudiese abrirla, al momento notó como alguien también se apoyaba de espaldas por el otro lado. Estaba aterrorizada, las lágrimas comenzaron a brotar de sus ojos, sin poder remediarlo, no quería hablar, no quería decir nada, se quedó escuchando, y lo único que escuchaba era su respiración agitada, intentaba calmar aquella respiración, sin embargo, le era imposible, tenía miedo, mucho miedo, sabía, que el que estuviese al otro lado de la puerta, escucharía esa respiración, y sabría que ella estaba allí

Durante dos minutos, que le parecieron una eternidad, no escuchó nada, sabía que el del otro lado no se había ido, lo sentía pegado contra la puerta, casi rozando su espalda, notaba como traspasaba la puerta, notaba un frío que la helaba.

La luz del pasillo se encendió y se apagó, escuchó una respiración y un sonido gutural, que le pareció sobrehumano, un sonido, que no parecía salir de ninguna garganta humana.

No tenía nada a mano con el que defenderse, hasta que de pronto, una voz de otro mundo, una voz, áspera, ronca, desagradable, pronunció 4 palabras.

Volveré a por ti.

Todo se quedó en silencio, ya no notaba nada, tardó en salir de aquella habitación, y cuando por fin, tuvo valor para salir, el pánico se volvió a apoderar de ella, aquello había dejado una sombra dibujada en su puerta. Una sombra deforme, y las palabras que le había dicho, habían quedado grabadas sobre la sombra.

Comentarios

  1. ¡Hola!
    Menudo relato tan escalofriante, vamos es que he podido hasta sentir esa ansiedad y ese terror que invadía a la protagonista.
    Espero que tenga continuación porque me he quedado con las ganas de saber quien o qué era lo que estaba detrás de esa puerta, y como no, saber si va a volver a por ella. Vamos, que me he quedado con tanta intriga que, ¡no puedes dejarnos así! Jejejee.
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Oh men! Me he quedado fría con este relato jeje pobre chic, creo que no podrá dormir más nunca. Me gusta que sea así , me da curiosidad que sigue en la historia o sea entender quien es este ser que la persigue o si es que tuvo una pesadilla pero otra parte de mi dice nah! así como termina con misterio y no saber es mas emocionante.

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    uff que mal rato se pasa con este relato, consigues transmitir el terror y pánico que vive la protagonista, vamos que me he visto yo en la situación!
    Y que final, ufff espero que tenga continuación, por favor, dime que si!!
    un besazo

    ResponderEliminar
  4. HOlaaa
    Uff me has tenido en tensión ehhh qué gran relato nos traes hoy ehh! Me he quedado helada mientras leía tu post!
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Bueno, desde luego mas que un relato corto, este podria ser el inicio de una novela, no se si es el caso pero desde luego tiene la fuerza suficiente, no se si te lo has planteado! me ha gustado mucho el escrito, claro que yo soy de terror :) besos

    ResponderEliminar
  6. Hola wapa! Después de leerte me he quedado con ganas de seguir leyendo, así que te propongo una segunda parte de este relato, jejejeje.
    bsss

    ResponderEliminar
  7. Qué mal rollo, y eso que solo fueron unos minutos. Desde luego que el siguiente paso sería salir pitando de esa casa, porque no creo que quiera seguir viendo la sombra y el mensaje de la puerta hasta que la criatura decida volver a por ella, bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.