El baile


Le llegó la invitación y no lo podía creer, estaba invitada a la fiesta más importante que daban al año los más populares de la universidad. No invitaban a todos, solo unos cuantos eran los elegidos, la fiesta la hacían las chicas del último año, de todos los cursos se peleaban por estar en esa fiesta, Eva, era de segundo curso, no destacaba en nada, al contrario, pasaba desapercibida, tenía pocos amigos, nunca había sobresalido en nada.
En un principio pensó en no ir, sin embargo, él, iba a estar allí, el joven que todos adoraban; la más popular de la universidad había salido con él, y a Eva le gustaba mucho.
Decidió ir, compraría un vestido bonito, iría a la peluquería y se maquillaría, estaba dispuesta a destacar para que él se fijase en ella.
Lo que no sabía Eva, era que todos los años invitaban a una chica que no destacase en nada, las de último curso, no querían que nadie ni nada empañase su gran noche.
El salón, estaba adornado con guirnaldas, luces de colores y al fondo una orquesta daría comienzo al baile, las chicas se pondrían al lado derecho y los chicos al izquierdo, el primer baile lo comenzaría el joven más popular, en este caso el que a ella le gustaba, él elegiría a una joven, que todo el mundo suponía que sería la que había sido su novia y la anfitriona del evento.
La organizadora, era una mujer muy hermosa, la mas popular y una de las primeras de su clase, ella misma había elegido a Eva, porque parecía insignificante y poco agraciada.
Eva, entró en el salón, con su vestido largo, ceñido a su cuerpo, marcando toda su figura, un considerable escote dejando entrever sus pechos, su maquillaje y peinado eran perfectos, estaba bajando las escaleras, y él, se fijó en ella, nunca se había fijado, ni siquiera la había mirado, las chicas, se quedaron con la boca abierta, no había otra con un vestido tan hermoso y que le sentase tan bien, ninguna se atrevió a burlarse, pues no tenían ningún motivo, y la organizadora tuvo que reconocer que se había equivocado al invitarla.
El baile comenzó y el joven tenía que elegir para comenzar a bailar, todo el mundo pensaba en la anfitriona, él, se dirigió a Eva, le tendió su mano y la llevó hasta el centro del salón, bailaron con los cuerpos pegados, hacían muy buena pareja, algunos se preguntaban quién era ella y todos querían tener una oportunidad.
Él, no la dejó en toda la noche, conversaron, se besaron, bailaron, y Eva, sintió que el mundo era un lugar maravilloso, se había enamorado en segundos, él, era perfecto, encantador, guapo, simpático, alto, todo en su ser eran virtudes.
A partir de ese momento, todos los demás años que se celebró la fiesta, la organizadora tuvo cuidado de elegir a quien invitar, ese año pasó a la historia de cómo una joven desconocida había acaparado toda la atención.  Eva, les había dado una lección, no se podía juzgar a nadie por su aspecto o por no ser popular.




Comentarios

  1. Hola! Buena lección! Nos gusta mucho la historia besos

    ResponderEliminar
  2. No se puede juzgar una persona por su apariencia, en eso estamos de acuerdo, y hace falta que nos lo recuerden y nos den una lección

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la historia y el mensaje que nos deja, no juzgar a nadie por laa apariencias

    ResponderEliminar
  4. Hola la historia es súper buena y podría ser cualquier película de ese estilo Y desgraciadamente muchas veces juzgar por la apariencia antes que a la persona

    ResponderEliminar
  5. Los bailes que manera de comunicación más bella, tu historia es como una película en mi cabeza, me ha encantado leerte

    ResponderEliminar
  6. Muy buena historia, facil de leer y que deja una molareja significativa. Es facil sentirce identificada con la hstoria. Felicidades!

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa, pues me gustan estas historias de las que se puede sacar una enseñanza y en esta está bien clara! el mensaje es bueno y también la longitud, a veces no es necesario escribir 200 paginas para trasmitir algo en concreto! besos

    ResponderEliminar
  8. Que bonito final, al parecer sorprendió a todos con su presentación, creo que no hay que juzgar a las personas por su aspecto o su popularidad porque este tipo de eventos hace que la gente se transforme y muchas veces nos dejan sorprendidas con el cambio.

    ResponderEliminar
  9. Esta historia me ha recordado a alguna película y serie juvenil en la que las chicas populares se creen superiores a todos pero por un resquicio se cuela la esperanza, en este caso como Eva y el chico que se fijó en ella, bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

El jardín de Dondiego

Noches Felices

El músico

El autobús de las seis