El matador, fin del juego


Había comenzado muy bien, caminaba despacio, marcando el territorio, pendiente de cualquier peligro, disponía de tiempo suficiente, lograría salir de esa situación, estaba seguro de que esta vez lo conseguiría.
Intentaba escapar, se escondía, saltaba por entre los arbustos, se colaba en aquellas viejas fábricas, miraba hacia los lados, intentando que el matador, no le viese, veía como algunos de sus compañeros, pasaban por delante de él, intentando también salvar su vida.
Quedaba muy poco para llegar al final, esta vez lo lograría, no podía dejarse atrapar o estaría perdido, notó una presencia a su espalda y se escondió tras una vieja rueda de madera abandonada, no quería moverse, si el matador estaba cerca, podría verlo y se acabaría todo. Le quedaba una sola oportunidad, tenía que aprovecharla y ganar esta partida, costase lo que costase.
Cuando ya creía que el peligro había terminado, notó como lo agarraban por detrás, lo vapuleaban y lo colgaban de aquellos ganchos, gritaba de dolor y de impotencia, otra vez no, no podía ser.
Allí colgado, sufriendo porque no podía moverse, con la sangre corriendo por su cuerpo, notaba como su vida se escapaba, ya no tenía otra, esa era la última ocasión de salvarse y salir airoso, esperaba que alguien lo viese y le ayudase a descolgarse de aquellos ganchos, que le estaban quitando la oportunidad de escapar.
A lo lejos vio como alguien se acercaba para ayudarle, sintió que esta vez podría ganar.
Se abrió la puerta de su habitación y escuchó a su madre.
Vamos hijo, es hora de cenar.
—Ahora no mamá, por favor, ahora no.
—Ahora sí, vamos, no voy a repetirlo más, como no te levantes, te desenchufo la dichosa maquinita.
—Es increíble, mamá, estaba a punto de ganar esta partida, iban a salvarme.
—Bueno, ya te salvarán otro día, el juego va a seguir ahí, hoy, mañana y pasado. La cena, no.
—No me lo puedo creer, otra partida perdida, por una maldita cena.



Comentarios

  1. Jiji suena estupendo, por qué me siento muy identificada, yo soy la madre , y esas maquinitas ya me tienen arta ! 😔😔😔

    ResponderEliminar
  2. Me dejaste en tencion y me la quitaste cuandi me di cuenta que era un video juego... Buena analogia.

    ResponderEliminar
  3. Oye estuvo muy bueno! Jajaja me hizo recordar a un juego pero no recuerdo el nombre. Me gustó mucho en realidad, sigue asi

    ResponderEliminar
  4. Me encantaría saber en qué juego te inspiraste para escribir esta pieza; soy jugadora de videojuegos bastante frecuente y me encantaría saberlo, en serio! Por un momento pensé que el personaje había sido tomado por una caja, al estilo Hellraiser. Muy buena ejecución!

    ResponderEliminar
  5. Terminé con una gran carcajada, me imaginé a todas las mamás en la misma situación.

    ResponderEliminar
  6. Si muchas mamas así, viendo que su hijo/a se enfada por desconectar e ir a cenar, y en ese punto es en el que yo reflexiono, otra partida perdida por una maldita cena.... buff que duro, es mejor perder una partida que perder tiempo de estar en familia, hablar compartir, ... en casa lo tenemos claro la prioridad es estar juntos y compartir esos momentos, que son mucho mejor que cualquier juego.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    Madre mía, y yo que estaba con el corazón en un puño...¡y se trataba de un juego! Jajaja admito que me has descolocado completamente.
    No soy amante de los videojuegos, pero bueno, muchas veces, estos pueden ser un fiel reflejo de la vida, porque quien no ha topado con un matador en su vida, aunque no en ese contexto, pero sí de esas personas que nos "matan" sin piedad...
    Por cierto, como compadezco a las pobres madres jejee
    Besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Acariciando el alma

Un minuto del día

El cuadro

Abuelo

Venta de libros de segunda mano