La casa


Durante meses había estado visitando aquel pequeño pueblo, le encantaban aquellas praderas verdes, las altas montañas y el pequeño lago, deseaba buscar un lugar tranquilo para terminar su nueva novela, quería estar sola durante un largo tiempo donde nadie la conociese.
Tras visitar varias de las casas que estaban a la venta, se fijó en una, no estaba a la venta, pero parecía deshabitada, se interesó por esa casa, estaba ubicada en el sitio perfecto, aislada y con vistas a toda aquella tranquilidad.
La casa si estaba en venta, se tenía que hacer a través de una gestoría online, nadie se quería acercar a enseñarla, la operadora le había comentado que estaba embrujada.  Cuando escuchó esa palabra, casi le da la risa, ¿embrujada? ¡por Dios!, ahora entendía el buen precio que tenía.
La compró sin dudarlo, el primer día que se instaló, un siete de junio, comprobó que necesitaba muy pocos arreglos, aunque si una buena limpieza, se puso a ello, descargó sus objetos personales, y le entró la curiosidad por saber qué tipo que embrujo tenía aquella casa.
Buscó noticias al respecto y no encontró nada, se quedó tranquila, por lo menos no había habido muertes violentas.
Los meses fueron pasando, un día, en el mercado una mujer, se le acercó, sin más, le dijo: Abandone la casa antes del trece de diciembre. Si no lo hace, le pasará algo muy malo. La mujer continuó caminando, sin darle opción a preguntar.
¿Qué estaba pasando?, la había preocupado, ella era una mujer inteligente como para creer en historias fantásticas, si bien en el fondo, sentía curiosidad por todo aquello.  Bajó al sótano, por si encontraba algo que le aclarase que pasaba en aquella casa. En una esquina, bajo una pila de cajas vacías, encontró una nota, estaba escrita con letra desigual, como si la escribiesen con prisa, en ella solo ponía: Abandona la casa, cree todo lo que te cuenten.
Faltaban dos días para el trece de diciembre y su angustia iba en aumento, no sabía porque, ella no creía en esas cosas, sin embargo, la habían alterado, buscó por toda la casa alguna otra pista sobre lo que sucedería ese preciso día, pero no encontró nada.
El trece de diciembre, se acostó a las once de la noche, no estaba cansada, creía que la cama le daba seguridad, dejó la luz encendida y el teléfono a su lado, estaría pendiente por si le gastaban alguna broma.
A las doce de la noche, la casa desapareció, a las doce y cinco minutos volvió a su lugar, no había nadie dentro, ni efectos personales, ni nada, ella y todos sus recuerdos habían desaparecido.
La casa seguía en venta.


Comentarios

  1. Wow! Boa história. Para quem acredita neste tipo de coisas. Beijinho

    ResponderEliminar
  2. Uff qué inquietante!! Esta historia dan ganas de más de mucho más. Aunque no sabría decirte si sería un perfecto inicio o un intrigante final....
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Uauuu, que historia! mira que el desenlace ha sido rápido para todo lo anterior, ha sido como: Oh! a veces supongo que debemos hacer caso a los avisos aunque fueran un poco imprecisos en lo que iba a ocurrir! espero no encontrarme con la casa nunca! besos

    ResponderEliminar
  4. Me he quedado bastante intrigada con este pequeño cachito que nos compartes de la historia, sin duda da para mucho mas, me encantó

    ResponderEliminar
  5. Que miedo, yo he tenido sueños así de extraños los he querido escribir bueno algunos si los he escrito y los leo y busco algo en que se relacionen pero en ocasiones hay algún color o situación que se repite me da mello estos sucesos pero en algunos momentos pienso que vivimos en tiempos distintos a la vez algo loco pero bueno dicen que muchas cosas que parecen absurdas tienen explicación científica 🤷🏻‍♀️ me gustó el relato. 🌟

    ResponderEliminar
  6. Ahhh no puede ser, que miedo! Es sin duda una historia que te atrapa de principio a fin, me encanta! Es sin duda un final inesperado amiga. Abrazos!

    ResponderEliminar
  7. Debo reconocer que se me puso la piel de gallina con ese final, me gustan las historias de casas encantadas, te felicito lograste asustarme!

    ResponderEliminar
  8. ¿La casa aparece y desaparece? Costaba creer esos avisos pero a la hora de la verdad hubiera sido necesario hacerles caso...La pregunta es, ¿dónde está ahora? Tiene que haber una segunda parte, bss!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    Confieso que esta historia me tiene súper intrigada. No sabes las ganas que tengo que saber qué se ha hecho de la chica y como no, saber el porqué desaparece la casa. Supongo que algo pasó antaño un 13 de diciembre.
    Dinos porfi que habrá una continuación del relato.
    No sé como te lo haces pero siempre me atrapas con ellos.
    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Ostras! Blanca me he quedado! Me esperaba que pasase algo que luego tuviera consecuencias... no se. Pero eso no. Has logrado sorprenderme.

    ResponderEliminar
  11. HOla guapa
    Ay es un texto que te mantienen en tensión todo el rato, que nervios he pasado! Has transmitido la esencia del no saber que iba a pasar muy bien
    Y el final es espectacular! Aunque... que miedo!!
    Un besazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

Lo mas leído en la ultima semana

Mi libro "Te estaré esperando"

La gata salvaje

El Pueblo

Bajo el cielo

No olvides que te quiero