Venta de libros de segunda mano

Venta de libros de segunda mano


Con solo mirar la fachada se podía descubrir la magia que desprendían todas aquellas piedras que a lo largo de los años habían envejecido por las inclemencias del tiempo, la puerta de un tono marrón claro con zonas donde el esmalte desgastado dejaba ver una madera ajada, el gran ventanal permitía curiosear el interior. El escaparate exponía de forma desordenada varios libros amontonados ofreciendo al que miraba ganas de entrar y colocarlos para poder acariciar aquellas tapas, abrirlos y oler a papel viejo, húmedo y gastado de tanto uso. El letrero de “Venta de libros de segunda mano” se balanceaba de forma insinuante a todo aquel que entraba. Al abrir la puerta una campanilla colgada del marco sonaba con el tintineo característico de las viejas librerías, hasta el umbral de la puerta llegaba el olor tan especial que desprendían todas aquellas historias, cuentos, novelas, relatos, fábulas, narraciones guardadas dentro de miles de páginas.

Se creaba un mundo de fantasía al pasear por entre las estanterías mirando a un lado y a otro viajando en el tiempo con cada título, con cada autor, descubriendo nuevos mundos, nuevos escritores.

Detrás de un mostrador de madera maciza junto a una registradora que resonaba en todo el interior cada vez que se abría, pues nadie salía de allí sin comprar algo. Él, siempre con un libro en las manos, miraba a través de sus redondas gafas hacía la puerta cada vez que la campanilla sonaba, echaba un vistazo al nuevo cliente para preguntarle si necesitaba ayuda.

Al fondo de la tienda se recopilaban los libros más antiguos, algunos incluso daban miedo tocarlos por si se rompían, aquellos libros tenían vida propia, solo con mirarlos descubrías cuantos mundos existían, cuantas palabras flotaban en su interior, cuantas frases te hacían erizar la piel, miles de emociones surgían al mirar la foto de su autor o su biografía. Aquella tienda era el paraíso de los libros de segunda mano, libros de los que gente que nunca los había leído los vendía, otros que habían soñado con cada párrafo tenía que venderlos por algún motivo a pesar de resistirse a ello.

Una tienda con solera, con tradición, con arraigo, dedicada a la venta de sabiduría, al cambio de una lectura por otra, o la posibilidad de leer allí mismo en la trastienda en donde el tiempo no existía, pasaba sin prisa solo con las aventuras de aquello que caía en tus manos y te resistías a dejarlo porque era conocimiento, iluminación de la mente de esa persona que dejó plasmada su revelación en cada página, todo para el deleite de aquel que apreciase su esfuerzo descubriendo lo imaginado, sin duda para cualquier autor cada palabra leída era alimento para su alma. 

Venta de libros









Comentarios

  1. Uau!! Ficamos curiosos para conhecer o livro! Beijinho

    ResponderEliminar
  2. Las bibliotecas sí son dignas de adoración. Las iglesias que ardan.

    ResponderEliminar
  3. Los libros usados tienen una energía diferente que los libros nuevos, en casa tenemos libros de segunda mano y nuevos la sensación es diferente, creo que algo de la persona que lo leyó antes se queda entre las páginas.

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Siempre se encuentran buenas oportunidades en las librerías de segunda mano. Además, suele haber menos gente y más silencio así que son lugares que me gusta visitar (y salir con algo, claro)
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa
    Que maravilla has creado! me imagino esta librería con mucha claridad, la ambientación y los detalles que has creado son ideales para transmitir esa sensación que tenemos al entrar en una tienda de libros de segunda manos
    Jo, me has dado ganas de que exista de verdad y pueda visitarla. Cuanta vida tienen esos libros!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. conmovedora historia, al leer cada párrafo imaginaba cada escena como si estuviera dentro de la historia, me encanto.

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa, pues creo que todos los que somos grandes lectores o no tan grandes, dejemoslo en lectores, disfrutamos mucho de los relatos con librerias o libros, y mas si son estas las protagonistas, me ha gustado leerte e imaginar esta libreria! besos

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    Me has transportado a una tienda que conocí hace un tiempo en Lleida, aunque por desgracia terminó por cerrar sus puertas, en la que se vendían libros de segunda mano. Libros que además de contarnos las historias que en ellos habitan, podríamos descubrir las historias de aquellos que decidieron ceder o vender esos libros. Aunque siempre sospeché que el vendedor, muchas de ellas se las inventaba ejeeje.
    Fuese como fuese, era sin duda un lugar mágico.
    Me ha gustado mucho recordarla a través de tu relato.
    Besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.