Abducción

Abducción


La noche brillaba con una luz tenue bajo el reflejo de la luna y de las numerosas estrellas que flotaban en el firmamento. Se había recostado en la vieja rueda utilizada para columpio, aquellas cuerdas gastadas por el paso de los años parecían resistir toda clase de inclemencias. Abrió los ojos, miró fijamente una de las estrellas, parecía brillar más que las otras, de pronto parpadeaba como si estuviese llamando su atención. Cerró los ojos varias veces buscando de nuevo el mismo punto, allí seguía parpadeando sin parar.

Un sonido estremecedor, llamó su atención, se giró, dando casi una vuelta completa a su cuerpo, utilizando toda su fuerza para poder mover aquella vieja rueda. Todos los pelos de su cuerpo se erizaron, veía como una luz muy brillante se acercaba, no podía dejar de mirarla, escuchaba su nombre como un susurro.

Parecía que el tiempo se había detenido, reinaba la paz, el silencio, sentía como sus recuerdos desde la más pura infancia recorrían su mente, recordaba personas que había olvidado, gestos que le habían estremecido, voces que hacía muchos años había dejado de escuchar. Todo era distinto, pasaban las imágenes una a una, le parecían pocas, una vida corta, sin emociones, no podía ser que solo aquellas escasas imágenes formasen toda una vida.  

La luz había llegado, se había apoderado de su mente, de su cuerpo, no podía consentir que las imágenes cesasen, que no hubiese más contenido, no podía permitir que aquella fuese su película, que hubiese pasado por la vida con un argumento tan pobre, tenía que completarla, tenía que disponer de tiempo para hacer que su vida fuese algo más amena, más divertida.

Luchó con todas sus fuerzas, intentando gritar, no quería irse de esa forma, sin embargo, de su boca no salía ningún sonido.

De pronto, todo se apagó, notaba como su cuerpo flotaba, era como el aíre, moviéndose lentamente, mirando de reojo, vio como la vieja rueda se balanceaba, como todo se iba diluyendo en polvo, estaba mareada, tenía un camino que recorrer, pero, no quería hacerlo, no quería dejar allí su cuerpo, quería volver a ocuparlo con su alma, vivir más tiempo, para tener recuerdos que le llenasen la existencia. Se aferró a la vida tan fuerte que notaba como el universo se volvía en su contra, no le importaba, seguiría luchando, quería ser libre para elegir el momento, y ese, no lo era.

La vieja rueda dejó de girar, abrió los ojos mirando al cielo, vio alejarse aquella estrella parpadeante, buscó las copas de los árboles, notó como el viento de la noche enfriaba su cara, estrujó entre sus manos la cuerda ajada por el tiempo apretándola con fuerza hasta que sintió dolor, supo que estaba de nuevo en el mundo, prometió vivir, crear unas imágenes que le hiciesen ver que su vida había sido completa, satisfactoria, agradable, amena, provechosa, había conseguido tener otra oportunidad, no la iba a desaprovechar.



Comentarios

  1. ¡Me ha encantado! Me has dejado con un bucle de sentimientos a flor de piel. ¡Maravilloso! :)

    ResponderEliminar
  2. Que bonito e intenso lo que has escrito. Me gusta mucho porque la manera que tiene de describir hace que nuestra imaginación se desplace al lugar y vivamos la historia en primera persona.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa
    Wow que tensíon!! Has conseguido que sienta esa ansiedad porque no se acabe la vida y seguir respirando y creando imágenes, me gusta como usas las metáforas
    Y que bien el final, espero que aproveche esa oportunidad
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Simplemente espectacular! Haz conseguido que sienta mucha ansiedad al estar leyendo.

    ResponderEliminar
  5. Un relato muy intenso, de nuevo consigues sorprenderme que en en un espacio reducido de párrafos puedes hacer brotar tantas sensaciones :)

    Me has hecho sentir que me ponía en la piel de la protagonista, que estaba sintiendo yo todo ese agobio por lo desconocido y las imágenes que pasaban era de mi propia vida. Y con un gran final que nos llena de esperanza, sobre todo en estos momentos, que siempre se puede luchar por una segunda oportunidad y no dejarla desperdiciar.

    Un placer leerte, como siempre ^^

    ResponderEliminar
  6. Wow!!! Que intensidad!!! Que bien escrito, que manera de hacernos meter dentro de la historia!! Wow! Enhorabuena

    ResponderEliminar
  7. Muy bonito. Ha habido una metáforas que me ha gustado especialmente. Sigue así.

    ResponderEliminar
  8. Qué manera tan bonita de ver la vida y de mostrar Cómo podemos acomodar metas para vivirla plenamente. La vida es una película y nosotros somos los guionistas y protagonistas.

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa, creo que lo mejor de este relato no es el efecto sorpresa como en los tuyos anteriores ya que con el titulo nos dices ya mucho, lo mejor es como has ido desarrollando la historia y el clima que has creado, me ha gustado mucho! besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    Abducida es como me siento siempre que leo alguno de tus relatos, y con este no podía ser menos.
    Sin duda, aunque el relato es fascinante me quedo con el mensaje, de que debemos aprovechar más la vida, que aunque no seamos muchas veces conscientes de ello, es demasiado efímera para desaprovecharla.
    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Me has puesto los pelos de punta, siempre había querido tener un columpio hecho con una rueda, pero creo que sí ahora me subiera en uno, no podría evitar pensar en tu relato. Gracias por compartir, un besote,

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!
    El giro final ha sido muy metafórico, pero muy muy interesante. Creo que ha sido un acierto. Me ha gustado mucho el relato, es breve pero contundente. Muchas gracias por compartirlo con nosotros.
    Un besote!! ^,^!!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  13. Hola guapa! Que bonito, me ha gustado mucho el relato, la verdad es que me quedo fascinada con todos tus relatos y este es precioso, me gusta como lo has ido desarrollando hasta llegar al final donde descubrimos el mejor mensaje que es que debemos vivir mucho más la vida y el día a día. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Mmmm. Te acabo de conocer. Reconozco que tuve que leer varias veces. Y cada vez que leía me parecía diferente. Es como acabas de descubrir un plato y tienes que probarlo cuchara a cuchara para poder apreciar su sabor. Tu estilo me ha descolocado un poco. Creo que tendré que leerte mas veces para saber qué es lo que estoy saboreando. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Un texto con mucha intensidad y que me ha dejado una especie de nudo en el estómago. Messi cómo se pueden crear tantos sentimientos en pocos párrafos. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  16. Que bello relato repleto de esperanza aunque puedo decir que me ha dejado bastante perpleja por los sentimientos que reflejan las letras. Siempre es bueno tener otra oportunidad de volver a empezar aunque sea en un nuevo mundo. :)

    ResponderEliminar
  17. Hola preciosa, como siempre me dejas encantada con tus relatos. Éste me ha gustado muchísimo, el mensaje que lanza es vital, la vida hay que aprovecharla hasta el último segundo. Ahora las que nunca, que todo nos ha cambiado nos damos cuenta de eso. Ba

    ResponderEliminar
  18. Hola Mar! Vaya escrito, me entre en el personaje con tus letras lograste meterme en la historia y en la necesidad de vivir a plenitud cada minuto de mi día. Gracias por esas letras y que estés bien en estos momentos de encierro.

    ResponderEliminar
  19. Hay que vivir la vida al máximo, disfrutar de nuestros seres queridos para que el día que nos toque abandonar este mundo nos vayamos sin remordimientos, muy buen relato y ojalá el protagonista aproveche su segunda oportunidad.

    ResponderEliminar
  20. Ay pero que historia tan bien descripta . Tu planeas publicar un libro ? Ay si por favor chica 🤗 eres buena.

    ResponderEliminar
  21. que bien escribes por dios me quede enganchada con la historia.. me dejaste el corazonsito sensible de leer algo tan hermoso :D

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola, Mar!
    Como siempre logras sobrecogerme con tus relatos. En este hablas de la abducción de una forma sugerente y elegante. Tarde o temprano todos tendremos que marcharnos de este mundo, eso es algo que tenemos presente ahora que la crisis sanitaria nos lo ha puesto delante. Desde luego, ojalá todo el mundo transitar a la otra vida de una forma calmada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Pero qué angustia has creado con ese relato, ahí estábamos todas tus lectoras pensando "no, que no se vaya, que luche" con ese tira y afloja que contra todo pronóstico ganó. Eso hay que hacer, llenarnos de momentos que valga la pena recordar, bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Acariciando el alma

Un minuto del día

El cuadro

Abuelo

Venta de libros de segunda mano