El Sobre


Había aparcado el coche delante de casa, se quedó un rato dentro, sabía que tendría que hacer la cena, ayudar a los niños con los deberes y luego posiblemente tuviese un poco de tiempo para él, llevaba mucho trabajo atrasado, sabía que era viernes y que el lunes le pedirían resultados.

Al llegar a la puerta de casa encontró un sobre, lo abrió y vio que era un jeroglífico, donde le indicaba que tenía que resolverlo cuanto antes y si no lo hacía todo en su mundo cambiaría.
Entró en casa, sus hijos salieron a recibirle. Notaba algo raro, su hijo parecía cansado.

—Hola Papá, hoy te vamos a dejar un rato libre, ya hemos hecho los deberes.
—Gracias, hijo, y ¿tu hermana?
—Se está duchando, luego iré yo, y cenaremos.
—Bien. ¿Y tú madre?
—Ha salido un momento, viene ahora.

Dejó su maletín y se dispuso a preparar la cena, delante de la ventana de la cocina, vio a su mujer en el jardín, hacía aspavientos con los brazos como si le estuviese gritando a alguien, allí no había nadie, solo ella. No le dio importancia y continuó con la cena.
Estaba abriendo el frigorífico y notó una presencia tras él.

—Hola Cariño, ¿has resuelto el jeroglífico?
—Cariño, que susto me has dado, si hace un segundo estaba ahí fuera. ¿Con quién hablabas?
—Con nadie, ¿Has resuelto el jeroglífico?

Notaba a su mujer rara, como un autómata, hablaba enfatizando cada silaba, la miró extrañado.
Su hijo entró en la cocina, con la misma actitud que su mujer.

—Papá, ¿has resuelto el jeroglífico? Nosotros lo hemos hecho, todos teníamos un sobre, tienes que hacerlo cuanto antes.

La hija, se acercó a la cocina y miró a su padre, con los ojos muy abiertos.

—Papá, ¿has resuelto el jeroglífico?

Miraba a su familia como si no les conociese, que estaba pasado, desde la ventana de la cocina, veía en el jardín como unas 10 personas, con las cabezas tapadas con capuchas, inmóviles.
Cogió el sobre, miró aquel jeroglífico, se sentó en una silla, con su familia a su alrededor, la mano le temblaba, le asustaba no saber que estaba pasando.

No lo podía creer, una vez resuelto, los miró a todos y abrió la ventana de la cocina, gritándoles a los que estaba fuera, que ya podían pasar.
Los gritos fueron unísonos, y él, casi lloraba, esta vez le habían sorprendido, nunca se lo hubiera imaginado, que al resolver aquel jeroglífico saliese la palabra “Feliz Cumpleaños”.
Nunca pensó que su familia pudiese sorprenderle, era un especialista en relatos de terror, y le habían dado un buen tema para su próxima novela.  



Comentarios

  1. Vaya vaya... últimamente me están sorprendiendo mucho tus relatos con esos giros finales ehhh. Para nada, pero para nada me hubiera imaginado un final así. Enhorabuena, me ha encantado!
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa
    tengo que reconocer que este giro no me lo esperaba, pensaba que sería algo más tétrico y me ha dejado totalmente sorprendida!!
    Me gusta mucho como consigues darle la vuelta a las historias con estos finales tan espectaculares
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Hola! Me gusta como cambiaste la sensaciones del cuento de un momento a otro. Un beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    ¡Aaaaaai! Hoy me he muerto, bueno casi Jajajaa.
    En serio, me has sorprendido brutalmente con el final. No sé porqué, me imaginaba que el relato al final iría de fantasmas u otros seres espectrales.
    Así que aplaudo enormemente el giro que le has dado, porque estaba pendiente de qué pasaría, y me has dejado fuera de juego.
    Felicidades, un relato fabuloso.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa, desde luego es un relato bien interesante, de hecho me parece una excelente broma para hacerle a alguien eh, te reconozco que he pensado en ladrones de cuerpos o algo asi! y fijate al final... jjajaja muy bueno! besos

    ResponderEliminar
  6. Hola guapa! Me ha encantado de principio a fin, la verdad es que me ha sorprendido el final, me estaba imaginando algo más terrorífico...la verdad es que es un relato precioso.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Hola :)

    ¡me he llevado una grata sorpresa con tu relato! El principio pensaba que era un relato de terror y, al final, ha cambiado completamente.

    No es fácil que te sorprendan hoy en día, con tantas películas, libros, series, relatos,... que existen normalmente lo vienes venir todo pero has conseguido sorprenderme y eso me encanta :D

    ¡Un relato genial!

    ResponderEliminar
  8. Cada día que te leo me gustas más. Tu forma me trasmite mucho , creas una emoción y un estado para terminar en otro totalmente diferente. Parecía de suspense o de pasar miedito y al final se esfumó. Fantástico.

    ResponderEliminar
  9. Vaya, qué sorprendente el final del relato. Me ha encantado, parecía de terror pero no lo era, muy bonito de verdad. Transmites muchas emociones en tu forma de escribir, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  10. Vaya susto!! Creo que no es esa la sorpresa que se esperaba para su cumpleaños, parecía que era una amenaza de muerte. Ahora me quedo con las ganas de saber el jeroglífico, ya que se ve que lo resolvió muy pronto, bss!

    ResponderEliminar
  11. Holi!
    Uy el final me dejó con miedito. Me ha gustado mucho leerte. La historia dio un giro inesperado y creo que eso fue lo que más me gustó y me dejó enganchada!
    Espero mas relatos , leerte en cuarentena es muy enriquecedor
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que me, estremeció el principio, pero se trataba de una sorpresa de cumpleaños, muy original la organización porque también logró aterrarme la situación.

    ResponderEliminar
  13. Hola sin duda un relato muy sorprendente. Me has teñido enganchada y el final ha sido de ohhh jajaa no lo esperaba para nada. Me encanta como escribes. Mil gracias por estos momentos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

La gata salvaje

Volar

No olvides que te quiero

Dos dientes