Sola

Sola


Veía aquel pueblo muerto, sin nadie por las calles, varias personas miraban desde su ventana, ella, continuaba caminando sin rumbo, no se acordaba cuanto tiempo llevaba deambulando por aquel lugar que no conocía de nada.

Miraba a las personas que estaban en la ventana intentando que alguna de ellas le dijese algo, la llamase por su nombre, nadie decía nada, solo la miraban asombrados.
Observó cómo un hombre mayor hablaba por teléfono, al tiempo que la miraba, apuró el paso, sentía miedo, no sabía lo que estaba pasando, no sabía quién era, ni que hacía allí. Intentaba estrujar su mente, sin embargo, no recordaba nada de su vida, de su pasado, de quien era.

Cruzó aquel pueblo, para adentrarse en una carretera por entre un bosque, parecía sentirse mejor, lejos de ser observada, se sentó, apretó su cabeza con las dos manos, intentando saber qué hacía allí, como había llegado y donde estaba su familia, si es que la tenía.
Desde el momento que se había despertado en aquel granero, su mente era una laguna en blanco, se sentía magullada, lastimada, atada, tenía hambre, sed, como pudo se soltó de aquellas correas, buscó donde beber y comer.  La casa al lado del granero estaba vacía, podía haberse quedado allí, su instinto le decía que no estaría segura.  Dentro de aquella casa vio fotos, no reconocía a nadie, no conocía ninguna parte de aquella casa, no entendía lo que estaba pasando, porque los ruidos la asustaban.

Perdió el conocimiento allí sentada, al lado de aquella carretera, con los árboles silbando por el viento y los pájaros cantando.
Se despertó en una cama, con ropa limpia, con un hombre vestido de blanco, con mascarilla, gafas. Miró a aquel hombre asustada, él, la tranquilizó, le explicó que era médico, que la habían encontrado en una carretera, que no llevaba documentación, que estaban investigando quien era.

Ella, no pudo decirle nada, no se acordaba de cuál era su nombre, su familia, su hogar.
El médico, tras las investigaciones pertinentes, le puso en conocimiento que había sido retenida durante más de un mes, las marcas de sus manos y pies, así lo determinaban, que no había sido violada, que la habían maltratado física y psicológicamente. Que, debido a la situación de alerta sanitaria, la habían abandonado en aquel granero, le explicaba que prácticamente todo el mundo estaba en confinamiento por un virus que estaba infectado a los humanos.

Permitieron a la familia ir a buscarla para llevársela a casa, con ellos se sentía protegida, no sabía porque aquellas personas le daban seguridad, confianza, pensaba que sería un comienzo para poder recuperar su vida, aunque tenía miedo de recuperar su memoria y revivir aquel terrible mes.


Sola

Comentarios

  1. Una historia muy adecuada para el momento que estamos viviendo, pero a la vez muy triste por lo que le tocó vivir a la protagonista con una secuela muy dolorosa como lo es perder la memoria.

    ResponderEliminar
  2. Es fácil evadirse conforme lo escribes. Transmites muchísimo las sensaciones y detalles hacen ponerse en la piel.

    ResponderEliminar
  3. Y si, esto me dio taquicardia... espeluznante! Me quedé sin palabras

    Y en su lugar, no sé si preferiría vivir el resto de mi vida sin memoria.

    Gracias por el post, cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Obvio que el maltrato físico y psicológico que debió sufrir debió de ser horroroso, pero, y sin que se me mal interpreten mis palabras, creo que lo peor para mí, sería no saber quien soy, no tener ningún recuerdo de mi vida... Eso sí debe ser duro, aunque por otro lado, le permite no recordar ese siniestro mes.
    Uns historia, como siempre, que me ha mantenido enganchada.
    Pero como creo que me conoces ya.. ahora me falta saber el porqué del secuestro Jejeej (creo que en otra vida debí ser detective, o no me explico esas ganas que tengo de saber más sobre tus historias).
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado leerte, una historia apropiada para estos días, es triste, pero logras transmitir emociones y eso me gusta, no sé qué sentiría si no tuviera memoria, pero debe ser difícil no saber quién eres, quién es tu familia, etc, no me puedo ver en esa situación. Mantiene enganchada, con ganas de saber más.

    ResponderEliminar
  6. Qué historia mas triste. Pobre mujer, sin memoria, secuestrada, torturada. Y ahora sin saber si quiere sanar o no.
    Que bello talento tienes, una historia que aunque un poquitín corta me hizo volar la imaginación un montón. Una pregunta, le hicieron la prueba de q no tuviera el virus antes de llevarla a casa? 😅 solo por curiosidad 😘

    ResponderEliminar
  7. Dime por favor que no es historia real por que esta....muuuy real..

    En el fondo así estamos todos solos y pendientes de lo que pasa al exterior, algunos seguimos sin poder abrazar a nuestras familias, festejar cumpleaños y recorrer las calles que con frecuencia lo hacíamos...

    Espero no perdamos la memoria, pero que si ganemos experiencias y recordemos lo que tenemos al lado de los que amamos..

    Gracias... genial!!!!

    ResponderEliminar
  8. Hola!
    Qué desazón despertarse sin saber quién eres ni lo que ha pasado, que un médico te diga que tú vida ha sido un infierno y tú no te acuerdes... ¿Va a seguir la historia? Porque me he quedado intrigada y enganchada, sobre todo por lo bien ambientada que está en los tiempos actuales.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola, Mar! Sola, no podrías haber titulado mejor tu relato. No solemos darnos cuenta de que sin memoria no somos nadie, que la memoria nos ha hecho cómo somos y que si la perdemos somos como un lienzo en blanco. Ignoro las razones por las que el personaje perdió la capacidad de recordar, no obstante, es muy probable que fuese fruto del estrés postraumático. Me alegra que dentro de la desazón del relato encontrase un lugar seguro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Olá!
    História muito interessante, parece um thriller e tem tema para isso.
    Boa continuação.
    Desejamos muita saúde e uma feliz Páscoa.
    Beijinhos

    ResponderEliminar
  11. Qué terrible lo que debe haber vivido esta mujer. Lo peor es que tarde o temprano recobrará la memoria y lo va a pasar fatal. Pobrecilla. Ains que quiero saber máas! Podrías poner capitulos jejej
    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Hola guapa
    Uff nuestra protagonista de hoy si que lo ha pasado mal, no solo por el maltrato fisico y psicologico que debe haber sufrido mientras estaba privada de libertad, sino tambien por haber perdido sus recuerdos e identidad
    Me gusta que el final tenga algo de esperanza
    un besaszo

    ResponderEliminar
  13. Hola guapa, carai que dureza la de este relato, todo lo que debe haber pasado ella para llegar hast ahi y oye me parece un acierto el titulo, desde luego describe perfectamente la situacion en la que esta! besos

    ResponderEliminar
  14. una historia dura, donde se que el maltrato fisico y psicologico que sufre la chica se podria ajustar a nuestros tiempos con el temor y miedo que asola nuestra sociedad.
    Es duro encontrarse en situaciones de ese tipo, donde el rechazo es enorme que afecta a tu propia salud

    Es bueno encontrar a gente solidaria que ayuda a las personas como ese medico

    ResponderEliminar
  15. Es un tema que siempre me ha llamado la atención. Como hoy sabes quién eres y qué quieres y mañana tu vida da un giro radical y no recuerdas nada. ME imagino que esas personas nunca recuperarán la confianza, como parece que le pasa a esta chica, bss!

    ResponderEliminar
  16. Me ha gustado mucho la historia y la manera que tienes de escribir y engancharnos. Además es una historia muy adecuada a los tiempos que corren.

    ResponderEliminar
  17. Es una historia muy profunda, es increíble todo lo que puede generarse al vivir diversas situaciones. Sin lugar a duda muchas personas se sentirán identificadas con las emociones y situaciones que transmiten estas palabras.

    ResponderEliminar
  18. Una historia corta pero muy intensa, reflejando lo que estamos pasando hoy en día con el confinamiento por culpa del virus y, ya siendo una situación difícil para todos, no podría imaginar levantarme sin saber quién soy y lo primero que vea y sepa es que tenemos que estar encerrados por alerta sanitaria.

    En pocas frases me has hecho sufrir lo que demuestra tu buen uso de las palabras y sus emociones. Buen trabajo.

    ResponderEliminar
  19. Que miedo perder la memoria, dicen que las mujeres estamos más propensas a perder la memoria, pero que hacemos en ese lapso de tiempo sin memoria, y regresar a la vida normal y saber que todo aquellos fue solo motivado por otra conciencia, me ha gustado el relato creo que no está de más leerlo y compartir. De repente recordé personas, lugares y la enfermedad del Alzheimer que es una triste realidad para algunos viven en otra dimensión mientras los "concientes sufren el desvío de la realidad de sus queridos".

    ResponderEliminar
  20. La verdad es que aunque a veces deseemos olvidar ciertos sucesos, no tiene que ser nada fácil perder la memoria ya que ella nos ayuda a avanzar a veces a aprender de los errores y otras veces volver a cometerlos. Me han dado escalofríos al leer este relato.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.