12 metros


Un fuerte ruido en la noche hizo que se despertase sobresaltada, se incorporó alargando la mano en busca de la luz con la sorpresa que seguía en la oscuridad, por más que apretaba el interruptor no funcionaba. Se levantó a tientas, mientras sus ojos no se fueron acostumbrado a la penumbra, buscó el pomo de la puerta lo giró y está no se abría, lo intentó de nuevo, dio un paso atrás chocando con una silla que la hizo caer al suelo, todo estaba mojado con cantidad de agua pegajosa, se levantó de un salto pensando que posiblemente estuviese en un mal sueño, lo descartó cuando notó dolor en el tobillo derecho, retrocedió cojeando hasta la cama intentando tranquilizarse y agudizar el oído esperando escuchar algún sonido extraño, nada, no escuchaba nada, el silencio daba mucho más miedo.

Alargó la mano hasta los pies de la cama, tocó la bata, la notaba húmeda, la acercó a la nariz para olfatear aquella humedad, olía a cloaca, la tiró al suelo con asco mientras con sigilo se acercaba a la ventana, poco a poco descorrió la cortina para abrir la persiana, descubriendo que las farolas estaban apagadas, intentó abrir la ventana sin éxito, por más que lo intentaba no era capaz de moverla.  Comenzaba a hiperventilar, sabía que pronto entraría en una crisis de ansiedad, no podía explicar que sucedía, a que era debido que nada funcionase, estaba encerrada en cuatro paredes sin poder salir, a cada paso el agua inundaba la estancia.

Escuchó un grito, movió los brazos como las aspas de un molino con temor a encontrar algo, no había nada, cerró y abrió los ojos varias veces intentado ver algo, un fuerte olor a podredumbre inundó la habitación, tuvo que llevarse la mano a la boca para no vomitar, era insoportable, de pronto notó como algo se movía bajo la cama, instintivamente levantó los pies del suelo, se acurrucó bajo las sabanas, también estaban húmedas, en ese momento no le importaba,  el estar cubierta parecía que le daba alguna seguridad, intentó respirar sin hacer ruido quedándose lo más quieta posible mientras escuchaba como algo se arrastraba por el suelo de madera produciendo un ruido pegajoso, asqueroso, con una respiración agitada como si le costase moverse, parecía algo grande, algo húmedo con muy mal olor.

Su intención era gritar, desaparecer, sin embargo, su instinto le obligaba a quedarse inmóvil, aquella cosa venía del aseo, ¿por dónde?, no había ventanas.  Pensó en correr al baño para ocultarse ¿y si encontraba más cosas de esas?, no sabía qué hacer.  Escuchó un segundo grito, más que un grito era un alarido de terror, ahora sonaba en la casa de al lado, unos segundos más tarde todo el barrio comenzó a gritar, gente corriendo hacía la calle, coches de policía con la sirena activada, se escuchaban tiros de escopeta, palabras que nunca jamás había escuchado, todo seguía a oscuras, aquella cosa se había parado, no sabía a qué altura, con las luces de los coches de la policía podía ver por momentos toda la habitación, miró hacía el baño, el retrete estaba arrancado y el agua salía a borbotones, quería avisar a los de fuera, que la ayudasen, estaba sola, aterrorizada, echó la mano a una caja de madera que tenía cerca de la cama y la lanzó contra el cristal de la ventana, está se rompió, escuchó la cosa moverse, inquieta se acurrucó todo lo que pudo en la cama, de pronto sonó un tiro, un hombre le gritó que corriese hacía él, no lo pensó dos veces se lanzó hacía aquel salvador que tras ponerla a salvo disparó varios tiros más acabando con la cosa.

Cuando pudo ver la cosa, descubrió que era una enorme anaconda que había salido por su baño, al igual que en las otras casas, esas criaturas tenían hambre, necesitaban comer.






Comentarios

  1. El miedo siempre está ahí, de muchas maneras. Buen relato.

    ResponderEliminar
  2. Ohhh una anaconda!!! Me muero!!! A mí me da algo. Como siempre tus relatos son estupendos. Te mantienen en vilo hasta el final. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  3. Felicidades! Me gusta mucho la manera en que relatas las cosas haces que uno se mantenga prendido hasta el final para saber el desenlace. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Que terrible situación y la ausencia de luz lo hace más aterrador, pero como es que esa anaconda llegó allí!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    jolín, que miedo! vaya situación, lo mismo esta noche tengo pesadillas con el gato dando vueltas de madrugada por la casa. Muy buena historia, agobiante y con un punto de "repelús" que me encanta :D
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Hola! He llegado por casualidad a tu blog y me encantan tus relatos! La verdad no sé qué hubiera hecho yo en una situación similar. Muy buen hilo conductor de la historia, enhorabuena

    ResponderEliminar
  7. hola guapa, como siempre un gran relato, dejando de lado el fondo de la trama del temor me imagino con una anaconda cerca en casa, que supones que es tu lugar seguro y madre mia, que horror, para salir corriendo con la puerta abierta y no volver. jajaja, en serio, vaya tela, algo similar en alguna ocasion ha ocurrido.

    ResponderEliminar
  8. ¡Dios mío! ¡Qué agobio de situación! casi hiperventilo con ella. Y una anaconda, todavía tengo en la retina la imagen de una de ellas comiendo a un niño entero en el amazonas. Y que salga por el inodoro... como para no volverse a sentar tranquila en el trono. Y lo de 12 metros ¿era la longitud de la bestia? Mucho miedito. Gran historia.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    Me ha gustado mucho cómo has gestionado la tensión a lo largo de todo el relato. El final... me ha dejado un poco fría, porque a perdido todo el misterio. Sin embargo, en conjunto me gusta. Muchas gracias por compartirlo con nosotros.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  10. Hola. Que tensión, he pasado miedo por no saber que ocurría en verdad. Despertarse de esa manera y descubrir que nada estaba igual, ni dentro de tu habitación, ni en la calle debe de ser terrorífico. Menos mal que fue lista y consiguió salir viva. Siempre es un gusto leer tus relatos. Besos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Me encanta el relato! sin dudarlo la anaconda le da un toque de suspense que hace que dé un poco de agobio... Me encantan tus relatos, cada uno con un estilo. Un auténtico regalo pasar por tu blog.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!
    La verdad es que un auténtico relato de terror, al menos para mí, en toda regla, con la grima que me hacen las serpientes, vamos una anaconda son palabras mayores para mí.
    Sin duda, si lo que querías darnos miedo..¡lo has conseguido!
    Como siempre, un placer leerte.
    Besotes

    ResponderEliminar
  13. ¡Argg me da algo! Qué tensión leyéndote. Es que me lo imagino y me acelera el corazón. Además es que a las serpientes les tengo terror y me pongo en la piel de la prota y creo que me da algo ahí mismo.
    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa
    wow que manera de crearnos tensión! Se te da super bien, he estado leyendo el texto con el corazón en un puño, la verdad es que tus relatos de suspense y terror siempre lo consiguen
    Menudo final!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  15. Al terminar el relato casi he pensado que no era para tanto porque me estaba imaginando algo peor, algún crimen donde ella sería la siguiente víctima. Ojo, que no quito mérito al miedo que sufre, que más bien es a lo desconocido en este caso, bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

La gata salvaje

Volar

No olvides que te quiero

Dos dientes