Autor sin duende


Eran las cinco de la mañana, seguía sin dormir, no podía dejar de pensar en aquel sueño de la noche anterior, la impotencia lo consumía, estaba desconcertado y a la vez ilusionado.  El despertar sobresaltado lo había alterado, no le importaba, tenía una historia que contar, poder comenzar su próximo libro, durante los minutos que estuvo despierto sentía que iba a ser una gran historia, los duendes se postularon a su favor ofreciéndole un relato, ahora solo tenía que plasmarlo, escenificarlo. De nuevo el sopor quería apoderarse de su mente, se durmió pensando que la suerte le acompañaba, llevaba muchos años sin poder escribir una línea, mucho tiempo sin ideas, días enteros leyendo a otros para iluminarse, sin embargo, la inspiración no llegaba.

Esa mañana se levantó animado, todo estaba detallado, aquella ilusión seguía allí, la ordenaba en su memoria descubriendo paso a paso como describir cada momento, las palabras, la acción hasta llegar a aquel fin tan esperado. Sentado delante de la pantalla observaba el teclado sin poder mover los dedos, a pesar de que todo estaba en su cabeza no era capaz de transportarlo al papel, el relato era claro, completo, no entendía porque no quería salir del interior de su recuerdo.

Durante dos horas estuvo pendiente de aquel papel en blanco, llegó a dominarlo la ansiedad, la desesperación, decidió levantarse para preparar un café, el relato continuaba apoderándose de su mente, cada vez descubría más tema para completar aquella trama, sacó un papel, un bolígrafo, sin embargo, todo lo retenido no quería manifestarse.

De nuevo la noche, un día perdido que había sido la causa de su nerviosismo, de su enfado, quiso dormir para volver a imaginar, aquel sueño seguía atormentando aquella mente soñadora, las cinco de la mañana, miraba la oscuridad de la habitación pensando en que los duendes le habían dado la idea, tenía que ser capaz de reproducirla, por más vueltas que daba era incapaz de escribir una sola línea, las letras se habían borrado solo podía soñar con la historia, le parecía muy triste no poder compartirla, que otros se beneficiasen de sus palabras, guardaría el libro en su interior por si en alguna ocasión las letras se despertaban.



Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. very nice article
    please visit my blog
    https://kidscricketcoaching.blogspot.com/2020/06/episode-18-pull-shot-08062020.html

    ResponderEliminar
  3. Me gusta la historia, donde el protagonista lucha contra esas mañanas donde la inspiracion está ausente y tras haber pasado una noche de continuas dudas personales que le marcan.
    Lo cierto es que el relato encaja bien y se hace agradable de leer permitiendo que la historia te atriaga para saber más de lo que sucederá

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Me parece que tu historia reproduce muy bien los bloqueos a los que se enfrenta el escritor. La página en blanco suele dar mucho miedo y lo que uno tiene en la cabeza no siempre es fácil plasmarlo en un papel. Digamos que no basta con tener una buena idea como el personaje de esta historia. Los duendes a veces nos acompañan y favorecen el proceso de escritura y en otras ocasiones lo entorpecen porque uno no da con la forma adecuada de expresar lo quiere transmitir. Te felicito por el relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Este relato identifica a muchísimos escritores. Incluso lo podemos trasladar a otras cosas. Cuando me siento a estudiar a veces me pasa lo mismo, me quedo en blanco y no consigo ni leer. Cuando escribo en mi blog también me pasa... Cuando la inspiración, concentración y demás no están viene la ansiedad. Y eso es muy dificil de dominar.

    ResponderEliminar
  6. Me hizo recordar a cuantas veces he tenido una idea en la cabeza y la frustración de no poderla bajarla al papel... o al teclado. Empezar suele ser difícil, una vez hecho, todo empieza a fluir.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Un relato con el que se pueden sentir identificados muchos escritores, de los cuales me incluyo.

    También me he encontrado con esta situación donde parece que la mente está creando la historia perfecta y no puedes esperar a estar delante del ordenador para poder plasmarla.

    No obstante, algo ocurre y ese momento se trunca....Me ha gustado el relato, muy bien escrito y muy realista.

    ResponderEliminar
  8. Hola,
    Creo que muchos escritores y artistas en general se sienten identificados. Hubo una vez un profesor de diseño que me dijo "duerme con una libreta en tu mesita de noche". Qué gran consejo... la de veces que me desperté en mitad de la noche y apunté esa idea!
    Besazos

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado el relato y has logrado que me sienta identificado, bien escrito y logra transmitir, reproduce bien los bloqueos del escritor,a veces no es fácil trasladar lo que tienes en la cabeza al papel, sin duda es un momento desesperante para el escritor. A seguir así

    ResponderEliminar
  10. Mmmm. El bloqueo creativo...La página en blanco y, sin embargo, la cabeza repleta de ideas. Suele pasar más veces de los que una quiere. Levo días sin publicar nada en mi blog. Tambien apenas tengo tiempo. Estoy esperando la inspitación. Un saluo.

    ResponderEliminar
  11. Hola!
    La lucha contra el folio en blanco y las musas está muy bien reflejada. La desesperación del escritor por no ser capaz de transmitir lo que buye en su mente es bastante angustioso.
    Cómo siempre, un gran escrito.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!
    Creo que todos, en cierto modo podemos sentirnos identificados con el relato de hoy. A veces explosiones de ideas rondan en nuestra mente pero somos incapaces de expresarlas e incluso situarlas en diferentes contextos para darlas a conocer.
    Espero de verdad que el escritor halle la fórmula para poder expresarse, porque no imagino algo más frustrante.
    Besotes

    ResponderEliminar
  13. hola guapa, la verdad es que es algo muy mitico y he visto peliculas que reflejan como afecta a un escritor este tema y es algo espeluznante, en tu post explicas y reflejas muy bien los bloqueos de los escritores. lo peor es una página en blanco que no cambia en ningún momento y al cabo de lso dias digue estando en blanco.
    me ha encantado y a no quedarse en blanco. jeje

    ResponderEliminar
  14. Reflejas muy bien la sensación de no poder exteriorizar, en palabras, el argumento de un libro y, sin irnos tan lejos, incluso, cuando en mi caso he de escribir un comentario de algún libro que he leído, a lo mejor tienes las ideas, pero no sabes cómo exteriorizarlas.
    Para un escritor, debe de ser muchísimo peor esperar a las musas que saquen todo cuanto tiene que decir desde su imaginación al papel.

    ResponderEliminar
  15. Estoy segura que muchas personas nos sentimos identificados totalmente, es increíble cuando nos bloqueamos y a veces cometemos el error de no desconectar para volver a crear con la mente más relajada. Me fascina como lo transmites, el café, la falta de sueño, el paso de las horas. Muy bueno!

    ResponderEliminar
  16. Cómo cuesta a veces que llegue la inspiración...! Me encanta lo bien que describes esos momentos. Es de admirar lo bien que enlazas y lo que uno logra empatizar con personajes gracias a las palabras.

    ResponderEliminar
  17. qué buen relato me recuerda a esos días que tienes un sueño que deseas compartir siempre creo que a todos nos ha pasado y estás dispuesto a escribirlo no importa ya sea como una nota como el autor en este caso pues quería hacer un libro el relato perfecto porque tenía las herramientas para hacerlo porque tenía los conocimientos pero cuando nosotros solamente queremos tomar una idea una la nota o o hacer algo al respecto se siente frustrante porque sabes que es algo que puede servir o algo que puede ayudar a otros pero sin embargo la idea no quiere salir y así muchas cosas que en el transcurso de los años te das cuenta que que no todo lo puedes compartir No todo lo puedes mostrar no todo lo puedes escribir simplemente te quedas con la idea y esa sensación porque tal vez es un regalo para ti y bueno me ha pasado me ha pasado no soy escritora de libros pero me ha pasado a veces lo que hago para el lugar de escribir hago notas hago notas de audio para poder esté recordar ese momento me gustó mucho, me gustó mucho tu relato Gracias por compartirlo saludos.

    ResponderEliminar
  18. Ohh que historia mas conmovedora para mi, a todos creo nos pasa que a veces no sabemos como ponerle palabras a esas ideas que tenemos en la cabeza.
    En cambio tu siempre sabes como darle palabras hermosas a pensamientos o situaciones como estas.
    Gracias! Me sentí identificada!

    ResponderEliminar
  19. Creo que todo el mundo que ha escrito en algún determinado momento de su vida ha sentido esa sensación que tan bien describes. A veces tenemos tantas cosas que decir o escribir que cuando tenemos que hacerlo nos quedamos bloqueadas.

    ResponderEliminar
  20. Excelente relato, la mayoría de las cosas que nos cuenta este relato es totalmente verídico, los momentos de ausencia... pero con ideas tremendas que no sabes cómo plasmar en papel. Yo creo que la mayoría por no decir todos los escritores han vivido esos momentos lo comparto! Me encantó. Saludos

    ResponderEliminar
  21. Me vi reflejada cuando tengo que hacer el diseño de alguna casa, tienda, etc..y pun me quedo en blanco frente al papel o la computadora
    Peor cuando una noche antes se me vinieron en sueños varias ideas y al final ninguna salio del sueño...

    Me frusto un poquito...

    ResponderEliminar
  22. Por la temática de mi blog no he llegado a sentir ese bloqueo del protagonista del relato, al contrario, demasiadas ideas y poco tiempo para plasmarlas. Pero quienes estén en el mundo literario con sus plazos y demás necesitan a los duendes de su lado...bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

La gata salvaje

Volar

No olvides que te quiero

Dos dientes