Dos dientes

Dos Dientes


De camino al trabajo inmerso en sus pensamientos cruzaba todos los días por un parque donde la paz reinaba en cada rincón especialmente a esas horas de la mañana, le gustaba salir con tiempo para disfrutar de aquella calma, todos los días se fijaba como en una esquina junto a uno de los bancos un hombre ciego colocaba sus pertenencias con un cartón en el que había escrito “Dame algo para comer” junto al cartel una lata de cerveza abierta por la parte superior en donde se suponía que los viandantes tendrían que dejar sus monedas. Cerca de este hombre se colocaba otro vestido con un chándal, zapatillas de deporte que parecían nuevas, una gorra y gafas de sol que le cubrían parcialmente la cara.

Llevaba días viendo a esas dos personas en el mismo lugar y a la misma hora, ese mañana descubrió que el hombre del chándal solo tenía dos dientes, le parecía extraño pues no parecía un vagabundo.

Una semana más tarde el despertador no sonó a la hora de todos los días, sabía que llegaría tarde al trabajo, apuró el paso cruzando por el sitio de siempre, sin embargo, en esta ocasión observó cómo algún paseante dejaba monedas en la lata del hombre ciego y otros dejaban algún pequeño billete, el hombre del chándal se acercaba a la lata robaba el billete sin que el pobre ciego se diese cuenta.

Ya no tenía prisa por llegar a trabajar, se colocó estratégicamente en un banco observando a los dos hombres, cada vez que dejaban un billete en la lata, el hombre del chándal lo cogía y lo guardaba en uno de sus bolsillos.

No podía dejar aquella vil acción sin hacer o decir nada, se acercó a los dos hombres y recriminó al ladrón, este sacó las gafas de sol, miró al buen samaritano y le propinó una brutal paliza dejándolo tirado junto al ciego, que sin saber lo que pasaba estiraba sus manos en busca de su lata, guardó todas sus cosas procediendo a abandonar de forma apresurada el lugar, mientras aquel que había intervenido quedaba tirado en el suelo sangrando por la boca y al lado dos de sus dientes.



Comentarios

  1. Hola Mar, que relato tan original, he tenido que leerlo dos veces. Seguramente al hombre primero de chandall que acompañaba al ciego y le robaba le paso lo que al protagonista de la historia. A veces nos queremos meter a solucionar algo que creemos que no esta bien y salimos escaldados.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. hola guapa, jolines, que relato mas diferente y original, ¿de donde sacas tanta imaginación? es estupendo, y madre mia con el temita, jajaja, me rio pero desde luego no es de risa porque es super real, porque las cosas no siempre son lo que parecen, a la vista está, a veces es mejor ignorar y no meterse.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa
    Madre mía que final, no esperaba eso para nada y me ha dejado con muy mal cuerpo, la verdad. Al final vale la pena no ayudar a nadie porque no sabes lo que te puede pasar, y es que podría ser una historia real
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Puf, aunque no se asemeje en nada, el relato me ha recordado a algo que viví junto a quien era mi pareja por aquel entonces. Intervenimos en algo que quizás no era de nuestra incumbencia, pero que al verlo no podíamos quedarnos sin hacer nada (un hombre estaba pegando a una chica). Al final, tanto mi pareja como yo fuimos agredidos, y no solo eso, en el juicio la chica testificó en contra nuestra. Pero vamos, penalmente obvio que no pasó nada, pero a una se le quitan las ganas de ayudar en según que situación.... aunque no va conmigo girar la cara. Así que ayudar sí, pero siempre con precaución.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Que extraño el final, he pensado que el hombre que golpeó al del auto quizás perdió los dientes por la misma razón, quien sabe quizás eso le arruinó la vida, aún así veo injusto que le quite el dinero al ciego.

    ResponderEliminar
  6. Me ha costado entender el desenlace, creo que aundaún no acabo de tenerloctenerlo y eso que he releido varias veces el relato. Gracias por compartir, un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    La verdad es que el relato es interesante porque creo que refleja desgraciadamente el sentimiento que tenemos todos al querer ayudar a alguien. Es duro el final, pero deja la moraleja clara. Muchas gracias por compartirlo con nosotros.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que el relato me ha gustado y sorprendido a partes iguales, es complicado ayudar a alguien cuando no siempre quiere nuestra ayuda, la verdad es que la vida siempre nos deja una moraleja, gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  9. Es muy buen relato, me ha encantado, es muy original. Además, está fenomenalmente redactado. Refleja a muchas personas y me he sentido identificada. Un beso y gracias por compartirlo con nosotros.

    ResponderEliminar
  10. Madre mía... menuda historia más peliaguda pero suele pasar. El hombre que quedó sin dientes sería lo que se define como un héroe, lo que no es casi nadie. Cuando la gente en general ve algo como eso, ni se le pasa por la mente meterse por el medio. Piensan: "Ya lo hará otro" y nadie lo hace, sólo el héroe que en este caso salió trasquilado...
    Muy buen relato. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Hola,
    Cuántos casos hay de gente que ha intentado "ayudar" y ha salido mal parado... A mi me parece triste porque eso hace que cuando se ve una injusticia todos pasan por al lado como si nada y la bola crece y crece.
    Un relato diferente!
    Besazos

    ResponderEliminar
  12. Hola, la verdad que me ha impactado un poco la historia pero no es nada diferente a la realidad, muchas veces por ayudar, pero creo que es importante tender la mano

    ResponderEliminar
  13. A veces querer ayudar a otros trae dura consecuencia y a la verdad creo que nuestra humanidad es eso, querer ayudar si vemos a alguien en peligro.

    ResponderEliminar
  14. Hay quien no se lo piensa dos veces a la hora de socorrer a alguien y otros que habrían visto la escena a diario y no habrían movido un dedo por no buscar follón. A veces la vida no es justa y el buen samaritano terminó malherido por ayudar al ciego,bss!

    ResponderEliminar
  15. Hola guapa, pues por un lado me parece bien eso de no querer que se robe a una persona, pero igual la manera de hacerlo no fue la mas adecuada viendo el final, quiza lo suyo era actuar mas friamente y planearlo mejor... pero a todo pasado... besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

Acariciando el alma

Un minuto del día

El cuadro

Abuelo

Venta de libros de segunda mano