Secretos de una torre


Cuantos años e historias albergaba aquella torre mirando al mar con su porte señorial, el viento batiendo contra aquellas piedras que tantas historias acogía, cuantos secretos ocultaba, cuantas manos habían rozado sus paredes. Desde lo alto vigilaba la ciudad, a su gente, permitía que ojos cargados de vivencias contemplasen las vistas más allá del horizonte.

Una tarde de verano cuando el sol se ocultaba, una mujer miraba aquella hermosa fortificación, a su mente acudían recuerdos de muchos años atrás, sus pensamientos habían retrocedido en el tiempo, aquella torre le había proporcionado una felicidad que nunca hubiese imaginado, el mar compartía color con el cielo azul, aunque los años pasaban como la luz a través del cristal, ella recordaba cada instante, aquellas palabras que tranquilamente se las había podido llevar el viento y sin embargo se guardaban en su memoria.

Él se acercó sigilosamente, la abrazó, la besó y agarrados contemplaron aquella estructura que los había presentado, allí se habían conocido, desde aquel día comenzaron con una esperanzada ilusión puesta en el futuro, el paso del tiempo añadió a aquel entusiasmo, muchos sentimientos, dulzura, amor, sensaciones que fueron descubriendo juntos. 

Ambos miraron a la torre, se sintieron agradecidos por ser ella la que los había unido.



Comentarios

  1. ¡Hola!
    Creo que todos tenemos un lugar, e incluso lugares, que siempre que los vemos o visitamos, o simplemente pensamos en ellos, nos hacen recordar y revivir esas buenos recuerdos, esos inicios de algo... Aunque claro está, también muchos de ellos nos aportan todo lo contrario.
    En mi caso, muchos la verdad, pero viendo la historia de la torre, me ha hecho recordar la mía, pero en mi caso se situa en un faro. Allí, empezó algo, que aunque no perduró mucho en el tiempo, siempre que lo veo o lo visito, recuerdo todo lo vivido de un modo muy especial.
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonito!
    Creo que todas las parejas tenemos una canción y un lugar que nos llena. Me ha parecido un relato muy bonito cargadito de buenos sentimientos. Me pongo en la piel de esa pareja y me puedo imaginar lo mucho que representa esa torre para ellos.
    Besazos

    ResponderEliminar
  3. Anda, la Torre de Hércules, bonito rincón...Aunque sería cuanto menos inesperado conocer a tu persona ideal allí, que es un río de turistas y no da mucho lugar a la calma...Tal vez en invierno,entre la niebla, los más atrevidos encuentren ahí su lugar especial, bss!

    ResponderEliminar
  4. hola guapa, que bonito, a mi las torres, me super encantan, castillos, etc todo este tipo de construcciones son maravillosas y muy interesantes de visitas, y el relato tambien lo has puesto estupendamente, cualquier pareja tiene algo de ellos dos solos, el que ya puede ser cualquier cosa y es interesante saberlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

Lo mas leído en el último mes

Mi libro "Te estaré esperando"

La gata salvaje

Volar

No olvides que te quiero

Dos dientes