El hombre

El hombre


Durante un viaje su vida cambió radicalmente al descubrir aspectos de su cuerpo a los que nunca les prestara atención, jamás hubiese creído que su apariencia le pudiese llevar hasta todo aquello con lo que llevaba soñando desde pequeño.

Todo comenzó veinte años atrás, llegaba al mundo un bebé hermoso, muy buscado y muy deseado por una pareja que ya había perdido la ilusión de ser padres. La vida les regaló aquel niño que además de su belleza fue adquiriendo unos sentimientos que exteriorizaba sin pudor, fiel al cariño y dedicación de sus padres, defensor de los animales, sensible con la desgracia ajena, todo ello en un cuerpo y facciones perfectas.

Su gran pasión era poder ayudar a aquellos que tenían alguna carencia, para ello comenzó sus estudios de medicina con la intención de sacar una especialidad y poder ser voluntario donde más lo necesitasen.

En un viaje a la capital del glamour mientras paseaba por la calle se fijaba en que todo el mundo lo miraba, era su primera salida, su primer viaje fuera de lo conocido, los viandantes creían que era alguien famoso pues esa belleza no pasaba desapercibida, incluso algunos querían sacarse fotos con él.

Un famoso empresario del negocio de la moda lo estuvo observando durante varios minutos, su porte, su actitud, su cuerpo le parecieron sensacionales, nunca había encontrado a nadie con esas características, lo visionaba como el hombre del siglo.

A partir de ahí comenzó una andadura entre fotos, revistas, medios, televisión, así como viajes a lugares a los que nunca se le hubiese ocurrido ir.

Fue explotado al máximo, él lo sabía, pero continuaba ofreciendo su maravillosa sonrisa allá donde iba, entre foto y posado sacó su carrera de médico, hizo la especialidad deseada, ganó mucho dinero con su trabajo, mientras ayudaba a sus padres pensaba en cómo utilizar todo aquel capital.

Siete años dando lo que el público quería, entregando su belleza a la cosmética, las peluquerías, la moda, incluso ganó el título de Míster Universo lo que le trajo más popularidad, más conocidos que le vendrían muy bien para su proyecto.

Cuando consideró que el tiempo dedicado a la fama había llegado a su fin, lo dejo todo para ocuparse de lo que realmente era su pasión, ayudar al necesitado, ser voluntario, ahora podía hacerlo, tenía el conocimiento, conocidos famosos y dinero.

Nunca más se supo del aquel Míster Universo que fuera la locura del glamour, una vez hubo abandonado la popularidad, nadie habló de él, aunque lo que estuviese haciendo en ese momento fuese mucho más importante.  



Comentarios

  1. Eso pasa porque el ser humano, indistintamente de su sexo, es gilipollas. Nosotros no solo hemos creado la sociedad de la imagen; también la hemos alimentado. Merecemos toda la mierda que nos pase por imbéciles y superficiales.

    ResponderEliminar
  2. Hola wapa! Es una historia muy bonita y conmovedora, me ha gustado mucho y te hace reflexionar.
    Bsss

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa
    Me gusta que al final dejara la fama por dedicarse a lo que en realidad le gustaba. Y es muy cierto, hay muchos ejemplos donde la fama la tiene quien no hace nada importante mientras los que se esfuerzan por los demás pasan desapercibidos
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa, me ha gustado mucho el relato, tristemente es así.. cuando se tiene fama a la gente le llama más la atención esa persona pero me gusta que el protagonista acabara dedicándose a su verdadera pasión pese a que injustamente no fuese un hombre reconocido. Esta es la sociedad en la que vivimos.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Así es, por desgracia, ayudar a los demás no atrae a los flashes...Lo que más me ha gustado de tu historia es que esos focos no le hicieron alejarse de sus objetivos de acabar los estudios y ayudar a los demás, porque dicen que la fama cambia a la gente, bss!

    ResponderEliminar
  6. Hola! me gusto mucho tu historia, aprovecho una oportunidad para poder hacer en el futuro lo que el de verdad queria, nunca se olvido de su objetivo. Como siempre, un placer leerte. Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa, pues por una vez parece que no esta reñido el ser guapo con el querer ayudar a los demas, es una historia interesante, no se hasta que punto podria ser real, pero desde luego, chula de leer! besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

¿Podemos hablar?

Sorteo: Te estaré esperando

Acariciando el alma

El cuadro

La mujer de mi vecino