El camino de la felicidad

El camino de la felicidad

El Camino de la felicidad


Resultaba sorprendente descubrir como existían personas que en un breve momento pasaban de la alegría a la pena y viceversa, el evitar sentirse triste era una de las mayores prioridades de cualquier ser humano, vivir con las emociones de la pasión, no ser insensible a la vida, destapar todo lo malo del interior de cada uno en ocasiones se complicaba, los sentimientos encontrados abundaban en cada situación o vivencia. Todo ello se escondía en una parte de nuestro cerebro, algunos lograban ocultar sus emociones y otros se derrumbaban cada dos por tres, incapaces de retener pensamientos, acciones, actitudes.

Pocos conocían el camino de la felicidad, ese que seguías recto en las pasiones, en el conocimiento, en la vida, era difícil encontrarlo, pero una vez puesto en ruta salirse no era una opción pues suponía volver a empezar de nuevo el recorrido. El camino de la felicidad también tenía sus leves ramificaciones, esos saltos inesperados que intentaban nublar el sendero, los contratiempos que inconscientemente sabías que sucederían y, sin embargo, intentabas evitarlos, la forma de solventarlos podría determinar un regreso a la estancia de la tristeza o por el contrario continuar una de las bifurcaciones que más tarde se unirían al gran camino.

Durante siglos la búsqueda de la felicidad completa fue un fracaso, no existían pociones mágicas, ni palabras rebuscadas, ni certezas a tiempos de tristeza o felicidad. Solo existía ese camino, el que había que encontrar y permanecer en él, aunque por momentos apareciesen los imprevisibles desvíos, de algunos se salía con facilidad, de otros era el tiempo el que te permitía momentos lucidos cada vez más espaciados.

Según la Real Academia Española, la felicidad es un estado de grata satisfacción espiritual y física. Platón sostenía que todos los hombres perseguían la felicidad, de ello se deduce que localizar ese camino era una tarea ardua, que implicaba en muchas ocasiones esa falta de empatía que permitía desligarse de problemas ajenos.

Compartir, trabajar, relacionarse podía hacernos perder el camino de la felicidad, pero, ¿Qué es vivir, sin retroceder, sin equivocarse, sin sufrir? ¿Qué es pasar por la vida sin salirse alguna vez del camino?, por ello sin duda la búsqueda de la felicidad comprende todas las vivencias que realizamos a lo largo de nuestra vida, no importa si nos salimos o cogemos atajos, lo importante es aprender a realizarnos como personas para llegar a tener momentos cada vez más largos de plena felicidad.


Comentarios

  1. Me ha parecido, casi, una declaración de intenciones. Un escrito por el alma a través de tus manos. Para mí, la felicidad completa no existe, solo voy viviendo muchos momentos felices a lo largo de mi vida. No sigo ningún camino recto, porque la vida no es eso, sino más bien al revés. Senderos llenos de curvas, de altos y bajos que hay que sortear para poder llegar. La vida en sí misma, es un constante aprender, no importa la edad que tengas, siempre aprendes algo y, en ese camino es que vamos disfrutando a pesar de todo, a pesar de las circunstancias. La vida es lo que lo es y para alcanzar esa felicidad, hay que caerse muchas veces. Nada es perfecto, por eso no creo en la felicidad completa ni eterna, sino solo de los momentos.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Nos empeñamos toda la vida en buscar la felicidad. Lo más curioso es que decimos siempre "seré feliz si consigo esto o lo otro", y cuando lo conseguimos nos damos cuenta que la felicidad no depende de algo en concreto. La felicidad es estar bien con nosotros mismos. Por lo menos yo pienso así.

    ResponderEliminar
  3. Y alcanzar esa felicidad no es fácil, es un camino por el cual tenemos que cometer equivocaciones, retroceder por momentos para rectificar, y continuar.

    ResponderEliminar
  4. No es fácil alcanzar la felicidad, en el camino nos equivocamos, yo creo que nos empeñamos en alcanzar cosas, y lo que nos hace feliz esta más cerca de lo que imaginamos, creo que esta más en los detalles, momentos, también los sueños, pienso que no hay que buscarla si no es saber que nos hace felices

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Mira que me encantan mil tus relatos, pero debo decir que quizás este es uno de los textos que más me han llegado.
    Como dice el dicho, la vida es lo que pasa cuando estamos haciendo planes, y la felicidad con ella.
    Cierto es que todos anhelamos una vida plena, casí perfecta por así decirlo, sin preocupaciones, tropezones, sin llantos ni tristezas, pero si lo pensamos fríamente, sería sin sentir cosas que aunque muchas veces no son agradables, sí son necesarias, y que al final todas ellas, en pequeñas o grandes dosis, nos ayudan a avanzar, y a ser quienes somos, y renunciar a ello por una idea, sería un gran error.
    Disfrutemos del hoy, del ahora, el mañana es muy lejano y el ayer es historia, y si tenemos que levantarnos, hagámoslo, pero no renunciemos a vivir, porque el hecho de hacerlo es la razón de la felicidad.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!f La parece a veces muy esquiva, pues cuando crees que vas a alcanzarla se escapa. Yo pienso que tenemos sobredimensionada a la felicidad y no somos conscientes de que la felicidad son pequeños momentos en la vida que hay que disfrutar y que saborear. Al final somos todas nuestras experiencias y las que nos quedan por vivir. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Creo que hay que saber ser feliz con lo que se tiene. Nos pasamos la vida esperando el momento perfecto y no nos damos cuenta de los que dejamos pasar. El momento perfecto no existe, sólo existe lo que hacemos con cada momento.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. La felicidad no puede ser una meta si no hay ningún estado que sea inamovible e inalterable. Por lo tanto, la felicidad es cómo se maneje lo de el camino, no el destino.

    ResponderEliminar
  9. Yo pienso que si no tropiezas, no caes y si no caes no aprendes a levantarte. Si sólo ves una cara de la vida, no has tenido una vida intensa. Para valorar la felicidad hace falta saber qué es la tristeza. Todo tiene su yin y su yan jeje. Una cosa está incompleta sin la otra. ;-)

    ResponderEliminar
  10. Cuántas veces no me equivocado, cuántas veces no he llorado, cuántas veces me he sentido en el suelo, cuántas veces no he sufrido, cuántas veces me he sentido solá, cuántas veces me he sentido derrotada, estresada, agobiada, infeliz, deprimida pero aún así las pocas veces que he estado Feliz para mí todo aquello se borra, deja de existir y a pesar de que los momentos de felicidad son instantes como un suspiro hacen una recarga de mi ser para así continuar adelante. hay situaciones tan difíciles que no podemos superar en corto tiempo pero el solo hecho de pensar un momento en aquello que nos hace feliz neutraliza lo malo y hace un brinco casi instantáneo a nuestro hoy nuestro presente para volver a empezar y crear más momentos felices. He aprendido que eso es vivir vivir es la felicidad para mí.

    ResponderEliminar
  11. YA desde tiempos de platon, se ha ido buscando el sentido de la felicidad y realmente si analizamos, la felicidad esta en las cosas que menos valoramos en el dia a dia mientras nos empeñamos en buscarla en cosas que no tienen ningún sentido, porque dejamos escapar el tiempo y muchas cosas buenas q nos hacen felices

    ResponderEliminar
  12. Así es, la vida es lo que pasa mientras estamos pensando en otra cosa. Cuando caemos aprendemos sin darnos cuenta y nos vamos formando como personas. Debemos vivir cada momento como si fuera único porque ese momento ya no volverá.

    ResponderEliminar
  13. Una reflexión muy intensa, es cierto que muchas veces nos complicamos con pequeñas cosas y no somos capaces de ver que podemos vivir momentos buenos y que nos llevaran a ser felices si tan solo lo deseamos, pensar que los pequeños detalles pueden cambiarlo todo.

    ResponderEliminar
  14. Una interesante reflexión. Todos queremos alcanzar la felicidad pero, en ocasiones, tienes que probar la tristeza y equivocarte en alguna decisión que creías acertada para descubrir lo que verdaderamente quieres o, también puede ser, que ese otro camino que al principio crees que ha sido un error al final te lleva por el verdadero camino destinado para ti y allí es donde puedes ser feliz de verdad ^^

    ResponderEliminar
  15. Hola
    No puedo estar más de acuerdo contigo. Nos venden que la felicidad está en ir en línea recta pero para nada el camino es así. De nuestros errores aprendemos y nos forman como personas. Me ha encantado tu relato
    Besazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.