Los deseos

Los deseos


Durante generaciones solo un miembro de la familia podía heredar el poder de pedir cuatro deseos, tres a lo largo de su vida, no importaba cuáles fueran, aquello que desease se le concedía de inmediato, y unos momentos antes de morir se le concedía él ultimo y cuarto deseo: dejar en herencia ese poder a alguien de su familia.

Camila, era la poseedora de ese don, un poder que había destrozado a muchos de sus familiares por avaros, inconscientes, imprudentes e irresponsables, pedían cosas que realmente no necesitaban, utilizando su don sin reflexionar sin guardarlos para momentos decisivos.

Camila conservó sus deseos para algo importante, el primero lo tuvo que usar con su madre, salvarla de una grave enfermedad, el segundo cuando perdió su trabajo y ella y su familia no podían subsistir, lo perderían todo, deseó un buen trabajo para ella y para su marido, para así poder vivir cómodamente con sus dos hijos.

El tercer deseo fue lo más duro que tuvo que decidir, un grave accidente del autobús escolar en el que perdieran la vida varios estudiantes y sus dos hijos estaban entre la vida y la muerte, solo podía salvar a uno, su corazón no le permitía decidir, su dolor era tan grande que quería desaparecer, los quería por igual, la decisión que tenía que tomar era demasiado cruel.

Sentada en la sala de espera, abrazada a su marido, pensaba en una solución, quería salvarlos a los dos, eran sus niños, su vida, ningún padre tendría que pasar por un dolor tan insoportable.

Se levantó mirando a su marido, lo besó, ambos lloraron, él por sus hijos y ella por la determinación tomada. En el cuarto de baño, se cortó las venas, momentos antes de morir, tenía que traspasar su poder a alguien de su familia.

Salvó a su hijo con su tercer deseo y le pasó el poder a su hija la cual tendría que vivir lo suficiente para poder beneficiarse de sus tres deseos.

Mientras Camila agonizaba en el aseo, sus hijos volvían a la vida, sin saber que ya nada sería igual. 



Comentarios

  1. Excelente contenido, mucho éxito...

    ResponderEliminar
  2. Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad. Y si eso lo dijo el tío de Spiderman, debe ser verdad.

    ResponderEliminar
  3. Una madre es capaz de dar la vida por sus hijos, sin duda fue una decisión muy difícil, ojalá que su hija haga buen uso de su poder.

    ResponderEliminar
  4. Gran relato, y hablando de poderes, que bueno poder disfrutarlo.

    ResponderEliminar
  5. Halaaaaaa, me ha encantado! Me ha dejado en suspenso hasta el final, y con dos deseos aún estaba claro que haría lo que haríamos cualquier madre en su lugar! Felicidades de nuevo!

    ResponderEliminar
  6. Siguen habiendo cosas sin explicación. La ciencia ha podido explicar muchas y sigue avanzado. Cuestión de tiempo.

    ResponderEliminar
  7. Que gran reflexión nos deja este relato, tristeza y valentía, gracias por compartir :)

    ResponderEliminar
  8. Sin duda un texto que hace reflexionar, una decisión muy dura, pero el amor de una madre lo puede todo y es capaz de lo que sea por salvar a sus hijos.

    ResponderEliminar
  9. me has fascinado con tus letras abrazos desde el silencio

    ResponderEliminar
  10. Wuauuu la valentia de una madre que hace todo por sus hijos! Muy buena historia , te felicito!

    ResponderEliminar
  11. Hola,

    Ya conocía este cuento, es interesante la verdad. Madre no hay más que una no? Y como dice un compañero/a más arriba "un gran poder conlleva una gran responsabilidad" ;) Saludos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!
    Me ha gustado mucho tu relato, por lo particular y porque he podido vislumbrar el final porque es lo que se me hubiera ocurrido a mí. Me gusta porque eres muy directa en tu prosa. Gracias por compartirla.
    Un besote!! ^,^!!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  13. Hola guapa, madre mia que final! debo decir que me ha impactado, era una decision complicada como madre y prefirio sacrificarse antes de elegir a uno u otra, uff, he pensado en ello y que valor hace falta, impactante! por cierto que me ha parecido muy original eso de tener los 4 deseos e ir pasandolos a otros miembros de la familia! besos

    ResponderEliminar
  14. Hola. Que conmovedor relato. Cuanto amor hay en esa madre. Me he quedado sin palabra y con el corazón encogido. Me encanta como nos sorprende con cada relato. Besos.

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola!
    Siempre había pensado que poder tener el don de poder pedir deseos debería ser algo fascinante, y ojo, que sigo pensándolo, pero poniéndome en la tesitura de esa madre... ¡puf! No sé si sería más una carga que otra cosa. Y como no, por otro lado con el relato nos muestras que el poder del amor de una madre a sus hijos es inmenso.
    Eso me ha hecho pensar en que tener la madre que tengo, es mi mayor dicha y mi mayor deseo hecho realidad.
    Así que gracias por ofrecernos un relato como siempre, fascinante, y despertar en mí esa reflexión.
    Besotes

    ResponderEliminar
  16. Me gustaron muchísimo tus relatos. Me engancharon desde un comienzo, te quedas en mis lecturas recurrentes desde ahora

    ResponderEliminar
  17. hola guapa, este relato me ha gustado aun mas que los anteriores porque emite un montón de fuerza y de amor hacia los suyos, es tremendo, y eso de los tres deseos ¿quien no querria tener en un momento dado tres deseos para poder cumplirlos? uf, me faltarían deseos o me sobrarian ideas para tenerlos, jajaja.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.

Lo mas leído en el último mes

¿Podemos hablar?

Sorteo: Te estaré esperando

Acariciando el alma

El cuadro

La mujer de mi vecino