El cuadro

 El cuadro


Un hogar siempre está lleno de recuerdos, fotografías, libros, figuras, todos ellos recopilados a lo largo de los años, la última adquisición había sido un cuadro que su marido comprara en un mercadillo, la verdad es que estaba bien pintado, el paisaje era de unas montañas con la cresta cubiertas de nieve, lo firmaban con unas iniciales, el marco estaba desgastado por el tiempo lo que le hacía parecer una obra antigua.

Lo expuso en el pasillo cerca de la habitación principal, pues esa pared era larga y se veía vacía. Llevaba el cuadro dos días en la casa y al pasar por delante le pareció ver algo distinto.

—Ernesto, mira ven a ver el cuadro.

—¿Qué le pasa?

—No lo sé, pero creo que esa sombra antes no estaba.

—Pues no sé si estaba o no, la verdad ni me había fijado. —Ernesto, se acercó más al cuadro para verlo bien. —Yo creo que ya estaba, no tiene lógica que no estuviese antes ¿no?

—Pues no sé qué decirte, yo creo que no estaba.

Esa noche Julia no durmió todo lo tranquila que hubiese querido, pensaba en aquella sombra, parecía humana y estaba segura de que cuando llevaron el cuadro a casa aquello no estaba. A la mañana siguiente comprobó el cuadro, seguía igual que la noche anterior, finalmente se convenció de que la sombra era parte de la pintura.

La tercera noche, al pasar por delante, la sombra estaba más nítida, daba la impresión que quería salir, ahora estaba segura que era de una persona, un hombre con sombrero y precisamente esa noche estaba sola, Ernesto tenía que trabajar hasta tarde, los pelos del cuerpo se le erizaron, corrió al teléfono sonó hasta que saltó el contestador.

—Ernesto, tienes que venir a casa, la sombra del cuadro está más clara, tengo miedo, ¡Por Dios!, ven a casa.

Aterrorizada por el miedo, sacó el cuadro de la pared y lo llevó al contenedor más cercano, cuando llegó a casa, echó a correr como alma que lleva el diablo, el cuadro estaba colgado y ya no había sombra ahora se reflejaba claramente a un hombre vestido de negro, con sombrero y una mirada aterradora.

Cuando Ernesto llegó a casa, observó que en el cuadro había dos sombras.

El cuadro


Comentarios

  1. Que barbaridad si me pasa una cosa así me da un parrús, miraré bien cuando tenga que comprar un cuadro.
    No se porque me sale anónimo, no me deja ponerme como seguidor de tu blog, soy Maica Fran. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Esta muy buena la historia, es como de película... me encanto

    ResponderEliminar
  3. hola guapa, que historia mas buena, me ha impactado el final, pero me ha enganchado un montón desde el inicio, y cuando he empezado a leer, hay dos sombras y antes había una, es como ¿queeeeeee? jajaja, en serio, esta genial, corta en esta ocasión pero no por ello menos interesante de lo que nos tienes acostumbrados.

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    Menudo escrito😰😰😰a mi me passa eso y me muero con lo cagadita que soy....
    Super historia!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Como siempre eres maestra de lo inquietante. Creo que este es de los mejores. Me gusta muchísimo como progresa la incertidumbre y das el toque final. Muchas gracias, como siempre, por compartirlo con nosotros.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  6. Me ha enganchado muchísimo está historia desde el primer momento, y no me esperaba para nada el final cuando empecé a leerla. Me pasa eso a mí y me da algo jajaja, qué miedo!

    ResponderEliminar
  7. Ay por Dios! ¿De dónde sacas estas ideas? Por Dios. Eres la Stephen King española...
    Qué terror de cuadro y un final impredecible como siempre y además sorprendente. Muy bueno. Siempre mola pasarse por aquí. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola ... Que buen relato desde el principio te engancha y al final te deja con el cuero erizado.
    Felicidades

    ResponderEliminar
  9. Jolines qué miedo! Me resulta aterradora la idea y que inquietante leer el relato. Eres un hacha creando tensión! Te felicito ehhh me has mantenido enganchada todo el texto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Si que ha sido de terror este relato y refuerza esa idea de que la energía de los que habitan un lugar a veces se queda y encuentra la manera de manifestarse.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!
    What? Juer que iuiu me ha dado el relato, más que nada por el final las cosas como sean, eso de que el cuadro volviese solo a la casa y que ahora fuesen dos sombras las que estuviesen en el, me invita a pensar que la mujer era una de ellas.
    Creo que no voy a mirar los cuadros que tengo en casa una temporada jajaja Aunque la verdad es que son cuadros míos y de mi abuelo, así que dudo que se esconda algo oscuro en ellos....
    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Me he cagado viva cuando ha aparecido la sombra en el cuadro, pero ya con lo de la segunda.... Y lo peor es que me he comprado unas láminas nuevas para el salón y ahora me va a dar canguelo mirarlas. Ainns que cobardica me estoy haciendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Conclusión:no compres cuadros en mercadillos, se ven cosas raras. Vaya coincidencia, que siempre tienes mil cosas en la cabeza y te olvidas de la decoración de casa y justo el día que decides mirarla cobra vida. Estaré pendiente de los que vea a partir de ahora jajaja,bss!

    ResponderEliminar
  14. Uff, que terrible que te pase esas cosas. Cuando uno esta con la cabeza a tope se nos olvida algunas cosas. En casa no tengo cuadros, tengo tiempo queriendo comparar unos para el salón.

    ResponderEliminar
  15. Holaaaaaaaaaaa!
    Me ha sorprendido el final de la historia, cuando Ernesto va a tirar el cuadro al contenedor y al volver vuelve a estar colgado, yo hubiese hecho lo mismo que él, salir corriendo y encima no volver a casa.
    Gracias por compartir este escrito.
    Un besito, nos leemos^^

    ResponderEliminar
  16. Que buena HISTORIA ahora los cuadros quebtenga de n caso los veré minuciosamente tal vez hay algo que no logramos entender de las ovras de arte de los autores y que con el paso de los años podemos resolver, que misterio de esas dos sombras al final. 😱 Esperaré la segunda parte de esta historia.

    ResponderEliminar
  17. joer QUE MAL ROLLO!!!! pero me ha encnatado, da para mucho! molaría que siguieras desarrollándola

    ResponderEliminar
  18. uauuu me ha gustado mucho la historia, me ha recordado de hecho un cuento de Shirley Jackson de un cuadro tambien, da mal rollo la verdad, y por eso me ha encantado! la historia es muy buena y aunque es algo previsible, me gusta como se llega al final! besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.