Que no se apague la luz

Luz

 Que no se apague la luz

Apagar las luces de su casa no era una opción, sabía que tan pronto todo se quedase a oscuras despertarían aquellos que la odiaban, seres que sabía bien quienes eran, en algún momento de su vida los había conocido.

En todas las esquinas disponía de velas y linternas por si en algún momento se iba la luz, no podía estar a oscuras o esos seres acabarían con ella, estaba tan segura de eso que temblaba con solo pensar en la oscuridad.

En una ocasión que la luz se fuera a causa de la tormenta pensó que ahí acabaría toda su existencia, solo fueron unos breves segundos donde comenzó a escuchar aquellos sonidos y la casa se inundó de aquel putrefacto olor. Lo peor de todo era que no podía escapar, tan pronto estaba oscuro se quedaba petrificada, aquella fuerza inhumana la sujetaba de tal forma que le era imposible dar un solo paso.

Ahora, sola en aquella casa descubrió que todos volvían para hacerle pagar sus maldades, descubrió de la peor forma que estaba presa de sus víctimas, aterrorizada entre aquellas cuatro paredes rezando para que la luz no se apagase, apenas sin dormir por si todo quedaba a oscuras, demacrada por el miedo, sin embargo no sentía lo que había hecho, el arrepentimiento no estaba en sus genes, su corazón era un órgano inmune al perdón, sus ojos vigilaban las esquinas sabía que tan pronto la luz se apagase no podría moverse y quedaría a expensas de todos aquellos que buscaban venganza.

Todo comenzará desde muy pequeña, su madre la miraba muy fijamente pues en el fondo sabía que el alma de aquella niña estaba poseída por el mal, a ojos de los demás era encantadora, amante de los animales; o eso creían hasta que comenzaron a desparecer gatos y perros de los alrededores; ahí comenzó a perfeccionar el arte del mal, la violencia contra todo y todos, la envidia, el odio y en especial con aquella mujer que sabía lo que había parido, luego fueron otros, hombres que la abandonaban, mujeres atractivas y emprendedoras, amantes de todo lo contrario a lo que era ella, un demonio dentro de un cuerpo que parecía humano. Años haciendo el mal por donde pasaba, librándose de caer en manos de la justicia, alimentándose de su psicopatía hasta el extremo de disfrutar como nadie, una depredadora sin alma.

Otra noche más, acostada en su cama con los ojos bien abiertos intentaba mantenerse alerta. La tormenta estaba comenzando, el viento ululaba como si de un lobo se tratase, la lluvia rompía contra las ventanas, los truenos dejaban su estela en el cielo tras el estruendo.

La luz se apagó, la oscuridad predominaba en toda la estancia y comenzó a sentir en sus carnes la presión de aquellos que esperaban para hacerla sufrir tanto como ella lo había hecho.

Nunca más volvió la luz, solo la justicia de los infiernos predominó aquella terrible noche.

Comentarios

  1. ¡Hola!
    La verdad es que aunque creo en el karma, vamos, que si haces mal el mal regresará a ti, confieso que me ha resultado una escena espeluznante. Supongo que es por el hecho de que soy muy miedica, aunque lo negaré si alguien lo dice jejeje.
    La vida es solo una, intentemos hacer el bien, y disfrutar de ella, para que cuando se apague la luz no sintamos miedo.
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. No cabe duda de que habría que haber llamado al Padre Damián J. Karras.

    ResponderEliminar
  3. Estos días de la oscuridad son fatales, falta energía para todo.. pero hay que vivir con esto ❤ Bien escrito ❤

    ResponderEliminar
  4. Muy bien escrito, estupendamente narrado. No puedes ni pestañear hasta llegar al final y te produce sensaciones. Espeluznante, sí... Estupendo también. Enhorabuena Mar!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola! Como siempre, me encantan tus relatos. Soy de las personas que creen en la existencia del karma y que la vida es como una rueda, que con el tiempo todo lo que uno da le vuelve. Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Es en la oscuridad cuando aparecen todos nuestros miedos, quizás por venganzas, por remordimientos, o por el Karma como dicen otros.
    Estupendo como siempre tu relato
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. ¡Buenas!
    Me ha recordado a la historia de Raven de DC , que aunque al principio trata de un supuesto ser maligno, resulta que se convierte en super heroína. Y creo que al final todo el mundo puede llegar a tener bondad en su corazón y no dejar que la oscuridad te inunda, e incluso cambiar un corazón que ha sido malvado en uno bondadoso. El karma al final no es la mejor opción, si no el perdón y el arrepentimiento.
    Pero como historia de ficción está genial, creo que puede llegar a ser incluso un relato corto y dar muchísimos giros :D
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Hola,
    De esos relatos en los que no puedes respirar hasta leer la última palabra. Te inquieta y te retiene. Felicidades por todo lo que eres capaz de hacernos sentir con el uso de la palabra.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho leerte, en algún momento me sentí identificada con tu relato, pero paso a paso he ido aprendiendo, que la oscuridad en la causa de la tormenta sino nuestra mente de todas maneras siempre tengo velas encendidas porque a mi casa porque me relaja

    ResponderEliminar
  10. Madre mía, cada vez te superas más! Me has tenido todo el relato conteniendo la respiración, consigues que en unas pocas líneas empaticemos con las víctimas de esta mujer, y que deseemos que se apague la luz! Me ha encantado que todos tus relatos tengan un lado perverso, o sobrenatural... Un besote!

    ResponderEliminar


  11. La verdad que me cuesta creer un poco en el Karma. No sé, hay personas que eso nunca le llega a pesar de lo mal que van por la vida. Soy más de creer de consecuencias por nuestras acciones. Mi lema de vida es, no hacerle al otro lo que no me gustaría que me hicieran a mí.

    ResponderEliminar
  12. Siempre queda la esperanza de que aquellos que hacen mal tarde o temprano (más bien tarde visto lo visto) reciban un poco de su propia medicina. Lo curioso es que no tenía remordimientos a pesar de ese miedo constante, bss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.