Si Dios quiere

 

Si Dios Quiere

Si Dios quiere

Sentarse en un banco mirando al mar era una de sus actividades preferidas, el sonido de las olas batiendo contra la orilla le producían una sensación de paz, tranquilidad y sobre todo la relajaba hasta el punto de olvidarse por unos minutos de todo aquello que la alteraba. Llevaba meses acudiendo a aquel mismo sitio durante la hora de la comida, necesitaba aquel sosiego que la preparaba para continuar con su jornada. Ese día dos ancianas conversaban en el banco contiguo, podía oír claramente la conversación que tenían, pues sus oídos ya no eran muy finos y alzaban la voz como si estuvieran solas en el mundo.

—¿Qué dices, habla más alto que no te oigo?

—¡Estás como una tapia!, te digo, que porque siempre dices “Si Dios quiere”, si no eres creyente.

—¡Pues! Porque es una frase hecha, se dice sin más.

—¿Pero entonces no crees en nada?

—¿Qué quieres que te diga?, no, no creo en un hombre de barba blanca mirándonos desde el cielo, porque si realmente existiese a mí nunca me miró.

—¿Por qué dices eso?, Dios tiene que existir, si no fuese así ¿Cuál sería nuestro fin, nuestro vagar por la vida? ¡Eh!

—Tú puedes creer lo que quieras, pero yo también puedo creerlo, he perdido a dos hijos, algo por lo que ninguna madre debería pasar, me he casado con un hombre a la fuerza que tampoco no fue muy bueno conmigo, he querido estudiar y mis padres no me dejaron, decían que las mujeres estaban destinadas a su casa, a su marido y a sus hijos, he trabajado de sol a sol y nunca he conseguido llegar a final de mes, ahora tengo una pensión y vivo decentemente, pero cuando realmente lo necesitaba no he tenido nada, ¿entonces dime? En algún momento ¿Dios me escuchó, me ayudó, me salvó a mis hijos?

—A veces Dios nos pone a prueba.

—¡Vaya! ¡No me digas!, ¿a prueba de qué?, ¿Qué es lo que quiere? ¿Qué cuanto más suframos más creamos en él?

—No, es el Dios que te recompensará por todo lo sufrido, al que acudirás cuando llegue tu hora, el que nos ama, el que nos permite continuar a pesar de las desgracias, el que nos deja disfrutar del sol, del aire, ese que llevamos en nuestro corazón.

—He acudido a él en muchos momentos a lo largo de la vida y me he dado cuenta de que no me escuchó, lo que me dé ahora no me interesa, yo no quería nada para mí, lo quería para mis hijos, eran niños inocentes, mi sufrimiento a lo largo de todos estos años no se premia ahora con recompensas, ¿sabes cómo volvería a creer?, si ahora mismo volviese al año en que mis hijos murieron y me los salvase, que ellos estuviesen a mi lado, pero eso no lo va a hacer ¿sabes por qué?, porque después de la muerte no hay nada más, nacemos, vivimos, unos bien, otros regular, otros sobreviven y otros se dan la gran vida, pero al final todos acabamos en el mismo lugar sin pena ni gloria.

—Yo no lo creo, estoy convencida que Dios existe, está entre nosotros, no voy a decir que sea ese hombre de barba blanca, pero si hay algo que nos ayuda en momentos difíciles, que nos levanta cuando nos caemos, creo, que cada uno tiene su dios particular, pero que todos creemos en algo es cierto, se llame como se llame, pues si no la vida no tendría sentido, para qué trabajar, sufrir, llorar, tener hijos, amar si no existiese un final divino.

Tener que levantarse de aquel banco le resultaba difícil, realmente aquellas dos mujeres tan distintas cada una con sus argumentos le habían hecho pasar una hora atenta al debate. ¿Era posible que no existiese nada o realmente existía lo que cada uno deseaba? También era cierto que la frase “Si Dios quiere” se escuchaba muy a menudo, tanto en creyentes como no creyentes, le hubiera gustado seguir escuchando a aquellas dos ancianas para saber a qué conclusión llegaban, las miró al levantarse regalándoles una sonrisa y comenzó a caminar mirando al cielo preguntándose cuál de las dos tendría más razón.

Comentarios

  1. Muchas personas querrían saber la respuesta ❤

    ResponderEliminar
  2. Lamentablemente el ser humano pasa por tantas cosas y momentos difíciles. Pero lo que creo es que Dios no prueba a nadie ni se complace en su sufrimiento. Al contrario como un buen padre siente nuestro dolor y no le pasa desapercibido y siempre nos ayuda de una u otra forma lo que sucede es que muchas veces no meditamos y reflexionamos en la forma que hemos recibido su ayuda porque lamentablemente el ser humano tiende a esperar es que Dios haga lo que uno quiere, en el momento que uno quiere y resulta que eso no puede ser porque solo el conoce todo el panorama sabe que cosas nos conviene y cuáles no y sabe cuál es la mejor manera de ayudarnos.
    Y pues no podemos culparlo de lo malo que nos sucede porque hay algo que se llama es suceso imprevisto que nos puede ocurrir a cualquiera. Por estar en el lugar y momento equivocado
    Además, pienso que el ser humano también es muy responsable de lo que le sucede por ser egoísta, fomentar la violencia y maldad.

    Por supuesto, esto es lo que creo, respeto lo que los demás piensan pero es mi humilde opinión jeje.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Excelente reflexión? Personalmente creo que hay un Dios, pero que no castiga, no nos engaña o desea el mal. Sin embargo si creo en que todos tenemos el poder de ser felices sin necesidad de dejarle todo a Dios y hacernos responsables de nuestra vida y desiciones.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta como te expresas, muy lindo y yo tambien pieso que Dios esta entre nosotros que es cuestiòn de sentir de fe y creer, las cosas son posibles tanto como nosotros mismos lo creamos.

    ResponderEliminar
  5. Tema muy difícil y controversial. Cada cabeza es un mundo, cada alma late a su propio ritmo. Tema que siempre será tratado y siempre causará debates.

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Creo que es un tema del que jamás vamos a poder sacar conclusiones reales.
    Yo admito que no soy creyente, porque se me hace imposible creen en ese Dios con todo lo que muchos hemos vivido.
    Pero vamos, también soy de la que respeta todo tipo de ideologías, porque no hay nada como el respeto hacia los demás. Esa sin duda es la religión que todos deberíamos seguir.
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Y tanto que se usa esa coletilla, independientemente de que se crea o no, es una de tantas que está arraigada en nuestra cultura. El debate sobre este tema nunca va a tener una respuesta correcta, pero que sea así de sano y no que promueva guerras,bss!

    ResponderEliminar
  8. Hola,
    Gracias por compartir. Bueno es una expresión que sale de la religión pero hoy en día, en la mayoría de los casos, no es más que una costumbre, la mayoría de la gente lo dice sin pensar. Yo por ejemplo siempre contesto a esto: -y si no también.

    ResponderEliminar
  9. Es cierto lo de la frase hecha, la escucho mucho en no creyentes también. Respecto al debate, es algo que nunca tendrmos respuesta, depende la fe, de lo que cada uno quiera aferrarse, se puede llamar Dios, destino...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.