El sueño de esta noche

  El sueño de esta noche

Cuerpo Incorrupto

 



Cuerpo Incorrupto

Un día de verano del año 1946 un joven de veinticinco años moría debido a la tuberculosis, por aquel entonces no había una cura efectiva para esta grave enfermedad con la que luchó varios meses antes de llegar al trágico final.

Antes que el mal se instalase en su cuerpo, este hombre llamado Francisco; aunque todos lo conocían como Pancho; disfrutaba de su juventud como cualquier joven de aquella época, con una diferencia, su fe, su gran corazón, su humildad, su empatía, su alegría de vivir la vida y poder con ello ayudar al más necesitado.

No existía persona que pasase hambre si estaba a su lado, pues en varias ocasiones se presentaba en casa con dos o tres pobres para darles de comer o vestirlos. Así era él, un alma pura y como dice el refrán son los mejores los que primero se van pues mala hierba nunca muere.

Un día antes de fallecer su creencia le hizo caminar cerca de un kilómetro hasta la iglesia para escuchar misa, rezar y confesarse, necesitaba estar en paz o por lo menos él así lo creía. Nadie podía dar crédito a aquella hazaña pues sus pulmones estaban consumidos y no sabían cómo era capaz de dar un paso sin perder el aliento, con todo eso llegó a su casa para acostarse y morir.

A su entierro acudieron todos aquellos que en algún momento recibieron su ayuda, sus amigos, su familia y todo el pueblo donde vivía. Así fue su corta vida, no tuvo tiempo a más pues alguien lo necesitaba en otro lado, seguramente le sería mucho más valioso a ese Dios en el que él tanto creía.

La familia no disponía de un panteón propio, por lo que fue enterrado en el cenicero del panteón de un familiar. El cenicero es la parte baja del sepulcro donde se depositan los restos cuando ya no queda sitio en los nichos. A la familia no le gustaba enterrarlo en esa zona, pero no había otro lugar y tuvieron que aceptar.

En el año 1971, veinticinco años después (casualidad o no, pues él había muerto con esa edad), la familia tuvo su propio panteón y solicitaron los permisos reglamentarios para hacer un traslado del difunto a la propiedad. Para ello tenía que estar presente el enterrador y un familiar, no hacía falta más gente, puesto que contaban que después de tantos años no quedase nada y sobre todo cuando los restos se depositaran en la zona de más humedad.

La primera sorpresa que se llevaron al sacar la lápida fue encontrar la caja intacta, pensaron que se rompería al moverla y no fue así, salió tal y como la habían introducido años atrás. El enterrador asombrado abría y cerraba los ojos pensando si todavía estaba dormido, puesto que eran las seis de la mañana, tenía que hacerse el traslado a esa hora para que los carroñeros no se acercasen.

El familiar también se había quedado atónito, no podían acreditar lo que estaban viendo, en ese momento el sepulturero preguntó si quería abrir el ataúd. Tras una pausa se decide que sí argumentando que en el momento de fallecer solo tenía cinco años y se acordaba muy poco de él.

La segunda sorpresa fue lo que se encontraron cuando levantaron la tapa, ambos se persignaron mirando al cielo y a lo que estaban viendo dentro del féretro. El cuerpo de Pancho permanecía exactamente igual que cuando fuera enterrado, con unas diferencias, le había crecido el pelo, la suela de los zapatos estaba despegada desde la punta hasta el tacón y la puntilla de la almohada estaba rota.

No podían dejar de mirarlo, nadie diría que llevaba tantos años enterrado, conservaba aquella belleza que lo caracterizaba, vestía su traje y corbata como un pincel, esperaban que de un momento a otro se levantaría de aquel ataúd para continuar su vida donde la había dejado.

Resultó doloroso tener que volver a tomar la decisión de cerrar aquella caja y pasarla al otro nicho, ninguno de los presentes pudo olvidar que aquel era el cuerpo de un santo.


Comentarios

  1. Ay! Estrujante! Y claro que ha sucedido. Lindo el siempre "factor sorpresa" que te caracteriza, nunca se sabe en qué terminará. Besos!!! Espero el que sigue siempre.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    La verdad es que este relato sí me ha puesto un poco el bello de punta.
    No le temo a la muerte, pero sí respeto todo lo relacionado en ella, y cosas inexplicables como la que nos relatas en el texto, y que se escapan de todo entendimiento, me superan.
    Eso sí, enganchada a la pantalla me has tenido desde la primera frase.
    Besotes

    ResponderEliminar
  3. Hola Mar!
    Una historia muy de cuarto milenio aunque es más común de lo que parece encontrarse cuerpos incorruptos. Muchas veces la humedad del terreno, la temperatura o una serie de factores que coinciden en el tiempo y el espacio obran el milagro y momifican los cuerpos. A mí en este caso, el título me dio bastantes pistas del desenlace. Eso o la larga tradición del culto a la muerte que hay por nuestra tierra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. guau que relato mas impactante, la verdad e que es totalmente diferente a los que te he leído hasta ahora, y es bonito y muy interesante, a veces hay factores que hacen que este tipo de sucesos ocurran pero no dejan de ser misteriosos,

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que es interesante y cautivador a la vez, me ha encantado! estos sucesos siempre son peculiares y nos hacen pensar, la muerte siempre ha sido un misterio para todos por lo que dan que pensar

    ResponderEliminar
  6. Amiga este relato me ha hecho pensar en lo que uno es, lo que hacemos y lo que vamos a dejar. Claro pienso que indiferentemente de si nuestro cuerpo se corrompe o no al morir lamentablemente lo que queda es como dices al final. Hay que volver a cerrar la caja y hasta nuestro recuerdo se olvida.

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Este relato es al más puro estilo Poe! Me encantan esas sorpresas aunque leyéndolas por la mañana porque luego me dan repelús. Cómo siempre, bello y sorprendente.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡Holiii Mar!!!
    Desde luego tus historias siempre me dejan con ganas de más. Las escribes de tal manera, que enganchas desde el primer minuto. La historia del cuerpo de Pancho desde luego, me ha encantado.
    ¡¡¡Bsssos!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola wapa! Me ha encantado Cuerpo Incorrupto, nunca había leido algo así sin duda me ha dejado con ganas de seguir leyendo. Cuentanos más!! Tienes que hacer una seguda parte de este relato! jejeje
    bsss

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa
    Ay, tu si que sabes como cautivar al lector! Este relato es de los que te va enganchando y te pone en tensión al final, pensé que se iba a levantar!
    me ha gustado mucho!
    un besazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Guapa!!
    Interesante el libro Cuerpo incorrupto, por dos cosas, porque esto sé que muy pocas veces pasa, y al ver como fue la vida de la persona, estas cosas las atribuyen a maravillas, como decir que era un santo.
    Yo te puedo decir que lo mismo pasó con mi abuela por parte de madre, ella fue enterrada pero en aquel entonces, los cuerpo enterrados en tierra y al cabo de más 5 años, debían pasar a un nicho los huesos para dar espacio en la tierra para otros muertos; recuerdo que fue muy duro cuando también abrieron el ataud y estaba intacta, solo su nariz estaba deshecha, lo peor fue que por ley debía, pasar si o si el cuerpo y debieron desmembrarlo para poder meterlo en el nicho, no te imaginas lo horrible que fue, aceptar, pero no había nada que hacer ( era la ley), en el caso de mi abuela, fue porque ella desde muy jovencita tenía problemas del corazón y debió toda su vida tomar medicinas, así que estas contribuyeron al mantenimiento de su cuerpo muerto. lo viví
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Hola Mar, la verdad que tus relatos enganchan desde el principio y vienen con sorpresa incluida.
    Me encantan tus relatos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Hola, creo que por ese proceso vamos a pasar todos, quizás no sea miedo a la muerte, pero si miedo a perder a personas queridas, quizás sea ese el miedo a lo desconocido

    ResponderEliminar
  14. Nunca había escuchado la palabra cenicero en ese contexto y me resulta curioso porque no se atribuye a que ahí solo vayan los incinerados. Aunque se lo encontraran así, es muy valiente querer abrir el féretro, eso tiene que quedarse grabado para siempre en la memoria,bss!

    ResponderEliminar
  15. Que bonito relato, me imagino que trata de San Francisco de Asis, me sorprendió que su cuerpo no se haya deteriorado por el paso del tiempo un beneficio seguro destinado a quienes viven en santidad.

    ResponderEliminar
  16. La historia o relato que nos has contado es una pasada, se nota que es triste,pero alegre a la vez por ver que a pesar de la muerte por enfermedad sigue intacto después de tanto tiempo. Genial el post. Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  17. Holaa
    Has conseguido sorprenderme una vez más. Así como iba leyendo ya pensaba que alguna sorpresa nos darías pero encontrar el cuerpo intacto es que da hasta repelús pensarlo. El santo que ayudó a todos...
    Saludoos

    ResponderEliminar
  18. Uauuuu de verdad que al empezar el relato no pensaba qe tomaria ese giro, me ha dado hasta una cierta cosita pero como algo positivo la verdad! me hace preguntarme si pasaran estas cosas... besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante para mí. Este blog siempre devuelve todos los comentarios. 😘💖

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.