Última entrada publicada

Levitar

  Levitar A un metro de la cama su cuerpo en vertical flotaba como un globo, una sensación extracorpórea que ya no le producía miedo pues lo peor vendría después. Solo con estirar su brazo podía tocar el techo, llevaba mucho tiempo sin levitar, sabía que tan pronto su cuerpo volviese a la cama comenzarían las proyecciones de una muerte violenta, solo esperaba que lo que viese no la trastornase, no la obligase a pasar de nuevo por el psiquiátrico donde le decían que todo estaba en su mente, sin embargo, sabía que no era así. Esos sentimientos y esa impotencia la llevaron a un tratamiento largo y tedioso con un especialista que cada vez que le hacía revivir ese momento la atormentaba más y más; optando por dejar la consulta. A media altura entre la cama y el techo respiraba agitadamente esperando volver a su postura inicial porque sabía que llegaría lo terrible y rezaba por continuar en esa posición el mayor tiempo posible. La primera vez todo parecía una pesadilla, tras la levitac

El reto

 

El reto

El reto

Los actos insensatos de las mentes aburridas podían desembocar en fatalidades que dejarían huella por los siglos de los siglos, las apuestas raras veces ofrecían una satisfacción plena, el jugar con la vida podía acabar con ella o peor cuando llegaba a transformar lo que éramos en lo que no queríamos ser. A lo largo de los años se fueron viendo retos devastadores y así le sucedió al protagonista indeciso, introvertido, apático, antisocial. Un día porque el destino así lo quiso le llegó un reto de conseguir estar sin dormir el mayor tiempo posible, el gran logro lo tenía otro joven a saber de dónde era, que consiguió llegar a tres días. No lo pensó dos veces, tan alagado se sintió de recibir algo de un extraño que parecía darle emoción a su vida, recopiló todos los medicamentos que pudo para lograr superar aquella marca.

Primer día: Lo llevó sin contratiempos se sentía seguro, dispuesto pensando que ya quedaba menos, no fue necesario tomar nada su mente aguantaba perfectamente.

Segundo día: A las treinta horas sus ojos se cerraban si se sentaba, caminaba por la habitación, sin embargo, no era capaz de mantenerse en pie, comenzó con una variedad de medicamentos que casi al momento lo despejaron de forma que se sentía eufórico con ganas de correr, de salir, de gritar.

Tercer día: La mente iba por libre, de vez en cuando tenía segundos de lucidez y la mezcla de pastillas le volvían a un estado salvaje, notaba como su corazón palpitaba a un ritmo desconocido, sentía como la sangre corría por sus venas dándole la impresión que estallaba en su sien. Le dolían los pies de recorrer aquellos doce metros cuadrados.

Cuarto día: Ya había logrado superar el récord, sentía una sensación de poderío, miró la cámara que lo estaba grabando, le quedaban muy pocas pastillas, si bien lograría completar el cuarto día y se las tomó todas de golpe.

—¿Qué haces? ¿Pero qué estás tomando?

—¡Papá!, estoy logrando batir un reto.

—¿Un reto de qué?, ¿tú estás loco?, ¿no ves lo que estás haciendo?, te vas a matar, ¿te has tomado todas esas cajas?

—Sí, las necesitaba, llevo cuatro días, ¡Oh papá! Por fin voy a tener un montón de seguidores, me hace tan feliz.

—¿Escúchame?, acabas de hacer lo más estúpido del mundo, siempre pensé que tenía un hijo inteligente, pero ya veo que no. Si no acabas con esto de una vez por todas perderás tu vida y de nada te servirá que otros te sigan o tengas muchas visitas en tu canal.

No pudo seguir escuchando, no aguantó más y se derrumbó sobre la cama, la mente se rindió de tanto esfuerzo realizado, quince días estuvo en el hospital después de unos minutos de lucha para salvarle la vida.

Recordaba cada día de aquella estupidez, cada momento vivido con su padre, cuando visualizó el video, lo pudo ver allí de pie con el rostro triste por lo hecho, volvió a escuchar cada palabra, nunca pondría en la red ese video aun sabiendo que sería muy popular, le quedaba la presencia de su padre muerto cinco años atrás.


Comentarios

  1. Wow, un día más enhorabuena por como escribes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Wow! Qué fuerte! Y tan de nuestros días.
    Excelente relato (no es novedad 😉)

    ResponderEliminar
  3. Hoy en día, lo más importante es ser popular, visto y seguido por muchas personas. Incluso si no seguimos a la persona más importante: ¡nosotros! Lo más importante es sentirnos bien y seguir nuestros corazones. ¡Qué hermoso reflejo! Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Redes sociales... Siempre he pensado que más de la mitad de la población mundial es gilipollas. Las redes sociales tan solo dejan muestra flagrante de ello.

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa
    Un relato genial, muy intenso y sobretodo muy acorde a la época que estamos viviendo donde las redes y los likes parece que lo ocupan todo
    El final me ha impactado, no me imaginaba algo así!
    un besazo

    ResponderEliminar
  6. Me encanta!!!!! Gracias pot rdta historia. Es genial y muy inspiradora. ❤️🥰

    ResponderEliminar
  7. Buen texto!!
    Un saludo.

    NEW POST IN MY FASHION BLOG!!: http://www.adrianosle.com/2020/12/10-pelis-navidenas.html

    ResponderEliminar
  8. Profundo relato. Deja al descubierto el afán por demostrar a los demás que somos mejores en algo, tema tan a la orden del día. Con las redes sociales el mundo se ha conectado, pero la conciencia es imprescindible para hacer de ellas un uso responsable. Desgraciadamente, muchos jóvenes aún no la tienen, y, como bien relatas, pueden llegar incluso a jugarse la vida. Gracias por compartir. Muy buen texto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Que guay este relato y es que cada texto que nos muestras es precioso y cada final de los relatos nos sorprende.Además un mensaje improtante en estas fechas que vivimos!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola!
    Sin duda, con este relato, me ha dado que pensar en las gilipolleces, y perdón por la palabra, que llega a hacer la gente para poder lograr una popularidad efímera y totalmente vacía.
    Celebro que la cosa terminase bien, ahora lo del padre.... ¡no me lo esperaba en absoluto!
    Como siempre, sabes hacer magia con las palabras.
    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Triste realidad. Tener visibilidad en un canal de youtube o una red social parece algo indispensable para cualquier joven hoy en día aunque eso signifique que pueda ser peligroso, por desgracia, cada vez hay más casos así.... Me ha gustado tu relato, refleja la angustia de esta realidad.

    ResponderEliminar
  12. Me encanta tu forma de escribir y siempre tus relatos me hacen reflexionar mucho. Es cierto que la gente a veces hace estupideces por conseguir una popularidad que no va a llenar ni de lejos su interior, ojalá este año traiga más sensatez!

    ResponderEliminar
  13. Por desgracia esto es así, hay muchos jóvenes que sucumben a los retos, por ridículos que sean...Hace varios años se puso de moda un juego en el que alguno tenía que morir...Menos mal que al grabarlo en directo le pudieron asistir,bss!

    ResponderEliminar
  14. Me encanta como escribes, te lo digo siempre. Se me hacen cortos y me atrapan desde el principio. Me hacen reflexionar

    ResponderEliminar
  15. ¡¡Holii Mar!!
    Este relato lo deberían leer muchos jóvenes que hacen locuras para lograr seguidores y ser famosos. Aun a riesgo de poner su vida en peligro...
    ¡¡¡Bsssos y nos leemos!!!

    ResponderEliminar
  16. Hola guapa, pues ni siquiera me ha sorprendido mucho viendo lo que hace la gente... retos como este e incluso peores y con resultados aun peores.... en fin, la estupidez humana muy bien reflejada! besos

    ResponderEliminar
  17. !wow... Muy interesante, esos temas que te dejan reflexionando. feliz año y gracias por deleitarnos con tu escritura.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.