La vidente

 



La Vidente

Existen hechos que conocemos de primera mano o que nos sucedieron a lo largo de la vida. Este lo conozco porque lo he vivido con los protagonistas y todavía hoy en día después de tantos años lo recordamos como algo insólito, algo que solo los que lo conocen saben que es verídico y los que no nos conocen no lo creen o se quedan pensando porque les ha sucedido algo similar.

Corría el año 1990 no puedo asegurar que mes, pero sí que era verano, año en el que conocí a un matrimonio extraordinario, unas personas excelentes con un gran corazón, con un sentido de la amistad de un valor incalculable. Por motivos que no vienen al caso tras casarse se fueron a vivir con la madre de él, y como buena suegra no estaba muy contenta con la nuera que su hijo había elegido. Si bien por el momento no podían buscar una casa propia y no les quedó más remedio que seguir compartiendo vivienda con aquella mujer que se le notaba a las leguas que la nuera no era de su agrado.

Durante cinco años intentaron por todos los medios ser padres, cientos de revisiones médicas en las que todo estaba perfecto, ambos estaban bien de salud, eran jóvenes, sanos y fértiles. Algo fallaba, y cuando la desesperación aparca en nuestro ser cualquier cosa que te digan la haces para poder conseguir ese fin tan esperado.

Así fue que una tarde tomando algo, una conocida le habló de una anciana que leía las cartas y siempre acertaba, estaba muy solicitada y posiblemente no conseguiría tener cita hasta dentro de unos meses. En un principio tanto mi amiga como las demás no la tomamos en serio, pero como dije antes la desesperación es muy traicionera, y sin decir nada a nadie llamó y pidió cita.

La conocida tenía razón, la cita era para tres meses más tarde, nunca dijo nada y ella sola acudió a ver a aquella anciana que lo adivinaba todo.

El resto de amigas sin saber lo que había hecho, le notamos un cambio muy importante, estaba animada, alegre, sonriente. Y como es de suponer le hicimos la pregunta ¿estás embarazada? Su respuesta fue no, pero seguía sonriendo, por lo que la “acosamos” tanto que no le quedó más remedio que contarnos lo que le sucedía.

Este fue su relato:

         He ido a ver a la adivina, entré tan nerviosa que estuve a punto de dar la vuelta, antes de entrar estaba segura de que todo era una parafernalia para ganar dinero, cuando pasé a la sala no había nadie, me quedé de pie mirando a todos los lados, hasta que entró una mujer tan mayor que pensé que me había equivocado, no sé cuántos años tendría, pero creo que estaba cerca de los cien si no los pasaba. Por la actitud daba la impresión que su visión era muy poca, sin embargo, me toco el brazo y me invitó a pasar a otra estancia con una mesa redonda y un tapete negro, se sentó, me dijo que me sentara, sacó las cartas y las puso en la mesa diciéndome que cogiese tres y las guardase boca abajo. No me hizo ninguna pregunta, casi ni me miró, levantó la primera carta y me soltó que mi primer hijo sería un varón y el segundo una niña. Levantó la segunda carta y me dijo que mi matrimonio sería feliz durante doce años y después nos separaríamos en buena relación. Levantó la tercera carta, me miró a la cara regresó la vista a la carta para decirme que nunca quedaría embarazada mientras el juego de café que me había regalado mi suegra continuase sobre el armario de nuestra habitación, que lo cogiese lo rompiese en miles de pedazos, luego los atase en un paño blanco y los enterrase lo más lejos posible de la casa. Le creí tan pronto miré sobre el armario y encontré el juego de café, no sabía ni que estaba ahí, hice lo que me dijo y por eso estoy contenta, porque sé que tendré un niño y una niña.

¿Y tu matrimonio?, preguntamos todas a la vez

        Bueno, si eso tiene que pasar que pase, intentaré que no sea así, pero estoy feliz porque es increíble que una mujer que nunca en mi vida vi delante supiese lo del juego de café, es una vidente de las buenas, fue paranormal.

Y así fue la historia, tuvo un hijo y a los dos años siguientes una niña, a los doce años se separaron, aunque continuaron con muy buena relación, ella se fue con los niños a casa de su madre y él se quedó con la suya. 

¿Qué os ha parecido?, es una historia real, muy real. ¿Increíble verdad?


Comentarios

  1. Ay, de erizar la piel. Y estupendamente relatado. Mar, de nuevo ya lo esperaba. Gracias por estar allí. Aquí. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pelitos de punta. El corrector me había jugado una mala pasada. 😉

      Eliminar
  3. Muy buena historia. El dar esperanzas te cambia la vida y, si además es cierto, con más alegría.

    ResponderEliminar
  4. Hay cosas que la ciencia todavía no puede explicar. Yo creo lo que explica el relato. Aunque sigue asustándome que haya gente tan hija de puta. Como la suegra.

    ResponderEliminar
  5. Increíble! ¡Me gustó mucho la historia! Besos

    ResponderEliminar
  6. Nunca sabes hasta que punto es verdad o mentira lo que dicen las videntes/adivinas, pero lo que sí parece es que sugestiona mucho. Curioso que la pieza clave fuera deshacerse del juego de café para que todo fluyera,bss!

    ResponderEliminar
  7. Hola wapisima!! Este relato con esa foto me ha parecido super real y me ha sorprendido mucho la historia. Me ha gustado mucho, felices fiestas!
    bsss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.