Lobo

Lobo


 Lobo

El lobo se acercó rápidamente, caminaba sobre sus patas traseras alzando las otras dos de forma amenazadora al tiempo que gruñía. Aquel engendro se colocó delante de ella, era mucho más alto, su mal aliento y aquellos ojos enrojecidos la miraban con hostilidad.

En unos segundos el terror se apoderó de su cuerpo y se vio caer al suelo tornándose todo de color negro. Cuando despertó estaba atada de pies y manos en una cama donde los insectos eran los dueños de aquel colchón ennegrecido que despedía un olor nauseabundo. Él se acercó a ella tanto que tuvo que apartar su cara del aire podrido que salía de su boca, movía la cabeza sobre la suya absorbiendo su aroma, levanto una zarpa para acariciarle el pelo, no podía hablar, estaba inmóvil, deseaba morir en aquel momento antes de que el licántropo le hiciese daño. Intentó por todos los medios decir algo, su garganta estaba seca, no salían las palabras, ni tan siquiera un sonido, de nuevo todo se volvió a tonar de color negro.

No pudo calcular cuánto tiempo estuvo desvanecida, miró su cuerpo intentando descubrir si mientras tanto aquel lobo la había maltratado. Toda la ropa estaba puesta, en su interior daba gracias por ello, miró a los lados, no lo veía, ¿Dónde estaba? ¿Qué quería de ella?

Sin más y como una ráfaga fugaz le vio aparecer, de nuevo su cara pegada a la suya, notaba aquel olor, sentía la respiración agitada, los ojos enrojecidos, la barba le picaba en la frente, no podía mover las manos estaba a merced de aquella bestia.

De pronto su cara desapareció dentro de aquella infesta boca y fue entonces cuando pudo gritar. La puerta de la habitación se abrió y entró su madre para acostarse a su lado, otra vez la misma pesadilla, temblando se abrazó a la mujer que siempre acudía para salvarla.

Comentarios

  1. Guau!! Casi lo he vivido. Como siempre es un placer poder leerte. Una abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Seguro que ese lobo era el líder de la manada. Y encima están en peligro de extinción, pobrecillos.

    ResponderEliminar
  3. Me dejaste picada con esa historia, creo que todos hemos vivido un tipo de pesadillas así, donde pedimos a gritos que alguien nos salve. Finalmente son pesadillas que debemos vivir desde nuestros más grandes miedos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Me has mantenido en vilo durante toda la lectura.
    Confieso que iba haciendo a medida que iba avanzando una especie de apuestas par intentar averiguar qué podría pasar después, pero nada, ni por asomo me hubiese imaginado que era una pesadilla.
    Por cierto, no sé si es verdad, pero dicen que cuando soñamos con lobos, es que estamos en un momento de dudas en nuestra vida.
    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Según iba leyendo estaba pensando en como terminaría y me imagine varios finales pero no se me ocurrió lo de la pesadilla.
    Genial relato e intrigante como todos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. pues me ha encantado, y la verdad que la imagen de ese lobo, mas bien hombre lobo es estupenda, ha sido interesante que finalmente fuera una pesadilla nada mñás, y su madre acudiera en su rescate.

    ResponderEliminar
  7. Mucha intriga, no me imaginaba que todo iba a terminar con una pesadilla. Buena manera de mantener al lector con ganas de más.

    ResponderEliminar
  8. Hola, que impactante toda la reseña, te confieso que el inicio me transmitía una película de la bella y la bestia, y la bestia todo el momento, hasta que llegue al final, una pesadilla bastante compleja

    ResponderEliminar
  9. Vaya angustia de relato, hacía tiempo que no nos traías uno de estos...Menos mal que todo era una pesadilla, pero seguro que se le hizo eterna y demasiado real,bss!

    ResponderEliminar
  10. Muy buena historia, como todo lo que publicas, es un gusto leerte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.