La uva dorada

 La uva dorada

El primer San Valentín

 

Tinta en las olas

El primer San Valentín

Día de los enamorados

Enroscada como un ovillo descasaba sobre el sofá con la vista perdida en el infinito, en ese momento su cabeza estaba lejos y su interior se removía experimentando una sensación que nunca en su corta vida se hubiese imaginado vivir.

Estiró las piernas pues la derecha se estaba quedado dormida, levantó los brazos sobre su cabeza juntando las manos mientras realizaba algún estiramiento que viera posiblemente en videos de los canales que seguía. Volvió a su posición inicial, una postura que le gustaba y ahora más que nunca la hacía sentirse segura y dichosa.

A sus quince años era la primera vez que tenía sensaciones desconocidas, que su corazón latía desbocado, hasta ese momento creía que el corazón siempre latía al mismo ritmo, y ahora lo sentía eufórico, le daba la impresión que llevaba el compás de alguna de sus canciones preferidas, que quería hablarle para decirle que eso era lo que sucedía cuando los sentimientos afloraban, cuando el amor entraba y te cambiaba todo lo conocido hasta el momento.

Había descubierto que estaba enamorada cuando unos ojos negros se fijaron en sus ojos color miel, aquellos dos colores se fundieron para crear un arco iris único para ellos dos. Su respiración se detuvo unos segundos cuando una mano se posó sobre la suya y sintió aquella caricia que parecían rayos de electricidad recorriendo todo su ser, cuando unos labios tiernos rozaron los suyos el mundo se levantó para elevarla y depositarla suavemente en una nube de algodón de la que no quería bajar.

Deseaba seguir acurrucada rememorando todas aquellas sensaciones que no quería olvidar, era su primer amor, su primer descubrimiento de todos aquellos sentimientos que la embriagaban.

Llegaba San Valentín, el día de los enamorados, ansiaba con todas sus fuerzas saber que le depararía ese día tan especial, el verle, poder tocarle, besarle la hacía encogerse más y más para abrazar todo su cuerpo en espera de la sorpresa. En esa postura decidió que para ella San Valentín sería el día que sus miradas se unieron, que sus manos se acariciaron, que sus labios se rozaron, el día que jamás olvidaría.

Él llegó con un ramo de flores campestres recogidas con sus propias manos, ató sus tallos con un lazo rojo.

Ella escribió un poema con todo su amor en una tarjeta que decoró con un gran corazón carmesí.


Tinta en las olas

Comentarios

  1. Qué bonito! Esas sensaciones, esas emociones de esa etapa de la vida! Qué lindo! Me toca dormir ahora y lo haré con una sonrisa, sin duda. Gracias de nuevo Mar, un abrazo!

    (Ya espero la siguiente... No no te presionó 😊 sólo la espero niña, qué quieres, tú lo provocaste!

    ResponderEliminar
  2. A pesar de no ser de san valentin, ya que creemos en que no es solo un día especial, vemos que esta historia que nos muestras tiene muchos sentimientos y seguramente muchas personas se puedan sentir identificadas en alguna ocasión. Muy bonitas palabras compartes siempre

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Exacto, San Valentín no tiene porqué celebrarse un 14 de febrero, porque todos podemos hacer que cualquier día sea San Valentín. Ya sea por esa primera mirada como la de la protagonista y el chico, la primera vez que se una se coge de la mano... vamos, lo que sea.
    Y claro está que cada día, sin que haya un porqué, creo que se debería celebrar el amor.
    El relato me ha parecido entrañable.
    Besotes

    ResponderEliminar
  4. No me gustan los días que nos obligan a celebrar algo. Y el amor en particular debería celebrarse todos los días del año. Me gusta que los protagonistas de tu relato tengan su propio día de celebración pero insisto en que el amor se debería celebrar todos los días.
    Los sentimientos que muestras son una maravilla por otro lado. Quién que se haya enamorado no recuerda esas sensaciones que tan bien describes. Esas descargas eléctricas. Esa sensación de estar flotando. Son la mejor parte. Y tu relato un bonito recordatorio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa
    Yo también soy de esas que opina que el amor se celebrar todos los dias del año, pero añado que porque no celebrarlo este dia!
    Me ha gustado mucho este texto, me ha recordad a ese primer amor que te hace vibrar de verdad y te llena de magia
    Un besazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por haber leído el post y por dejar tu comentario, tu opinión es muy importante.

De acuerdo con la nueva Ley sobre Protección de Datos, RGPD, os informo a todos los que quieran comentar en el blog que se autoriza a que aparezca publicado el comentario con los datos que se aportan al escribirlo.